viernes, 8 de noviembre de 2013

Estamos financiando el terrorismo islamista

Es una auténtica locura, pero la realidad es que los países que son víctimas del terrorismo islamista son los que lo están financiando. Por poner un ejemplo de algo sabido por todo aquel a quien le interese el tema:

Los donantes en Arabia Saudí constituyen la fuente más significativa de financiación de los grupos terroristas suníes en todo el mundo.

Lo cual viene siendo un secreto a voces.

¿Y de dónde procede ese dinero saudí? Comprobemos lo que ya sabemos:

La economía de Arabia Saudí está basada en la extracción del petróleo, con un fuerte control gubernamental sobre las principales actividades económicas. Arabia Saudí es el país con las mayores reservas de petróleo ya descubiertas (más del 20% del total mundial), es el mayor exportador de petróleo del mundo y tiene un papel de liderazgo en la OPEP. El sector petrolero es responsable por cerca de 75% de las ganancias, 45% del PIB y 90% de los ingresos de las exportaciones. Aproximadamente el 40% del producto interno bruto viene del sector privado.

O sea, que con el dinero con el que les compramos el petróleo, ellos nos asesinan. En Estados Unidos, en España, en Gran Bretaña, y un trágico etcétera. Duro, pero real.

Habría que hacer algo para que esto dejara de ser así. Digo yo.

3 comentarios:

  1. "Habría que hacer algo para que esto dejara de ser así"

    Disminuir en lo posible el porcentaje energético del petróleo y el gas natural en el consumo energético total, por ejemplo mediante centrales nucleares, como Francia, o acudiendo a otras fuentes alternativas de crudo (fracking, como lo EEUU). Pero ambas medidas tropiezan con el lobby verde y los políticos occidentales son demasiado tímidos para enfrentarse a ello. Así que seguiremos pagando a los terroristas islamistas. ¡Uy, perdón! Que los islamistas en general son buenos y los terroristas podrían ser de cualquier parte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A eso me refería. Pero en vez de hacerlo seguiremos besando a quien nos clava un cuchillo por la espalda.

      Eliminar
  2. Visto desde el lado optimista, cuando el petróleo se les acabe no les habrá dado tiempo de matarnos a todos. Y en ese momento todos los países islámicos pasarán a la irrelevancia más absoluta, al desván de la historia.

    ResponderEliminar