jueves, 7 de junio de 2018

La extrema derecha existe y es muy peligrosa

La extrema derecha, como el diablo, tiene la misión de convencernos de que no existe
(lo mismo que la extrema izquierda, pero ese es
otro tema). Por eso se disfraza
de distintas formas, dependiendo del país en cuestión, para, como
el camaleón, confundirse con el paisaje.

En España, por ejemplo, esa extrema derecha se suele disfrazar de liberal (incluyendo blogs, organizaciones sociales y partidos políticos), pero a poco que uno rasque bajo la superficie se encuentra la realidad, que no es otra que un nacional-catolicismo, un nacionalismo español extremo y un tradicionalismo, siendo liberal únicamente en lo económico.

En Alemania se disfraza de antiislamista y defensora de los alemanes, pero estas ideas, con ser correctas en sí mismas, esconden mucho más en boca de la extrema derecha; un odio al extranjero por el solo hecho de serlo y una elevación de los integrantes de la "raza aria" sobre todos los demás individuos.

En Francia la extrema derecha está en contra de cosas como la libertad de fronteras en la Unión Europea, la inmigración y la pertenencia de Francia a esa Unión Europea. Pero tras ello se esconde un espíritu filonazi y xenófobo (odio al no francés por el mero hecho de serlo).

En Estados Unidos la extrema derecha está en contra de la inmigración, algo comprensible. Pero detrás de ello está un grupo incrustado en el ala más radical del Partido Republicano que defiende que Estados Unidos sea para los W.A.S.P.s (blancos, anglosajones y protestantes, en español), y que los demás (latinos, negros, judíos, asiáticos, etc.) en todo caso ocupen (ocupemos, porque yo, aunque soy blanco y, según ellos, protestante -aunque realmente no lo soy-, por supuesto no soy anglo) puestos de baja cualificación al servicio de los mencionados W.A.S.P.s.

Podríamos seguir con otros países, pero creo que como ejemplos son suficientes.

La extrema derecha siempre tiene un programa oculto, que es el mismo en todas partes. Homogeneizar la sociedad de la que forma parte para convertirla en aquello que cree y practica esa extrema derecha, a nivel político, social, económico y religioso.

Esa extrema derecha es nacionalista, tradicionalista, racista y militarista, todo lo cual lo oculta, por supuesto. Igual que oculta que no cree para nada (reitero, para nada) en la libertad individual, la cual únicamente utiliza para sus propósitos, como un mero medio para conseguir un fin, y que desecharía de llegal al Poder, para imponer sus ideas de todas las formas posibles a toda la sociedad.

Que nadie espere, evidentemente, ver esas ideas (nacionalismo, tradicionalismo, racismo y militarismo) escritas en un programa político (salvo pequeños partidos totalmente marginales). Pero esas ideas, completamente corrosivas, están ahí, esperando ser impuestas al resto de la sociedad cuando tenga la oportunidad por la extrema derecha, que, por supuesto, existe y es muy peligrosa.

6 comentarios:

  1. Y todo esto lo dice como una verdad indiscutible.
    ¡Venga hombre, un poco de sensatez!
    La extrema derecha en Europa y en especial en España no se esconde, va a pecho descubierto. España 2000, AES, y alguna otra. Grupúsculos sin prácticamente arraigo alguno.
    Y es tan peligrosa como la extrema izquierda que nadie critica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no lo digo como una verdad indiscutible, lo digo como mi opinión, la cual, fíjese, usted puede discutir. Y yo sí critico la extrema izquierda.

      Eliminar
    2. La extrema derecha, se lo vuelvo a decir, no se disfraza de nada. Es así de bruta, igual que la extrema izquierda.
      No se confunda.

      Eliminar
    3. Hay una extrema derecha que no se disfraza y otra que sí. No se confunda usted.

      Eliminar
  2. La extrema izquierda no nos intenta convencer de que no existe Potemos,IU,Ezquerra,PNG......y la extrema derecha que existe lo hace por contagio con sus pares,despues de todo,a los extremismos solo les separan ligeros matices y una frase de Lenin de desprecio.
    Nada mas.No insistas,son peligrosos,son totalitarios y menos numerosos que la extrema izquierda,al menos en Europa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dices "a los extremismos solo les separan ligeros matices". Completamente de acuerdo.

      Eliminar