jueves, 20 de julio de 2017

Es que la información ya no es un coto privado

Me gusta como escribe Casimiro García-Abadillo (y me gusta también, dicho sea de paso, más El Independiente que él dirige que El Español de Pedro J. Ramírez -un digital bastante ladrillo-, algo que si me lo hubieran dicho hace no mucho tiempo no me lo hubiera creído). Pero volvamos al tema. En su artículo titulado Cuando los periódicos empezaron a temer a las empresas creo que se equivoca en algunas cuestiones.

La primera es que, aunque en el texto diga lo contrario, creo que en algunos párrafos de la primera parte le puede la melancolía. ¡Qué tiempos aquellos en que las grandes cabeceras controlaban toda la información! parece pensar sin atreverse a escribirlo.

Pues aquello se acabó. Cuando llegaron los blogs los grandes medios informativos dejaron de tener el monopolio de la información. Y no digamos ya con las redes sociales. Es un fenómeno que no pueden controlar (aunque les gustaría) y eso les escuece. Y es que, como él mismo dice, "sólo en España hay más de 500 webs de información". Añado yo, como ejemplo, que he leído que en WordPress por unos 20 o 30 dólares al mes te puedes montar tu propio digital, con secciones de noticias que van bajando por orden cronológico. Y a partir de ahí si hay calidad será visitado el mentado digital, independientemente de que el dueño no haya pisado en su vida la Facultad de Periodismo.

Así están las cosas, guste o no guste.

Dice García-Abadillo que "el periodismo de calidad en un momento de turbulencia política como el que vivimos es más necesario que nunca y los ciudadanos deben ser conscientes de que habrá que pagar para sostenerlo." Pues lo lleva crudo. El País digital era de pago y tuvo que dejarlo. No creo yo que la mayoría de la gente vaya a pagar por informaciones que pueden obtener gratis, a través de otros medios que no son de pago o de las redes sociales.

En lo que sí estoy de acuerdo es en que el verdadero periodismo es el periodismo de investigación. ¡Pero hay tan poco de ese! Y es que si leemos las grandes cabeceras casi todas se parecen entre sí, solamente diferentes en la ideología que está detrás. Por no decir que en muchas ocasiones cuando se nos ofrece supuestamente periodismo de información en realidad no es tal, sino noticias filtradas por una parte con la idea de hacer daño a la otra, donde el periodista en meramente un medio para alcanzar un fin. Y claro, de eso nos damos cuenta los lectores, que, independientemente de que nos intereses esas noticias, no nos chupamos el dedo.

También estoy de acuerdo cuando dice que "su triunfo [de Trump] ha demostrado que la prensa -entendida como los medios de comunicación de mayor prestigio- ha dejado de ser el cuarto poder." Claro, es que se creían intocables, con el derecho de poner y quitar gobiernos, en función de las noticas que publicaban o callaban. Y eso se acabó, afortundamente.

Y es que el no poder controlar la información, ni tan siquiera sobre ellos mismos, ha llevado a, como el mismo Abadillo reconoce, una gran pérdida de credibilidad de los medios tradicionales. Muestra sus deseos para que "los periódicos logramos recuperar la credibilidad -cada vez más diezmada- y conseguimos que los ciudadanos de forma mayoritaria vuelvan a confiar en nosotros." Ja. No me lo creo. La tendencia es exactamente la contraria. Cada vez la gente desconfía más y tiene peor opinión de los medios informativos tradicionales. La "jungla" informativa ha llegado para quedarse.

Y es que la información ya no es un coto privado de unos pocos. Y no va a volver a serlo. Les guste o no.

8 comentarios:

  1. Efectivamente, los grandes emporios mediáticos están desprestigiados.

    Por ejemplo, en USA, sólo el 14% de los votantes republicanos y el 30% de los independientes tienen confianza en los "mass media". A nivel generacional, la perspectiva es igualmente sombría para ellos dado que sólo el 26% de aquéllos entre 18-49 años confían en su veracidad. Por encima de 50 años, el nivel de confianza se eleva hasta el 38%.

    http://www.gallup.com/poll/195542/americans-trust-mass-media-sinks-new-low.aspx

    Desde luego, el desprestigio como bien apunta usted, se lo han ganado a pulso. Lejos de ser un contrapoder, se han convertido en la cadena de transmisión de la propaganda gubernamental con un inequívoco sesgo "progre" sin que ello suponga un impedimento, o quizá por ello mismo, para que distorsionen u oculten la información que pudiera perjudicar a la oligarquía dominante, ya sea el complejo militar-industrial en USA, la cúpula eurocrática en la UE, la familia real en España o los grandes grupos financieros a lo largo y ancho del globo.

    Desde siempre, la tentación de convertirse en nueva clase sacerdotal e impartir doctrina desde los púlpitos (mediáticos) ha sido muy tentadora. La corrección política ha sido propagada por los "presstitutes" y ahora gobiernos como el alemán quieren mantenerla por la vía administrativa promoviendo la censura en las redes sociales.

    Desde luego, mayores amenazas a la libertad de expresión se han visto en el pasado y ésta ha acabado imponiéndose a las medidas orientadas a coartarla.

    La actual "guerra" que los "mass media" de USA (con sus vasallos europeos sirviendo de caja de resonancia) han emprendido, con el amparo (o a las órdenes) del "establishment", contra el legítimo POTUS Trump puede que contribuya al cierre de algún gran medio, abocado a la quiebra por depreciación del que debiera ser su principal activo, la objetividad informativa.

    Cabría añadir que si la CNN cerrara antes de poder retransmitir la clausura del mandato de Trump (probablemente, dentro de 7 años y medio) ello no sólo sería una victoria moral para el actual POTUS. También el debate público se beneficiaría de la desaparición de un agente de propaganda tan notorio. Sin embargo, quizá se trate de medios demasiado importantes para dejarlos quebrar. Ejemplo notorio lo tenemos en el grupo Prisa, que gracias a importantes bancos y fondos de inversión y con el beneplácito del gobierno Rajosorayesco, logró esquivar la bancarrota hacia la que parecía abocado desde que ese franquista "progre" que es Cebrián tomara el control absoluto del grupo mediático tras la muerte de Polanco.

    Por último, dado que todavía mantiene su crédula actitud ante esa notoria fantasía conspirativa según la cual Trump y Putin manipularon las mentes de millones de votantes americanos (
    https://elrincondelalibertad.blogspot.fr/2017/07/donald-trump-casi-completamente.html) le dejo este artículo sobre Trump y el llamado "cuarto poder":

    Donald Trump ante el «Cuarto Poder»
    http://www.voltairenet.org/article197004.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente la prensa ya no es lo que era, y no lo volverá a ser.

      Sobre Trump y la "trama rusa", parece que el Senado de Estados Unidos es tan crédulo como yo.

      Eliminar
  2. Entre los 100 senadores de USA hay de todo y aunque sería de desear que fueran más íntegros y cultos que el americano medio, tampoco tengo datos para afirmar que no sean representativos de la mediocridad americana (entiéndase la primera acepción del término)

    Entre los que integran esta institución, cabe destacar figuras libertarias respetables como el senador Rand Paul, personajes bastante ideologizadas como Elizabeth Warren o Sanders y meros testaferros del complejo militar-industrial como McCain que, según parece, puede ahora justificar los errores de juicio pasados por una lesión ocupante de espacio intracraneal aunque dudo que eso causa suficiente para disculpar la instigación del terrorismo yihadista en Libia o Siria y el apoyo a grupos neonazis para dar un golpe de estado en Kiev.

    Si algo define la actitud de los comités que están haciendo el paripé de "investigar" la pretendida colusión es el cinismo. Dudo que ninguno se crea la conspirativa fantasía según la cual Trump y Putin llegaron a algún tipo de acuerdo si el segundo lograba manipular la mente de millones de votantes para que el primero resultara elegido. Puede que algunos les guíe un cegador sectarismo ideológico o alguna animadversión personal hacia el POTUS pero si esto se mantiene es debido a una connivencia de muchos senadores con el "deep state" americano, que no está dispuesto a que se pacifiquen las relaciones con la pretendida amenaza que justifica el presupuesto de "defensa" mayor del mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los hechos son los que son. Y cada día aparecen más.

      Eliminar
  3. ¿Y cuáles Son? ¿conversaciones entre rusos y el equipo de Trump? ¿es ilegal? ¿prueba algo? ¿es algo malo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si era ilegal o no lo que trataron. Sí sé que han hecho todos los esfuerzos posibles para ocultartas, así que por algo será.

      Pero la Justicia en Estados Unidos no es tan lenta ni tan dependiente del Ejecutivo como en España. Veremos lo que tiene que decir en su momento (que no tardará demasiado).

      Eliminar
  4. Medio año de "caza de brujas", respaldada por el sistema de espionaje masivo más avanzado tecnológicamente y no han sido capaces de hacer otra cosa que dar titulares a los "presstitites".

    Tener conversaciones discretas o secretas no es delito dejando al margen la anacrónica y nunca aplicada Logan act.

    Un proceso judicial normal consiste en esclarecer si un delito concreto, previamente definido y con bases sólidas de sospecha, se ha efectivamente cometido y determinar la culpabilidad del responsable de cometerlo.

    Nada de eso se da en este caso. Realmente se está investigando a cualquiera cercano al círculo de Trump, POTUS incluido, a ver si encuentran algo.

    Si este es el concepto que tienen de justicia en USA, mal van.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Medio año, no. Hay que contar desde que se nombró al fiscas especial, que no recuerdo cuando fue, pero fue hace relativamente poco tiempo.

      Eliminar