jueves, 15 de septiembre de 2016

"God bless"


La frase no es mía. Ni tan siquiera de un líder espiritual o religioso. La frase en el vídeo de siete segundos sobre estas líneas es de alguien que será una sorpresa para algunos (puede que muchos). La pronunció el Presidente de Estados Unidos en el cierre de la Convención del Partido Demócrata, Barack Obama, el cual sea muy probablemente el presidente más izquierdista de toda la historia de este país (algunos hasta le califican como comunista, que ya es decir).

¿Se pueden imaginar a Pedro Sánchez diciendo una frase semajante (no me atrevo a mentar a Pablo Iglesias en este tema)? ¿O a Albert Rivera? ¿La dijo alguna vez Felipe González? ¿Zapatero? ¿La ha dicho en alguna ocasión Mariano Rajoy? ¿José María Aznar? ¿Calvo-Sotelo? ¿Suárez? ¿Y qué de los Jefes de Estado? ¿Juan Carlos I? ¿Felipe VI?

Y no solamente eso. Estas son palabras de Barack Obama:

“I'm a Christian by choice. My family didn't—frankly, they weren't folks who went to church every week. And my mother was one of the most spiritual people I knew, but she didn't raise me in the church. So I came to my Christian faith later in life, and it was because the precepts of Jesus Christ spoke to me in terms of the kind of life that I would want to lead—being my brothers' and sisters' keeper, treating others as they would treat me. I think also understanding that Jesus Christ dying for my sins spoke to the humility we all have to have as human beings, that we're sinful and we're flawed and we make mistakes, and that we achieve salvation through the grace of God. But what we can do, as flawed as we are, is still see God in other people and do our best to help them find their own grace. That's what I strive to do. That's what I pray to do every day. I think my public service is part of that effort to express my Christian faith.”

Se podrá cuestionar (muchos lo hacen) la sinceridad de sus declaraciones en ese sentido, o se podrá decir que son más el reflejo de una religiosidad meramente exterior que de un compromiso real con Jesús (otros lo dicen). Pero ése no es el punto aquí. El punto es que se muestra orgulloso de sus creencias cristianas (ya sean éstas profundas o superficiales).

¿Algún líder político español que se le asemeje? ¿Algún líder político español que, al menos, se atreva a relacionar públicamente a Dios y a España en una frase de cierre de discurso?

No hay comentarios:

Publicar un comentario