miércoles, 4 de marzo de 2009

Partidocracia en España (46): Antidemocrática partidocracia pura y dura en el País Vasco 2009

Las elecciones autonómicas de hace dos días en el País Vasco dieron finalmente los siguientes resultados:



EAJ-PNV, 30 escaños, 396.557 votos, 38.56%
PSE-EE/PSOE, 24 escaños, 315.893 votos, 30.71%
PP, 13 escaños, 144.944 votos, 14.09%
ARALAR, 4 escaños, 62.214 votos, 6.05%
EA, 2 escaños, 37.820 votos, 3.68%
EB-B, 1 escaño, 36.134 votos 3.51%
UPD, 1 escaños, 22.002 votos, 2.14%

Con esos datos se está especulando con que Patxi López, candidato del PSE, pueda llegar a ser Lehendakari con el apoyo de su partido, del PP y de UPD. También cabe la posibilidad de que sea el candidato del PNV, Ibarretxe, el que siga en el puesto, con el apoyo de su partido y del PSE. Sea como fuere, desde un punto de vista estrictamente democrático da igual (ya habrá tiempo para otras valoraciones), y por eso escribo este texto ya, antes de que se sepa hacia que lado se inclina la balanza. No son los ciudadanos los que decidirán quien los va a gobernar, sino los partidos.

Y estamos hablando de dos filosofías totalmente diferentes, casi opuestas. Por una lado una posibilidad de gobierno nacionalista, apoyado por los socialistas, que básicamente seguiría con las mismas ideas que hasta el presente. En la otra parte está la posibilidad de un Gobierno socialista de corte evidentemente no nacionalista, que por lo oído debería guiar al País Vasco a una profunda renovación política e incluso social.

¿Y qué tienen que decir los ciudadanos en esta disyuntiva, que a muchos de ellos les va a afectar, ya sea por seguir en las actuales circunstancias (buenas o malas para ellos individualmente) o para un enorme cambio (que será para bien o para mal dependiendo de sus circunstancias individuales)? Pues nada, absolutamente nada. Serán los partidos políticos los que decidirán por ellos.

Es evidente que los que deberían decidir el Gobierno son los ciudadanos, que deberían poder votar en una segunda ronda entre el candidato del PNV y el candidato del PSE, ya que nadie ha conseguido la mitad de los votos.

Ahora bien, hay otro detalle enormemente importante. De llevarse a la práctica un Gobierno apoyado por PSE-PP-UPD, nos encontraríamos con que dicho Gobierno tendría un apoyo real en votos del 46.94%, que es el porcentaje de votos que suman esos tres partidos. Por contra, en la oposición quedaría el equivalente a un 51.8% (la suma de los porcentajes de PNV-Aralar-EA-EB). En ese caso estaríamos ante un Lehendakari que contaría con menor apoyo a su favor que lo que tiene en contra, lo que en buena legitimidad democrática solo puede calificarse con una palabra: antidemocrático.

Es cierto que un pacto entre PNV y PSE tendría apoyo electoral mayoritario (69.27%), pero nuevamente no sería lo decidido por los ciudadanos, sino por los partidos.

Por lo tanto, se mire como se mire, solo hay una conclusión sobre la elección de Lehendakari que se avecina, sea el que sea: Es una elección antidemocrática, basada en la actual partidocracia, que en el País Vasco en general alcanza niveles superlativos, lo que se confirma con estas últimas elecciones.

Palma de Mallorca, 29 concejales
PP, 69.779 votos, 48,11%, 17 concejales
PSOE, 39.071 votos, 26,94%, 9 concejales
PSM-IV-EN-APIB, 12.005 votos, 8,28%, 3 concejales
El PP se quedó muy cerca del 50%. Color amarillo de elección casi democrática.

ACTUALIZACION 23/9/11:
Según el esquema se colores, le asigno el color rojo de elección antidemocrática.

España, partidocracia (serie)

4 comentarios:

  1. Lo mas importante es lograr un pais libre, fuera del dominio español, los vascos no somos españoles.

    ResponderEliminar
  2. Lo más importante es que tu tierra sea tan libre, que nadie tenga que exiliarse por pensar distinto y que le pongan una bomba.

    250.000 vascos exiliados. cientos y cientos de muertos, asesinados por quienes dicen que son reprimidos.

    ResponderEliminar
  3. Ese problema antidemocrático se arreglaba repartiendo los escaños según la población de las provincias, o bien con una circunscripión única, como en Israel.

    Mas, ay, que en cualquiera de los dos casos Álava no habría entrado en la cosa autonómica vasca. Oh, malvados alaveses, aprovechando su inferioridad numérica para oprimir a los auténticos abertzales.

    ResponderEliminar
  4. al final Patxi sera lendakari sumando pp+upid+los votos nulos de D3M,pues lo que no se consigue en las urnas lo consiguen ilegalizando partidos

    ResponderEliminar