domingo, 29 de julio de 2018

Sería para reír si es que no fuera tan terrible

"La sentencia de la Audiencia alavesa que le condenó por asesinato y violación señalaba que actuó con una “violencia inusitada”, que la víctima asesinada murió asfixiada y que la violó. Además, indicaba que cuando ya había fallecido, el condenado le cortó el cuello." Por ello fue condenado a 26 años y medio (bastante poco, porque debió ser condenado a cadena perpetua).

Pues bien (es un decir) a un sujeto de esta calaña el juez de vigilancia penitenciaria le había concedido varios permisos. Y en el último no ha regresado a prisión. Y ahora le andan buscando. Como otras veces, la verdad es que no sé qué decir ante tanto buenismo ineficaz de la Justicia (también es un decir, claro) española.

No hay comentarios:

Publicar un comentario