miércoles, 15 de noviembre de 2006

El príncipe hablador que nada dice

Normalmente las impresiones que Victoria Prego vierte en su blog me suelen parecer bastantes acertadas. No es así en esta ocasión.

Contaba Victoria Prego de un almuerzo con los príncipes, en el que Felipe "habla bien y largamente de cada cuestión que se le plantea". Fantástico, pensé yo, porque eso es lo que hace falta con el panorama que tenemos en España. Pero dice el dicho que poco dura la abundancia en casa del pobre, porque un par de párrafos (y cortos) más abajo me doy de bruces con que "es evidente que la falta de consenso, tan enconada, reduce su espacio a la hora de hablar".

Pues que bien. Por más que Victoria diga después que "Aun con todo, nos ha explicado muchas cosas. Muchas." de poco vale si en los temas importantes lo que tiene que hacer es nadar y guardar la ropa, es decir, callar para no molestar no sea que al partido del gobierno se le ocurra empezar a mover el asunto de la elección entre monarquía o república. Vamos, lo de siempre, que hay que mantener el cargo vitalicio y hereditario como sea, aún a costa de mirar para otro lado mientras España corre el riesgo de dejar de ser tal.

¿Para que narices queremos una monarquía que no sirve para nada, sino para perpetuarse en el poder a base de decir lo evidente y callar ante la controversia?

3 comentarios:

  1. Si el papi ni hubiera sido el lameculos de Franco durante una larga temporada, el hijo no estaria donde esta.
    Asi que si el hijo tiene que lamerle el culo a Rovira ten seguro que no le doleran prendas.

    ResponderEliminar
  2. Si el papi no hubiera sido el lameculos de Felipe Gonzalez durante una larga temporada, el hijo no estaría donde está.
    Asi que si el hijo tiene que lamerle el culo a zETAp/Bono ten seguro que no le dolerán prendas.

    Qué casualidad que la monarquía sólo se lleve mal con la derecha, salvo que sean ladrones/directores de banco con afición a la vela...

    ResponderEliminar
  3. La única vez que he podido observarle personalmente me llevé la impresión contraria: el príncipe Felipe, entre otras cosas, no sabe decir tres palabras seguidas sin un papel delante.

    Al margen de sus personales méritos, prefiero una monarquía a una presedencia de la república : ¿Solana? ¿Aznar? El cambio no aportaría nada.

    ResponderEliminar