jueves, 12 de marzo de 2009

Que se pudra en la cárcel

Al Kassar, condenado a 30 años en EEUU por vender armas a las FARC. Eso es Justicia y punto. La extradición de este sujeto fue aprobada por la Audiencia Nacional española, refrendada por el Consejo de Ministros y finalmente ejecutada. Y ahora, como no podía ser de otra manera, Estados Unidos le ha condenado a la máxima pena que le podía condenar (debido a la extradición), que era de 30 años. Tomando en cuenta que el fulano cuenta con más de 60 años, lo más probable es que los últimos días de su dañina vida los pase en una prisión estadounidense y no en un lujoso palacete marbellí. Que se pudra en la cárcel.

3 comentarios:

  1. ¿Tan grave es el delito de vender armas? Desde una perspectiva liberal, vender armas no debería ser un delito. El delito debiera ser usarlas contra la vida o la propiedad.

    ResponderEliminar
  2. Bueno. Eso es coger el liberalismo por los pelos y retorcerlo bastante.

    ResponderEliminar