domingo, 26 de noviembre de 2006

La república constitucional española

Por medio de un comentario de mcrc.miguel me entero de la existencia del blog de Antonio García Trevijano y de su propuesta de una república constitucional para España.

Así a bote pronto me gusta, dado que identifica claramente el problema, que no es otro que, además de la monarquía, la falta de democracia, ya que España es gobernada por una partidocracia donde todo el poder lo detentan los partidos, que son quienes colocan los candidatos y antes quienes los mismos responden.

Le deseo lo mejor a García Trevijano y su república constitucional, pero lo tiene muy difícil. El sistema es tan cerrado que tendrían que ser los mismos partidos políticos quienes hicieran el cambio, lo cual no harán por cuestiones obvias, ya que ello implicaría la perdida del control que actualmente tienen. Y la otra opción es que los ciudadanos españoles lo exigieran por medio de un movimiento poderoso que mostrase que varios millones de personas habían tomado conciencia de su propia libertad y quería ejercerla, cosa verdaderamente difícil en una sociedad bastante aborregada (no de ahora, sino de siempre) como la española.

4 comentarios:

  1. Personalmente no creo que la monarquía suponga ningún problema. El Reino Unido es una monarquía y parece tener una democracia con muchos menos problemas que España.

    Un saludo y ánimo.

    ResponderEliminar
  2. Aunque yo creo en la Monarquía como forma de representar un intangible como es la Nación, por encima de partidos, banderías e ideologías, incluso en su carácter hereditario, que de alguna forma hace ver que venimos de un pasado común y vamos hacia un futuro compartido, creo que adolece de un defecto importante: hace que los poderes ejecutivo y legislativo se solapen y no estén tan nítidamente diferenciados como lo están en USA por ejemplo.
    Una solución podría ser la elección directa del jefe de gobierno, sin hacerla depender del parlamento. Pero el jefe de gobierno siempre estará lastrado por su caracter "menor" frente al jefe del Estado.
    Otra solución (mas difícil), sería tener un sistema representativo como el británico, en el que el elegido tiene un compromiso mucho mas fuerte con sus votantes que en el sistema continental, donde se deben mas a sus partidos que a sus electores.
    Un problema realmente complicado, pero desde luego en este país cuando se habla de "república" no suele pensarse en Washington, sino en la Habana, por lo que la idea no me es nada seductora.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Algunas de las propuestas son interesantes, pero poco prracticables, al menos en el corto-medio plazo. Otras son sin duda irrealizables. Pero lo que para mí desacreditó por completo el movimiento de Trevijano fue que pidiera la intervención del ejercito para dar "un golpe de timón republicano",

    ResponderEliminar
  4. Dado que Trevijano redactó esa maravillosa constitución de Guinea Ecuatorial, que permitó todos los crímenes del régimen de Macías (y nunca ha mostrado el más mínimo arrepentimiento) sus propeustas constitucionales me dan escalofríos.

    ResponderEliminar