viernes, 10 de noviembre de 2006

Los "pactos de despacho" de Mas

Pues nada, que en Cataluña tenemos más de lo mismo, es decir, tripartito nacional-socialista-comunista. Y Artur Mas, que ve como se queda por segunda vez con un palmo de narices, habiendo sido el partido más votado pero dirigiendo la oposición. Y claro, no le ha gustado. He aquí sus argumentos en contra del apaño a tres bandas:

El presidente de CiU, Artur Mas... ha puesto en duda la "calidad democrática" de un acuerdo que "convierte en presidente de la Generalitat" a José Montilla, en su opinión, el "más claro perdedor" de las elecciones. Tras reunirse la cúpula de CiU, la ejecutiva de CDC y la comisión permanente de Unió, Mas ha criticado que José Montilla, pese a ser "el candidato que sacó el peor resultado" y convertirse en el "gran perdedor de las elecciones, será el nuevo presidente gracias a los pactos de despacho entre unos cuantos dirigentes".

Pues sí, tiene razón don Artur. El problema es que ese mismo argumento serviría, con pequeñísimas variantes, para un apaño entre CiU y PSC o entre CiU y ERC, o, si los números hubieran variado un poco, entre CiU y PP. ¿O es que los pactos mencionados no hubieran sido en base a "pactos de despacho"? ¿O es que no hubieran tenido connotaciones muy diferentes entre sí un "pacto de despacho" entre CiU y PSC a un "pacto de despacho" entre CiU y ERC? ¿O es que los anteriores no hubieran sido opuestos a, de haber sido posible, un "pacto de despacho" entre CiU y PP? La realidad es que cuando no hay un vencedor por mayoría absoluta, cualquier acuerdo es por "pactos de despacho", oscuros e inconfesables "pactos de despacho" añado yo, asquerosos "pactos de despacho" califico yo.

Por eso, para evitar esos miserables "pactos de despacho", es por lo que tengo que estar de acuerdo, aunque el personaje me sea sumamente desagradable, con Ibarra:

El presidente de la Junta de Extremadura ha afirmado este viernes que ante situaciones políticas como la generada en Cataluña tras las elecciones, el futuro presidente debería elegirse en una "segunda ronda". Juan Carlos Rodríguez Ibarra ha indicado que así se consultaría de nuevo a los ciudadanos para evitar una "situación ingobernable", sobre la que "tienen la última palabra los políticos". El dirigente socialista apuesta, según dijo, por un sistema de doble vuelta en el que sea el mismo votante el que tenga la situación de resolver estos problemas de designación de presidente, ya que de esta forma los ciudadanos "eligen la alianza política que más se ajusta a sus intereses". Por esto, y por la "excesiva" representación que se otorga a los partidos nacionalistas, Ibarra calificó el actual sistema electoral como "muy malo".

Totalmente de acuerdo, y es lo que he venido defendiendo en esta página desde el inicio del blog. Que sean los ciudadanos los que decidan quien quieren que les gobierne, y no los dirigentes de los partidos políticos. Y para eso nada más sencillo que una doble vuelta entre los dos más votados en el caso de que ningún candidato obtenga el 50%+1 de los votos. Y que los demás se retraten ante el electorado antes de esa segunda ronda diciendo a quien apoyan.

En el caso catalán estoy convencido de que hubiera ganado CiU de calle, porque hubiera gozado del apoyo de casi la totalidad de los votantes de PP y Ciudadanos, más muchos de los de ERC (que hubieran preferido un presidente puramente nacionalista aunque de derechas antes que uno socialista medio nacionalista).

La cosa es que el sistema electoral español está viciado de origen, y poco hay que hacer. Cuando se producen estos casos (y otros infinitamente peores en ayuntamientos) siempre aparece algún político famosillo diciendo que si segunda ronda y tal... y al final nada de nada, porque, como he dicho en otras ocasiones, lo que quieren los partidos políticos es mangoneo.

Por más que Mas hable en contra de que gobierne el perdedor, y que Ibarra diga que los políticos no deben tener la última palabra, seguiremos en España (nación, comunidades y ayuntamientos) padeciendo esos "pactos de despacho" que se imponen de espaldas a los ciudadanos. Son cosas de la miserable partidocracia española.

1 comentario:

  1. JORDI PUJOL...y Artur Mas

    Por Rafael del Barco Carreras

    He oído que enfadado con Artur Mas y Antoni Durán Lleida les amenaza con volver a tomar las riendas. Podría presentarse a las elecciones con ...JAVIER DE LA ROSA, de Conseller de Desarrollo, Juan Piqué Vidal en Justicia, de Presidente del futuro Poder Judicial en Cataluña a Luis Pascual Estevill, y para consellé de la especial sección "Coordinaciones delincuenciales" a Antonio, el hermano mayor de Javier, al que también pagó la Generalitat sin trabajo conocido...y unos cuantos que personalmente me afectaron menos, como Masiá Alavedra, Prenafeta, Farreras, Alegre, Cullell, Romá, Subirá, Oller, Hortalá...etc...etc... y tantos amigos de Javier y Piqué Vidal que formaron el "Club de los Mentirosos" según el piadoso título de la biografía de Pascual Estevill, escrita por el periodista de El Mundo Félix Martínez...
    ver www.lagrancorrupcion.com

    ResponderEliminar