martes, 12 de junio de 2018

¿Todos a España?

La decisión de Sánchez de ofrecer España para solucionar un problema que no era suyo (¿por qué el barco no va a Libia, que fue en cuyas aguas se rescató a los inmigrantes ilegales?) puede ser una bomba de
relojería.

He leído un análisis (demasiado bienintencionado en mi opinión) de la situación del que me quedo con una frase:

Su impacto sobre las rutas, las expectativas de los emigrantes, los intereses de las mafias y la reacción en los países vecinos es imposible de calcular.

No tan imposible.

OKdiaro nos cuenta que, ya antes de la llegada de Sánchez al poder y de gestos como éste, La llegada de migrantes a España se duplica en 2018 mientras que a Italia se reduce un 80%.

Si las mafias se huelen que España, con su cambio de gobierno, va a dar barra libre a la llegada de inmigrantes, evidentemente van a tomar la decisión de enfilar proas hacia este país. Y no es que se lo van a oler, es que a estas horas ya se lo han olido. El efecto llamada mucho me temo que está servido. Vamos a ver cuanto tiempo tarda en explotar la bomba de la que Sánchez puede que haya puesto en marcha su reloj de cuenta atrás.

2 comentarios:

  1. Como marmolillo y demagogo de izquierdas,totalitario y buenista a manos llenas y con el dinero de los demas,ya tuvo ayer su dia con el beneplácito de una prensa basura degenerada con subvenciones estatales.Pronto tendremos mas barcos.

    ResponderEliminar