jueves, 21 de noviembre de 2013

"El Ejército toma medidas ante los brotes de “radicalismo” en sus filas"

Es un documento reservado (o sea, que debería ser secreto). Lo publica El País. Pone los pelos de punta. Porque, aunque no lo dice explícitamente, se respira la palabra "musulmán" por todas partes.

Mención especial merece este párrafo:

Aunque el texto no lo especifica, fuentes militares aseguran que el Estado Mayor está preocupado por la aparición en sus filas de fenómenos de extremismo religioso (como los grupos islamistas o salafistas) e ideológico, tanto de ultraderecha (neonazis) como de ultraizquierda (antisistema); así como por la presencia de individuos vinculados a la delincuencia común y, en especial, a bandas latinas, como los Latin Kings o Los Ñetas.

Yo hice la mili, Y traté con neonazis y antisistema. Aunque eran individuos bastante rechazables, a ninguno se le prohibió ir al polvorín o ejercer guardia en la armería. Con los que no traté fueron con islamistas; no había por aquel entonces. Pero creo que son bastante más peligrosos que los otros dos grupos, por el conocimiento que tengo. Sobre las "bandas latinas", nada que decir en lo personal, porque no existían en mis tiempos.

Pero es que el asunto de la desconfianza hacia los islamistas no es nuevo. Tampoco para El País. Tampoco para el ejército español.

Y termino con lo que empecé, con lo de los pelos de punta. En Estados Unidos pasó. En España puede pasar algo así también. O incluso peor, mucho peor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario