miércoles, 20 de noviembre de 2013

El valle de los esclavos

 
Cada 20 de noviembre es el mismo show, con los nostálgicos de Franco peregrinando a la tumba del dictador, situada en el monumento que se convirtió en la obsesión del tirano, a rendir homenaje a su líder ya muerto.

Este llamado Valle de los Caídos no es tal, sino un valle de los esclavos. Recordemos que la dictadura franquista, una vez ganada la guerra civil, metió en la cárcel a todo aquel que opinaba diferente... que no había matado previamente, claro. Y a esos presos (políticos, muy importante) se les ofreció redimir condena si participaban en la construcción del dichoso valle. Los que aceptaron el ofrecimiento fueron sometidos a durísimas condiciones, que muchos de ellos no pudieron soportar y les provocaron la muerte. No entraré en cifras (serán muchos menos de los que dicen unos y muchos más de los que afirman los otros), pero es de sentido común que las muertes tuvieron que ser muy numerosas, dadas la nulas medidas de seguridad y el escaso valor de la vida de los que consideraban sus enemigos, y que allí estaban trabajando en condiciones de casi esclavitud.

Y lo irónico, lo lamentablemente irónico, es que hoy los nostálgicos del pasado régimen han convertido aquello en su coto privado. A costa, eso sí, del sudor y de la sangre de sus víctimas.

2 comentarios:

  1. Cada cuatro años elegimos los peores y mas liberticidas especimenes,asi que,me es indiferente la tropa que va a rendirle culto a un dictador,uno mas de los que padecemos en esta nacion de los cojones.

    ResponderEliminar
  2. Parece que va tendrá que ir cambiando también su opinión al igual que el anterior post.

    ResponderEliminar