jueves, 11 de enero de 2007

Anarcocapitalismo: La pesadilla hecha realidad. Seres humanos dueños de otros seres humanos.

A través de un comentario en mi anterior texto sobre el tema me entero de la existencia de un fulano llamado (actualización 13/ene/07: por varios comentarios a este texto observo que la elección de la palabra "fulano" fue totalmente desafortunada, por lo que retiro dicha palabra y pido disculpas a los que se hayan sentido molestos con la misma) Francisco Capella que tiene una página donde defiende cosas como éstas:


Aunque un ser humano vivo, despierto y consciente controla directamente su propio cuerpo, puede no tener el derecho a hacerlo, por haberlo perdido al agredir a otra persona (justicia de compensaciones proporcionales) o por haberlo transferido voluntariamente de forma parcial o total (vendiéndolo, regalándolo o alquilándolo).

...

No es absurdo que una persona contrate su propia venta a otro o contrate su sumisión futura.

...

Igual que quien ha vendido o alquilado algo puede arrepentirse de haberlo hecho, ese cambio de voluntad no da derecho a nada; si una persona se vende a sí misma o contrata su sumisión (seguramente en una situación límite de desesperación) posiblemente se arrepentirá o no estará de acuerdo con lo que se haga con su cuerpo, pero esto no altera sus derechos.

...

Los contratos de sumisión completa consisten en aceptar voluntariamente (en el momento del contrato) hacer en el futuro cualquier cosa que quiera el dueño: el dueño le dice al sumiso lo que debe hacer.

---------------------------------------------

Fin de las citas.

¿Esclavitud? No, solamente anarcocapitalismo, la pesadilla hecha realidad.

46 comentarios:

  1. Supongo, pues, que la existencia de las cárceles, donde se dice a los reclusos qué han de hacer obligatoriamente (a qué hora acostarse, a cuál comer, a cuál salir al patio, si es que se le permit, y, notablemente, QUE NO SALGAN DE ALLÍ) te parecerá demostración de que vivimos en la anarquía.

    ResponderEliminar
  2. Y los rclusos ni siquiera están en la cárcel voluntariamente...

    ResponderEliminar
  3. Lo mismo dice el Queso Manchego, pero de una manera más subrepticia, y callándose las consecuencias de su pensamiento en el último momento:

    "Digo esto porque es una consecuencia lógica del hecho natural de que la propiedad no se limita a cosas materiales sino que se extiende a la propia mano de obra, que puede y debe ser vendida libremente en el mercado de trabajo sin ninguna otra consideración ni ningún tratamiento diferente al de cualquier otra mercancia. Lógicamente, igual que puede venderse sin ninguna consideración moral o ética, puede sustraerse en el caso en el que el ciudadano se niegue a defenderla, en lo que es un abandono de facto de la misma. La renuncia al control sobre la propia capacidad laboral que supone toda renuncia a la autodefensa (que es exactamente igual que abandonar un mueble en la calle para que se lo lleve quien quiera) abre unas muy interesantes posibilidades en la reestructuración del mercado laboral."

    Muy interesantes posibilidades, dice el muy hijo de puta. ¿Liberal? ¿De qué y según quién?

    ResponderEliminar
  4. Tampoco veo diferencia con el comunismo y cómo mata de hambre a sus ciudadanos...

    ResponderEliminar
  5. El anarcocapitalismo ya lo definió hace tiempo Lucky Luciano:

    "En cualquier negocio que hagas, lo más importante de todo es que el muerto no seas tú".

    ResponderEliminar
  6. Me pregunto qué anarcocapitalismo resultaría si, en vez de poner en primer término el derecho a la propiedad, y hacer depender todo de ella, como hace Capella, pusiéramos el derecho a la libertad.

    ResponderEliminar
  7. El sujeto ético no es susceptible de negociación, al no haber objeto en el contrato; sin embargo, el cuerpo, el sujeto "físico" si es susceptible de negociación, al margen de las consideraciones morales que podamos tener sobre la auto-venta.

    Es más, la autoventa no es algo tan extraño. En la Roma clásica, si no mal recuerdo, había una figura llamada "obxatio" por la cual un libre se vendía, pasando a ser esclavo, en muchos casos eran libres con ambición que llegaban a ser gente importante, solo que esclava.

    ResponderEliminar
  8. A pesar de tus prejuicios y fantasmas, como bien indica Marzo, la esclavitud es algo que practican todos los estados actuales al adoptar la propiedad sobre la libertad de todo delincuente y en algunos sitios incluso de sus vidas.

    En el resto del texto que copias no veo otra cosa que transacciones voluntarias entre ciudadanos libres, te guste a ti más o menos.

    A Derem le preguntaría si piensa que esos individuos serían más libres si se les prohibiese realizar dicha transacción. Es eso lo que tu entiendes por libertad? libertad para hacer las cosas que yo creo correctas y prohibición de las que no me lo parecen? eso es lo que hacen los bienintencionados socialistas que tanto criticais, tratar de imponernos su credo a los demás!

    ResponderEliminar
  9. Qué manía de decir a cada cuál qué hacer con su cuerpo. No si igual te parece mal la prostitución y todo... ¿alguien te dice que ser esclavo o ramera es divertido, que mola y que es a lo que todos y todas deberíamos dedicarnos? NOOOO!!! El fulano Capella y creo que otros ancaps, establecen que no es punible la venta de tu cuerpo, como no lo es la de nada que sea TUYO. No te dicen "¡hazlo!", o sí, a lo mejor también te dicen lo que les sale de los buebos... pero Capella en concreto no dice "hazlo" dice "puedes hacerlo sin que te penalice nadie". También comer guindillas o metértelas por algún orificio de tu cuerpo (TU cuerpo), y no por establecer que no se penaliza te animo a que lo hagas. O que narices, a lo mejor sí te animo a que lo hagas... igual te mola.
    Por cierto, os animo a todos lo que desconocéis al fulano Capella a que vengáis a escucharle al Instituto Juan de Mariana el viernes 27, que os invitará a una caña (si quiere) porque es su cumpleaños. Cumple 22.

    ResponderEliminar
  10. Mary White no sé si es María Blanco... http://www.juandemariana.org/img/personal/maria_blanco.jpg

    Lo que sí sé es que tergiversa completamente los extractos que el blogger ha reseñado.

    Por cierto, Francisco Capella se conserva muy bien para cumplir 22:
    http://www.juandemariana.org/img/personal/paco_capella.jpg

    :-D

    ResponderEliminar
  11. La misma... esa foto se ha colgado HOY. Sí, Capella se conserva que parece un quinceañero.
    ¿Me explicas es qué se ha tergiversado el texto no de Palacios... que ha extraído lo que ha querido, sino lo de Capella? Lo que digo es que no anima a vender uno o alquilar su cuerpo. No fomenta ni promociona. Contempla la posibilidad y sus consecuencias. El que tergiversa es que de ahí se deduce que el fulano Capella defiende o fomenta la esclavitud, porque de sus palabras a uno le queda la idea precisamente de lo contrario: es mejor pensárselo bien porque las consecuencias son muy gordas. ¿Qué he tergiversado?

    ResponderEliminar
  12. Sólo un par de cuestiones:
    1.-Yo creo que uno de los errores clave a la hora de entrar a valorar las posiciones anarquistas es la de confundir lo ético con lo moral. Puede que haya cosas que a uno puedan parecerle horrendas, sin embargo ¿en base a qué puedes impedirle a alguien hacerlo?
    2.- Hay quien dice que lo importante no es la propiedad, sino la libertad pero ¿qué carajo es la libertad sin el respeto impoluto porla propiedad privada de los hombres, en cualquiera de sus tipos?

    PD: Me pincho y no sangro: ¿María defendiendo el anarquismo? jeje... Por cierto, lo de "un fulano llamado Capella" del post...ejem, ejem...

    ResponderEliminar
  13. estos señores son producto de este mundo seguro q nos proporcionan las leyes y el monopolio de la violencia ejercida por el Estado, una reacción de piraos. Seguro q los mismos viviendo en esa anarquía capitalista q tanto predican no nos contarían las mismas milongas. O eso o es que en realidad sí que están locos o es q tienen asegurada una fortuna familiar de tres pares de narices q les asegura un ejército privado de esclavos, súbditos,vasallos etc. Gente que se pone a su servicio a cambio de paz y seguridad. Vaya parece que volvemos a la Edad Antigua o la Edad Media...

    Habría que preguntarles a Hobbes, Bodino, etc. A ver qué les parecería todas estas insensateces.

    No te mates discutiendo. El sectarismo no es exclusivo de la izquierda, hay en tos laos.

    ResponderEliminar
  14. Pues yo no estoy muy convencido de que una persona deba de poder disponer su cuerpo o trabajo con otra sin poder rescindir el contrato en cualquier momento, yo quiero un mundo de hombres libres que tomen decisiones sobre su vida que se entremezclen con las de los demas formando el autentico progreso humano. A veces cuando veo a una persona me imagino lo que puede ser si se le permite liberar su potencial, me gustaria vivir en un mundo en que eso no se le negara a nadie.

    Quien prefiere sacrificar su libertad y su responsabilidad sobre si mismo de forma consciente es un enfermo mental y por tanto carece de voluntad propia para contratar tal cosa (no sin derecho de rescision).

    vive libre o muere

    ResponderEliminar
  15. Stewie: Lo que propone Paco es que por supuesto puedas rescindirlo. Pero según las condiciones del contrato.

    Aquí el problema como bien dice Don Corleone es la confusión entre la legalidad, y la moral.

    Yo no soy anarquista, y por lo tanto no defiendo ciertas posturas. Pero aún así, desde el punto de vista individual: ¿Por qué deberíamos impedir a alguien que haga lo que otro quiera, y se comprometa a ello?

    No se trata si está bien (que por supuesto, a mí me tendrías criticando a cualquiera que osara tener un esclavo aprovechándose de su debilidad)... se trata de si debemos prohibirlo por el bien del que elige. ¿Debemos autoproclamarnos defensores de alguien por encima de su propia decisión?

    Desde mi punto de vista, igual que se hace con los niños, impidiéndoles adoptar libremente contratos, puede ser necesaria una regulación sobre temas que puedan afectar a personas que carezcan de la preparación y capacidad suficiente para adoptar decisiones sin unas mínimas garantías, que les pueda llevar a verdaderos infiernos en vida. La libertad debe en ese caso ceder paso (siempre en la menor cuantía posible) al sentido común: el mismo que limita las decisiones libres de los menores de edad.

    Pero de ahí, a llamar fulano a Capella, a decir que el derecho a la propiedad, especialmente a la del propio cuerpo, no es defender la libertad hasta sus máximas consecuencias es no entender nada.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  16. Palacios, he intentado escandalizarme con el contenido de los estractos elegidos demagógigamente por ti, pero no puedo. Sencillamente, no veo dónde está la gravedad. Que te choque lo de los niños, cuela, porque nuestra posición no es muy popular ni populista como la tuya. Pero que te choque que una persona tenga derecho a joderse la vida... En fin, qué cosas. A ver si te animas a apoyar la Ley Antitabaco.

    Además, lo de joderse la vida es relativo, porque pongamos por caso a una madre, pobre y desesperada, cuyo hijo necesita un trasplante de corazón. ¿No tiene derecho ella a salvarlo como buenamente pueda y quiera (prostituyéndose, ofreciéndose como esclava temporal...)? Claro que todo esto no sería preciso si pudiera emplearse por cuatro duros en un campo de naranjas, pero el salario mínimo y tal se lo impiden.

    Por cierto, tu estilo y carácter son sublimes. Hacer un post para poner verde a una persona, tergiversando sus palabras (y que conste que por muy tergiversadas que estén siguen sin escandalizarme)y, evidentemente, sin dar ningún argumento, realmente conlleva un esfuerzo de mala fe, estupidez y mala educación que me hace admirarte profundamente (como un vulgar mete bazas más, indiferenciado, absolutamente prescindible en este contexto de mediocridad generalizada).

    Otra cosa. Un tipo anónimo ha dicho que no ve la diferencia entre anarcocapitalismo y comunismo. La diferencia es que los comunistas se asientan en el poder del Estado (un pandillero revestido de ley), básicamente criminal.

    No os vendría mal escuchar la conferencia de Capella Sexo, drogas y eutanasia, el "fulano" e "hijo de puta".

    ResponderEliminar
  17. Sería más coherente que eliminaras la palabra "Libertad" del blog hasta que conozcas su significado

    ResponderEliminar
  18. Primero "rompiste relaciones con Jorge Valín".

    http://elrincondelalibertad.blogspot.com/2005/06/rompo-relaciones-con-jorge-valn.html

    Ahora criticas a Capella.

    Cada vez te van quedando menos bloguero liberales.

    ResponderEliminar
  19. Yo, Berti, me escandalizaría si esto no fuese ya sabido. Creo que ya ha salido el típico comentario de "no todos los ancaps defienden la enejenación de la voluntad futura" pero por si acaso prevengo a todos de que caerá...

    Es curioso que los ancaps teoricen sobre un mundo de consenso tácito social o mundial sobre nosequé postulados éticos anarquistas y que no se pongan de acuerdo ni entre ellos: que son cuatro gatos. Quizás la clave de ello sea que el ser anarcocapitalista no es más que un ejercicio de hedonismo por el cual quiénes lo "practican" aspiran a ser los más "guays" entre lo radical: compiten por decir la mayor burrada (no en vano un conocido autor ancap tituló su libro "cumbre" como "Defendiendo lo indefendible"). Ese tipo de actitudes llevan, inevitablemente a que haya ancaps que defiendan, incluso, que el robo transfiere derecho de propiedad (escandalízate ahora Berti, que lo hay).

    Acusan a los posts del señor Palacios de chuscos pero francamente... creo que la defensa que algunos hacen de la anarquía sí es verdaderamente chusca. Tal manera consiste ni más ni menos que en decir "y tú más" o "y tú madre también", me explico: criticar a la anarquía libertaria por hacer posible la esclavitud del hombre y responder a ello que "el estado también esclaviza" es una manipulación patética de lo que es comúnmente conocido por esclavitud. Es comprensible que un anarquista considere esclavizante cualquier código ético coactivo, lo que no lo es es que aquél pretenda que su particular punto de vista sea el "cultural" o mayoritario y se permita erigirse en "dueño del diccionario" y mediante el alambique del escolástico decirnos que un convicto por delito es un esclavo o que el que paga el IRPF es un esclavo. Lo cierto es que esclavo es, culturalmente, el que un hombre sea tratado como un objeto y llevado de un lado a otro cual mercancía. Se mire como se mire resulta evidente que tal cosa NO EXISTE en los actuales estados y que precisamente fue el devenir histórico-ideológico de dichos estados lo que condujo a la erradicación de esa "institución" odiosa. En este extremo de uso del "alambique" se situarían los ancaps junto a toda esa larga, larguísima, serie de sujetos antiglobalización que llaman a la pobreza de los pobres "opresión del rico" o junto a aquéllos que defienden la curiosa idea de que las relaciones sociales en el sistema capitalista, el entorno social, es puramente opresivo (Marcuse, verbigracia).

    Llamarán ustedes los ancaps a las cosas por el nombre que no es, pero no podrán esconder la enorme vergüenza a que está asociada la defensa que algunos hacen (y otros consienten) de la esclavitud en estado puro así como todo lo ya sabido sobre niños y órganos humanos. Y es que se nota, se siente, que los ancaps no están en el barco de la sociedad abierta sino que pugnan por ahogarse en el caos de una manera original. Anarquistas...

    Salud y libre comercio

    ResponderEliminar
  20. Alguien ha deducido que defiendo el anarco capitalismo?? No, no... no lo soy. Así que si te rajan... sangras (no intentes comprobarlo).
    Lo que decía y después de post es relevante (te esperaba Isidoro... has tardado) es que no DE-FIEN-DE la esclavitud, no la FO-MEN-TA... defiende la LI-BER-TAD del uso del cuerpo por cada cual. Punto pelota.
    Isidoro, por favor, ¿puedes aportar algún AR-GU-MEN-TO sin tergiversar palabras, sin liarte contigo mismo o aprovechar para escucharte (y molarte)(date cuenta de que te escuchamos otros que nos aburrimos).

    ResponderEliminar
  21. 1. Los ancaps estamos perfectamente de acuerdo entre nosotros con respecto hasta dónde llega el anarcocapitalismo (respuesta: hasta el final). Una cosa es la ética (en la que coincidimos todos) y otra muy distinta la moral, como ha dicho antes Don Corleone. Los postulados ancaps son pura ética, medios y fines. Si quieres que discutamos sobre la MORAL (alias, ¿yo lo fomentaría? ¿yo lo haría? ¿educaría a mis hijos en eso? ¿entra en contradicción con la doctrina de mi religión, si es que la tengo?) de la prostitución, la venta de órganos o la esclavitud, perfecto, pero es cosa aparte. Muy interesante, pero aparte.

    2. Yo no he dicho que un Estado democrático esclavice al ciudadano. La esclavitud es la grada más alta de un concepto más general que es la coacción. El Estado siempre es coactivo, y caben todos los grados desde el 1 hasta el infinito pasando por el 300.000. De todas formas, tampoco te creas que coacciona poco (¿un 30%? ¿un 40%?). Por otra parte, sigo sin ver cuál es el gran trauma en auto-joderse la vida. Supongo que Palacios querrá prohibir también que las niñas de 12, 13, 14 años se pintarrajeen y lleven mini faldas, porque ya se sabe, empiezan coqueteando, y una cosa lleva a la otra, acaban ligando con adultos, se prostituyen, luego madres solteras, luego la droga… buf, quien mal anda mal acaba y hay que solucionar el problema (?) de raíz. A algunos les gustaría ser el padre de todas las niñas y los niños.

    Por cierto, yo no había entrado aquí para discutir sobre el anarcocapitalismo (pero ya que estamos…) sino para manifestar mi opinión sobre el estilo de Palacios, que me parece deplorable y manifiestamente demagógico. Vosotros los minarquistas vais de que sois minoría en redliberal y juandemariana (vais de linchados), y luego bien que os cebáis en los posts, no con carácter mínimamente argumentativo, expositivo o con ánimo de debatir (aun a muerte) sino, ya directamente, compendios de escarnios y ad hominems insolentes. Haced un breve repaso del contenido de las últimas discusiones. Posts y comentarios dedicados exclusivamente a poner a parir a la ancapia en general, y en concreto a Valín, Capella, Rallo… ¡Qué a-burri-miento! ¡Al menos ponedme verde a mí y me río un poco más! Eso dice mucho de la bajeza intelectual y moral, que no ética, de algunos. ¿O es una estrategia de desgaste? ¿Qué queréis que os digamos? Sííí, pesaaaaos, tenéis razón, callaaaos ya, hombre.

    Iracundo, muy bien que seas minarquista, ¿pero suscribes a este tío, que no da ni un argumento? Por no hablar de lo de la prostitución, que es elemental, y yo creía que ahí estábamos todos los liberales de acuerdo. ¿En qué se queda el liberalismo pues? Os invito a un debate sensato.
    Porque (y esto va por Palacios) ser liberal no sólo consiste en criticar a Fidel Castro porque te toca el bolsillo. El mundo está lleno de liberticidas e iluminadillos que, confundiendo lo más cardinal y básico, tratan de imponer su propia moral (entre los cuales encontramos, tan orgulloso del hecho, a Palacios). Yo no quepo en mi ingenuidad y capacidad de sorprenderme. ¿Cómo se puede ser tan incongruente y maleducado, “fulano” Palacios?

    (Me parto con tus comentarios, Mary White xDDDD)

    ResponderEliminar
  22. "Salud y libre comercio" es un lema que define mucho al personajiclo eclésstico.

    Y el Palacios Martillo de Herejes, que si no se mete con la gente de RedLiberal no logra visitas, pues sigue con la fórmula que le sacan de las 3 visitas diarias del robot de Google.

    ¡Vete a Misa, beatón!

    ResponderEliminar
  23. Creo que es una grave irresponsabilidad decir que hay comportamientos que nos parece malos pero que no vemos razón para imponer que TODOS los impidan. Es una cuestión ahorrativa, el riesgo o miedo que supone vivir en un mundo donde la reacción de autotutela de "cualquier derecho" (el islámico reclamará derechos que a nosotros nos parecerán más bien poderes bárbaros) está legitimada o sólo limitada en la medida en que los costes de ejercerla sean relativamente elevados. Eso, como he dicho muchas veces, lleva a la contradictoria idea de que la persecución de delitos contra los derechos inalienables iusnaturalistas esté condicionada a la rentabilidad de su persecución o lo lucrativo del acontecer del delito. Pero vamos, sobre este punto los ancaps se niegan sistemáticamente a hablar remitiéndonos a pdfs sobre derecho policéntrico o sencillamente mandándonos a hacer gárgaras sosteniendo su superioridad ética presunta. Una sociedad que se levanta sobre esos pilares (hasta ahora ninguna) está condenada a ser un sitio en que no merece la pena vivir y dónde, de hecho, tal cosa tenga un precio efectivo: y no sólo la obediencia a las leyes imperativas del "no matarás".

    Creo que centrarse en el estilo del señor Palacios para negarse a debatir la total inoperatividad y voluntarismo (constructivista) asociados a la ancapía es, como ya he dicho varias veces, ciertamente deshonesto. No sé hasta qué punto se podría decir que lo dicho por el señor Capella (22 años?!) esté aquí descontextualizado, pero a mi me parece sencillamente apabullante y autodescalificador. Hay ancaps que me han dicho, sin plantear cómo se prohibiría, que la enajenación de la voluntad futura es contraria a la ética y por tanto en la ancapía no habría esclavitud (dejad de relativizarla por favor). Otros, sin embargo, parece que contemplan dicha enajenación como inevitable y aséptica remitiéndonos incluso al derecho romano: que es muy bonito pero no supone argumento alguno. Para todo liberal si alguna función tiene el estado es precisamente evitar la esclavitud y suprimir el mercadeo con el ser humano sobre las bases de unos derechos fundamentales plasmados en una ley imperativa y una policía que la hace cumplir amén de unos jueces que la ejecutan. En ese ámbito forzar a otros a no esclavizar por deudas o por lo que fuere es un acto benéfico para toda la sociedad análogo al impedir que cualquiera se tome su particular justicia por su mano.

    Berti: no creo que puedas apelar a un consenso ancap más que en el seno del IJDM, que sois poquitos, sino que habrías de tener en cuenta al anarcocapitalismo global (especialmente el americano, claro): en cuyo seno se dan reunión toda suerte de disparates y personajes que emboscados en cierta noción relativista de la vida aprovechan para cargar contra todo el mundo. El consenso ancap no existe y, te repito, hay algunos que incluso llegan a afirmar (como creo haberte comentado en alguna ocasión) que el hurto o robo transmite propiedad. Y como eso más.

    María Blanco: sus presunciones acerca de mi persona sólo superan su voluntad de ser ancap sin serlo y de debatir sin querer hacerlo.

    Salud y libre comercio

    ResponderEliminar
  24. Gracias Isidoro, me has aclarado todo. "Voluntad de ser ancap sin serlo"??? No concibo defender una ideología por voluntarismo. Pero si me lo dices, debe ser que tú sí. Así de cerrado eres chico... Me cuadra todo. Porque no entiendes cómo hay gente capaz de no legislar para impedir algo que UNO considera que está mal, y eso es mucho más grave que las tonterías que dices sobre mí (y te lo agradezco, me hacen sonreir). Me parece grave porque trae consecuencias tremendas, Isidoro. Y trata de imaginar que el tipo que legisla considera (sucedió aquí hace poco) que está mal que la mujer abra una cuenta corriente, o todo lo que se salga de la sharía es malo, o todo el que no sea ario es malo... No te estoy insultando, porque dices que eres liberal, pero fíjate a dónde lleva eso de impedir lo que a uno le parece mal. Es por eso que Berti tiene razón en lo de moral/ética.

    ResponderEliminar
  25. Estooo... creo que precisamente es la Sharia lo que ha salido de entre las ruinas de la anarquía somalí y no ninguna sociedad de propietarios comprometidos con la anarquía, estimada María.

    Es curiosa la total ausencia de responsabilidad de la que dotáis a vuestros seres humanos ideales: resulta que no pueden aplicar políticamente sus ideales de buen modo, resultaría según esta escuálida mentalidad el que la construcción de estados limitados o estados que respeten una serie de derechos es imposible. Pues resulta que se ha conseguido, no vivimos en ningun gulag o una dictadura con correajes. Ahora dirá usted que eso es lo que vendrá... pero eso mismo dicen los comunistas sobre su utopía: vendrá, vendrá.

    El hombre puede y debe ser responsable, ¿por qué decir menos de las instituciones políticas que inevitablemente establece? Dichas instituciones las conforman hombres con ideología, no son autómatas.

    Defendiendo lo que defiende, se ha declarado radical al sugerir que las instituciones son ajenas a cualquier principio o responsabilidad posibles, usted es anarquuista en todo menos en el nombre: pero es que hasta para los bolcheviques fue útil tener a camaradas suyos en el ejército zarista... Ya sabemos que el discurso de "yo no soy ancap pero tus tesis son ridículas" está muy muy visto.

    Salud y libre comercio

    ResponderEliminar
  26. El texto ha sido actualizado, tachando la palabra "fulano" del mismo, y pidiendo disculpas por su desafortunada elección, disculpas que reitero aquí.

    Cuando tenga tiempo contestaré a los puntos que considero más sobresalientes de los comentarios.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. José García Palacios: la verdad... la verdad es que lo de fulano es lo menos importante, tampoco le has insultado, pero puestos a hacer una crítica, es casi inevitable meterse ya con eso también. No había acidez ahí, de ahí mi broma respecto a la edad... no la voy a desvelar para no perder un amigo. Pero es todo un detalle por tu parte. Lo que no era una broma era lo de la invitación del día 27 que sí va a hablar en el IJM y puedes discutir con él (y con los demás) lo que quieras (y lo de las cañas también...).
    Isidoro: no soy ancap, por tercera vez te lo digo. Algún ancap piensa como tú, también es cierto. Pero para mí, es un ideal utópico inalcanzable y, por ese motivo, desde ese momento, deja de tener interés para mí. Pero la transición que proponen entre lo que hay y el anarco capitalismo, pasa por medidas que me interesan... porque aunque te moleste profundamente (coge el kleenex)... son propuestas ¡¡¡liberales!!! Qué horror y qué infortunio, ¿no? los tipos son inteligentes, cultos (unos más que otros) y liberales... qué pena para la causa liberal... francamente cómo ha podido pasarnos ésto.
    Seamos serios...
    Respecto a lo de la responsabilidad, es que creo que lo que te pasa es que no lo pillas. Dices "Es curiosa la total ausencia de responsabilidad de la que dotáis a vuestros seres humanos ideales". Es justo al revés, muchacho! Los ancap, para mí, pecan de ingenuidad. El argumento regulador es "el Estado tiene que hacer algo, debe protegernos de los malos, de los buenos, de nosotros mismo... ", y ellos simplemente hacen una propuesta de mínimos: mientras no haga usted estas cosas porque van contra la ética, la común a todos, la que es independiente de la moral... puede tener usted la moral que quiera, que nadie le va a decir nada. Puede ser como quiera en su casa, o en su comunidad, y de ahí en adelante los compromisos y todo lo demás funciona por acuerdos voluntarios entre personas. (Berti y los demás, corregidme si me equivoco, por favor). Es al revés, suponen a las personas una responsabilidad y tolerancia que, leyendo lo que dices me ratifico, no es así, por desgracia... Pero ¿sabes qué? cabes en su sociedad... mientras lo practiques en tu comunidad y nos dejes en paz a los que no tratamos de imponer nuestra moral, ancap, o minarquista.

    ResponderEliminar
  28. "no soy ancap, por tercera vez te lo digo. Algún ancap piensa como tú, también es cierto. Pero para mí, es un ideal utópico inalcanzable y, por ese motivo, desde ese momento, deja de tener interés para mí."

    Ideal, utópico e inalcanzable. Todo eso es el anarcocapitalismo para usted, señora Blanco. En otras circunstancias lo admitiría como animal de compañía, como una afirmación dogmática de cajón: pero habiendo usted ninguneado, despreciado e intentado ridiculizar los principales argumentos liberales encaminados, precisamente, a calificar con esos tres adjetivos a la anarquía libertaria... uno se pregunta desde qué bases parte usted para afirmar que la ancapía es una utopía. Supongo que será inútil preguntarlo dado que si pretende responder de manera no coloquial habrá de recurrir, precisamente de nuevo, a esos mismos argumentos que los "ancaps que no son ancaps" se dedican a menospreciar sin más base que su seguidismo del escolasticismo radical de las prima donnas. Es lo que he dicho siempre: o ustedes son unos "fantasmas" o son un fraude.

    "Pero la transición que proponen entre lo que hay y el anarco capitalismo, pasa por medidas que me interesan"

    Usted acaba de afirmar, sin probarlo : como he apuntado, que el anarcocapitalismo es una "utopía". Una utopía, al margen de las definiciones interesadas de los aspirantes a dueños del diccionario ancaps, es un estado final presentado generalmente como ideal (otro término que usted usa) para la consecución del cual sus defensores (los utópicos) no plantean ni presentan un camino a seguir. Esto es: no hay descripción de la transición o, al menos, no hay una que sea remotamente satisfactoria (la dialéctica de clases no me vale, ni tampoco la "competencia entre lo privado y lo público dado que por la mera esencia del Derecho hay campos en los que la competencia entre sistemas implica la inexistencia de uno de esos presuntos competidores: el estado). Por tanto, si usted afirma que le interesa el anarcocapitalismo por la "transición" que plantea desde lo actual a lo anárquico siendo decirle que está cayendo en una flagrante contradicción. Por otra parte, el que usted comulgue con "determinadas medidas" liberalizadoras de los ancaps no es nada relevante para el debate del que tratamos: la crítica a la inoperatibidad básica de la anarquía y su carácter final antiético indeseable. Yo no tengo problema, ni lo he tenido ni tendré, en afirmar que coincido en muchas tesis con los ancaps, pero ello no excluye ni por asomo el que pueda criticarles duramente por las consecuencias de sus planteamientos. Unos planteamientos, a mi juicio, indiferentistas y relativizadores que me conducen a afirmar taxativamente que muchos de los ancaps, si no todos, son francos y declarados enemigos de la sociedad abierta y partidarios de un feudalismo ciertamente contrario a toda idea de libertad burguesa.

    "Dices "Es curiosa la total ausencia de responsabilidad de la que dotáis a vuestros seres humanos ideales". Es justo al revés, muchacho! Los ancap, para mí, pecan de ingenuidad."

    Si usted aguza la vista podrá comprobar que me refiero claramente a la responsabilidad política de los individuos. Los ancaps presuponen que la política es incontrolable y que, al hacer imposible su modelo ingenuo y equilibrista, debe ser ignorada: la política no existe, esa es la consigna. Pero es que la política forma parte de los presupuestos de la libertad civil: antes del establecimiento de una política racional existe una guerra de todos contra todos (ante de apresurarse a negarlo consulte un manual de historia y si se mantiene escéptica: uno de antropología). La política debe ser antiética, para los ancaps, porque entienden que los individuos no la pueden comandar y dirigir moderadamente, esto es: responsablemente. Los ancaps, como decía, despojan al hombre de toda responsabilidad política y, por supuesto, del lado opuesto de la moneda: la libertad política. No nos dicen cómo se podrá contener el ansia de libertad política inherente al hombre en sociedad, sencillamente ignoran todo lo relacionado con la política como si ella fuese la imposición de una clase dominante que en su utopía estaría disuelta (aunque insisto: no nos dicen cómo se disolvería esa presunta casta de "iniciadores" de fuegos políticos). Cualquiera con algo de sentido común puede comprobar el dislate que supone la teoría ancap.

    En el plano de las relaciones sociales civiles estoy de acuerdo, y de hecho así lo he denunciado, en que los ancaps dotan a sus conejillos de indias de un grado de responsabilidad y talante negociador-contractual que ni Tomás Moro. Decir en ese sentido que para gente como Rallo el problema de los gorrones en cuanto a la defensa militar de un territorio por parte de agencias privadas no es tal sencillamente porque "habría contratos masivos", ¡viva el voluntarismo constructivista!

    Pero claro, incluso con esta sarta de disparates los poco razonables, los exaltados y los carentes de argumentos somos los liberales: sí, sí.

    "y ellos simplemente hacen una propuesta de mínimos: mientras no haga usted estas cosas porque van contra la ética, la común a todos, la que es independiente de la moral... puede tener usted la moral que quiera"

    No existe una ética eterna y fuera del espacio humano. Insisto por enésima vez en que los ancaps no se ponen de acuerdo ni siquiera entre ellos respecto a "su" ética, imagínese toda la sociedad (crítica fundamental de Bidinotto). El concepto de la ética presupone el orden y el orden es por definición en cierta medida coactivo. Como la coacción no es admitida por lo ancaps se sigue que no admiten el concepto de orden por lo que, según mi entender, no son partidarios de ética alguna sino de un derecho a la impunidad de todos y cada uno de los individuos que puedan permitírselo. Hay quiénes identificaron libertad y "libre acontecer", otros con el poder y finalmente los ancaps lo han identificado con una apriorística impunidad que sólo se ve limitada por la capacidad de hacerla valer (con lo que acaban identificándose, tras un par de giros, con los que conciben la libertad como un poder: y ya se sabe que el poder es temporal, sic transit...). Eso de "que cada uno haga lo que quiere" no es operable, es muy bonito pero no es viable. Y no es viable porque cada uno es "libre" para reclamar la obediencia a su particular definición de "derecho": eso, como dijo Nozick, contraviene la necesidad básica de toda sociedad de suprimir el riesgo que supone convivir con personajes fanáticos o interesados que legítimamente puedan reclamar obediencia y reparación frente a derechos presuntos a través de "procedimientos de retribución no confiables". Esa mínima necesidad es lo que precisamente hace surgir la ética (el procedimiento "confiable") a través de un canal olvidado por los que se maravillan revisando la ética que pretenden atemporal: el poder político o la mera fuerza organizada alrededor de grupos familiares. Así que la impunidad es inoperable en tanto supone, precisamente, un incentivo para su desaparición a tenor de cómo opera el hombre, a su vez, en sociedad en búsqueda de seguridad, a la que como sugiero previamente accede inmediatamente a través del parentesco: la venganza de sangre.

    Así que...

    Salud y libre comercio

    ResponderEliminar
  29. Imposible, ¿Iracundo recurriendo al fisking?

    Eaco

    ResponderEliminar
  30. El análisis de fisking es más propiamente el análisis línea por línea o párrafo a párrafo: eso, por supuesto, te lo dejo enteramente atí, que tienes más tiempo libre y menos escrúpulos.

    ResponderEliminar
  31. Pero vamos a ver. La libertad política es relevante en un marco de política. Si no queremos que haya política, ¿qué importancia tiene la libertad política? A mí me da igual que según tú (y tal como la Historia CONSTATA pero no demuestra, hasta ahora) la política sea "inherente" al ser humano. Es que me da igual. La maldad, la envidia, la mentira, también es innata al ser humano genérico. Pero yo quiero defenderme de eso, por muy inherente que sea. Por mucho que la mayoría de los hombres estén a favor de la existencia de la política, aunque yo sea minoría absoluta, tengo derecho a mantenerme al margen de la política. Es como decir: la tendencia al robo es innata al ser humano. Sí, pero ¿es argumento para menospreciar la propiedad privada -ya que en la práctica se ve día sí y día también corrompida, "naturalmente"-?

    Creo que la postura de María es que no cree factible el desprendimiento mayoritario de las personas respecto del Estado, ni aun en dos mil años. Desde lo que somos ahora hasta lo que hipotéticamente seríamos en una sociedad ancap, anda que no hay cosas interesantes que podemos discutir. Hasta aquí es hasta donde yo he pillado... luego ya la obsesión tuya de que es ancap, pero no, pero sí, pero no, no la entiendo, ni le encuentro utilidad (más allá del desgaste psicológico, insisto).

    Que la ética supone orden y que éste es necesariamente coactivo, no sé de donde te lo sacas. Si tú lo piensas, vale, pero no nos atribuyas carencias que no tenemos, porque nuestro concepto de ética se ve que no es el mismo que el tuyo.

    Tu crítica de la inoperatividad se basa, en última instancia, en que quien tiene la pasta, tiene las armas y tiene el poder. Lo mismo sucedería en un Estado minarquista. Y es que tu burla del "y tú más" esconde una verdad que a mí me parece evidente: todo lo que le critiques al anarcocapitalismo, se lo podemos criticar al minarquismo, en cualquier grado. Si puedes criticarle algo más sin caer en la ingenuidad de confiazar en las pocas (¿o muchas?) instituciones políticas que queden, me quitaré el sombrero. Por el contrario, yo sí puedo criticarle al minarquismo aspectos que necesariamente le ocurrirían y que al anarcocapitalismo sólo "tal vez". A mí me parece un paso adelante.

    Y el supuesto final de carácter antiético e indeseable que le atribuyes al anarcocapitalismo no es más que el carácter anti-moral iracundiana que te molesta. Porque que la mayoría de la sociedad esté en contra de la venta de órganos no les legitimiza para prohibírmelo a mí. Si ignoras al individuo (por minoría que sea) caes en el error de la democracia: legitimidad mayoritaria + ahorro de tiempo y recursos. Pues ese tiempo y esos recursos que te ahorras por no ir individuo por individuo preguntando lo que quieren, serían subsanables por el mercado libre total. Con el aliciente de que respetas la voluntad de todos los individuos.

    ResponderEliminar
  32. No confundas aprovechar mejor el tiempo con tener más tiempo libre. Es la diferencia entre eficacia y eficiencia. O en tu caso, ineficacia y eficiencia.

    Sobre el fisking, es cierto. El tuyo ha sido un fisking chapuza donde comentas frases cortadas y omites razonamientos. Pero tampoco esperaba otra cosa.

    Eaco

    ResponderEliminar
  33. Bertí, la política te da igual: lo sé, de eso os acuso. La envidia y la maldad existen también, como apuntas: ¿crees que pueden ser suprimidas por un orden socioeconómico determinado? Pues no. Tú misma dices que son innatas. Si algún día la política, a la que equiparas con la falta de virtud o el defecto, puede ser suprimida ya me dirás cómo. ¿Aprendizaje? Bueno, si es innata eso requiere el retoque de unos cuantos genes: la educación es inútil. ¿Buen rollito? Nein. ¿Buena voluntad? Lo mismo que la educación. No, ni siquiera la coacción puede acabar con la política porque ella misma es un acto político. La política no se puede suprimir en una sociedad compleja y desde luego en las "simples" existe autoridad. En base al derecho natural dices que tienes derecho a que la política no te toque en tu impunidad absoluta, pero eso es imposible: ser outsider está complicado, aunque puedes ir a Somalia antes de que impere la ley y el orden y disfrutar de la ausencia de coacción estatal. Yo hoy me sigo preguntando, de hecho, qué diantres hace (S)Valín en España o, ya puestos, qué hace Hoppe en una universidad pública.

    Interesante tu afirmación de la inclinación al robo del hombre. Yo no diría tanto. Yo creo que el hombre tiende naturalmente a poseer cosas y dicha posesión es naturalmente neutral en el sentido en que en tanto no existen instituciones de coacción, por difusas que sean, no existe el robo: sencillamente. Recuerdo que Mises en "La acción humana" dedica un buen espacio a preguntarse qué clase de derecho a la vida tiene un hombre salvaje: su respuesta es que ninguno. El robo es posterior a la definición del mismo como tal. La definición no tiene por qué ser cosa del estado/autoridad pero su existencia sí. "Words whitout swords are only words". Creo que las instituciones políticas se inclinan a exceder los márgenes que les son impuestos y por eso soy liberal: si las instituciones políticas fuesen buenas de por sí para todo, todos seríamos estatistas acérrimos. Hay que vigilar a Leviatán, pero a éste lo constituyen hombres como tú y como yo. En definitiva: ¿los hombres se inclinan al robo? No, los hombres se inclinan a satisfacer su interés, que dependiendo de las circunstancias y el entorno puede ser un "robo" o no serlo.

    Vuestro concepto de ética parte de la base de un orden que cercenáis alegremente como inútil: es como asombrarse de lo bonita que es la vista desde lo alto de un edificio y olvidarse de los cimientos que lo sostienen.

    Creo que basar, por cierto, la defensa del anarcocapitalismo en extremar los análisis de todo lo que hace una autoridad (conocemos esas pretenciosas equiparaciones de democracia con "cualquier otra cosa") y decir que el estado limitado sí es utópico es algo que empieza a sonar a mantra y, desde luego, constituye la estrategia del "y tú más". ¿Es el minarquismo una meta política factible? Sí: punto pelota. Mientras en dicho sistema exista un poder judicial independiente que aplique la ley es bastante improbable que aparezca el feudalismo, ancapía SABEMOS que ES feudalismo.

    El mercado libre total, entendido como la supresión de toda autoridad pública, no supone la mejora de la economía sino el comienzo del feudalismo. Sobre el por qué creo haberme explicado en mis comentarios anteriores. La edad media da cuenta de lo que supone suprimir toda burocracia y confiar en "pactos".

    Por definición para que exista convivencia es imposible la unanimidad y más imposible todavía es respetar la voluntad concebida como algo neutro. Añadamos a ese vocablo sus apellidos: "voluntad de robar", "voluntad de matar", "voluntad de violar" y sabremos por qué el "aliciente de respetar las voluntades" supone, en realidad, un impulso determinante para combatir toda suerte de anarquía.

    Respecto a María Blanco diré que mi insistencia en su condición de ancap se fundamenta en mi más que colmada paciencia en según qué actitudes que pretendiendo adoptar la postura de arbitristas son claramente tendenciosas.

    Y respecto a los comentarios de Don Rallo... pues qué decir: me congratula que siga precisando la diferencia entre eficiencia y eficacia, se ve que esa lección barriosesamera se la aprendió bien puesto que no para de repetirla cual metralleta. Y gracias por decir que no hago fisking o que no lo hago bien (lo cual implica que no lo hago), ello me honra: es la verdad, aunque tengas que camuflarla con el insulto del pedante (sé que es inevitable por tu parte, oh Zeus).

    Salud y libre comercio

    ResponderEliminar
  34. Coleguita... te equivocas conmigo. Yo hace muchos años que no siento ninguna necesidad de demostrar NADA respecto a mi capacidad de expresión culta. Lo demustro cuando me apetece.
    Es decir, soy lo coloquial que me apetece según el momento y la persona... y tú no mereces una palabra refinada (lo de margaritas a los cerdos).
    Me da mucha vergüenza leerte, como persona y como liberal. Eres unoi de los tipos más aburridos que conozco (y conozco tela...). Pero lo peor no es eso.
    Eres contradictorio y superficial, empleas el lenguaje como los políticos (me refiero a Felipe González y esta panda que de 300 palabras son relevantes una o ninguna). Peor lo peor tampoco es eso...
    Lo peor es que encierras un dictador detrás de ese supuesto liberalismo de pacotilla que te auoriza a cuestionar lo que desconoces de las personas que no piensan como tú. No te pienso conceder la gracia de demostrarte que sé de lo que hablo. Eres engreído por puro complejo, propio de los salvadores nacionales, que escuchan su propia verborrea y se molan a sí mismos... Puro complejo.
    Y en este caso, la verdad es que tienes motivos para sentirte acomplejado.

    ResponderEliminar
  35. Gracias Doña María por sacar la aspirante a señora feudal que lleva en sus entrañas. Lástima que su autoridad no valga "aquí". Usted comprende presuntos complejos míos, bien, pues he de decir que comprendo su frustración: la frustración de no poder "echarme de clase", o ponerme un suspenso por decir algo que a usted no le gusta o exigirle que no se contradiga dando lecciones. Pero claro, eso, siendo yo quien soy no puedo aspirar a obtenerlo. ¡Qué pretencioso! ¡Querer obtener respuestas! Yo respondo a todas sus acusaciones intentando, y por lo visto en su tono consiguiendo, rebatir sus diatribas por arbitristas que se precien aquéllas. De todos modos gracias por unirse al ejemplo viviente que conformamos los humanos de que la anarquía es imposible: a lo mejor en la presente situación y debido al tono con que se dirige a mí yo decidiría que es precisa una "satisfacción", eso en otros siglos siendo usted hombre ya sabe dónde acabaría. Pero al margen de la sagrada autotutela, la sagrada impunidad del "cada uno hace lo que quiere", sepa que yo seguiré dando respuestas a sus afirmaciones se ponga como se ponga y levante el cetro que levante; y es que... ¡Oh sagrada libertad!

    Que usted afirme que mis palabras son relevantes o dejen de serlo no me supone nada; supongo que usted pensará que las suyas son tasadísimamente relevantes, ¿hay cuotas de relevancia? ¿se come la relevancia? ¿te dan un diploma con relevancia? Paso por alto su comparación entre mi persona y la del señor Felipe González, por su torpeza sólo igualable por cualquier analogía entre un liberal y el rebaño fascista: estoy acostumbrado de los de Redprogresista, a los que por cierto algunos ancaps gustan de defender. Luego usted me asciende de expresidente a dictador, nada menos. Pues qué quiere que le diga, estimada María: aquí la única que echa mano de la Browning de su "autoridad" es usted. Desde luego a mi nadie me ha visto, ni me verá le adelanto, soltando frases del tenor "no sabes quien soy yo" o "no sabes con quién hablas", ambas las cuales parecen principios informadores de su "argumentación" contra mi persona, que no mis argumentos oiga. Cada cual que vea y entienda.

    Voy concluyendo, ya que a usted le aburro (supongo que tipos como Rallo la extasiarán con su estilo tan alejado de la hipérbole y lo sintético). En resumen usted me desprecia por aburrido, irrelevante, aspirante a dictador y acomplejado. Pasando por alto todo ello sólo le recordaré que yo he respondido a lo que usted me ha dicho y de forma creo que bastante correcta, así este último comentario suyo no sólo está fuera de lugar sino que da buena cuenta de usted. De nuevo, por la aclaración sobre el "quién", gracias.

    Salud y libre comercio

    ResponderEliminar
  36. Que polémica tan interesante. Lástima del tono.

    ResponderEliminar
  37. - Que polémica tan interesante.

    XD, XD, XD

    ResponderEliminar
  38. Lamento decepcionarte, pero Rallo lo que mejor hace es bailar (que yo haya comprobado). Fíjate, que lo que digo es "que yo haya comprobado"... a diferencia de lo que tu haces, que es presumir lo que hago o no en clase (¿de verdad he aludido a mi autoridad como profesora? no, no lo hice, otra alucinación tuya). No tengo autoridad en clase, me parece una chorrada. Otra decepción para tí, te desmiente tus paranoias. Odio tener autoridad y tomar decisiones sore los demás. También al contrario que tú, que crees un deber obligar a los demás a no hacer lo que a tí no te parece bien. Y ese es el tema de la discusión. Ni tú, ni tus complejos, ni yo, ni mi señora feudal interior (en un duelo, palmo seguro, nunca he cogido un arma, voy a tener que pedirle a alguien que me enseñe) somos el tema. Siempre te lo digo, que lo interesante no son las tonterías que soltamos, sino el debate de fondo.Y yo insisto, Isidoro, intenta superar tus problemas mentales y céntrate... ¿qué te autoriza a imponer tu criterio a otros que no piensan como tú, pero no están transgrediendo ningna norma ética? ¿no es eso el mayor atentado contra la libertad?¿no es compatible para tí que el tipo de al lado tenga como ideal un sistema sin Estado, pero con ley y orden? La utopía no es dañina, solamente poco práctica. La transición de la que hablo es la que me cuentan cuando pregunto "¿y de aquí a allí cómo se llega?". Igual si en lugar de retar a duelo, de ponerte la capa de defensor del mundo y esas cosas que imaginas, te dedicaras a charlar con la gente con una mente un pelín más abierta, te enterarías mejor de qué van, de que hay diferencias entre los ancaps, y te darías cuenta de que nadie es el poseedor de "la verdad del liberalismo". Tú tampoco por mucho que te mires al espejo y te extasíes.

    ResponderEliminar
  39. Odia usted tener autoridad cuando la ejerce pero la echa en falta cuando parece precisarla: y ello se deduce de su comentario anterior, como ya he hecho notar.

    Repite una y otra vez, en un intento demagógico demasiado obvio, que usted, en contraste conmigo, no defiende que le sea impedido a los otros lo que a usted le parece mal. Eso, a priori, suena perfecto: exactamente como todo el corpus del pensamiento anarquista. El problema es que el hombre existe (usted califica que el anarquismo es ingenuo: ¿por qué? No lo deja claro cuando denomina como antiético al estado en cualquier forma que adopte, ¿es la ética impracticable?). Pero, demagogia aparte, resulta que no es posible que "gobierne" la impunidad, no es posible que cada uno haga lo que quiera o defina su ética. De hecho, aceptado esto último hablar de "contravenir la ética" es tanto como defender la existencia de Dios: un acto estéril pese a lo emocionante que sea el afrontarlo. En tal orden de cosas no existe ética, como tampoco existe en una jungla o allá dónde el hombre se ve aislado y acorralado: impera el interés, la suma cero se hace muy real y la propiedad se torna en posesión. No resulta viable, por tanto, el decir cosas del tipo "no se puede impedir lo que no me guste sino lo que vaya contra la ética" y esa frase, como digo, en ese contexto adquiere la misma validez dogmática que aquélla de "cada cual según su posibilidad, a cada cual según su necesidad". Esta última frase, por todos conocida, adolece de una explicación adecuada de la palabra "necesidad", la primera de una de la palabra "ética". Haciendo proclamas demagógicas no se avanza a ningún lado pero, eso sí, se está genial en bailes de radicales: como uno más.

    Un marco ético es un marco con el telón de fondo de la coacción sobre unos principios determinados: en una sociedad compleja es imposible la ausencia de autoridad. Que la autoridad pueda abanderarse contra lo que interpretamos ético no excluye que sin su asistencia no pueda existir ética alguna salvo en la mente de los bienhechores.

    Agradezco su profesión de ecumenismo, como la de cualquier otro. El problema es que me dice cosas que ya sé. Sé que hay diferencias entre ancaps: hay quiénes se oponen a que sea factible la esclavitud en ancapía y otros que la consideran inevitable y lógica y hay hasta quiénes opinan que el hurto traspasa la propiedad. Pero son precisamente esas diferencias las que, en lugar de hacer más razonable su marco teórico, vuelven más irresponsable y estúpida su teoría acerca de la ética: plantean un consenso tácito mundial anarcocapitalista mientras no lo tienen ni entre ellos.

    Considero que los ancaps no son liberales ni buenos compañeros de aquéllos porque defienden postulados de la sociedad cerrada. Considero que los ancaps no son liberales porque defienden una libertad consistente en la impunidad y se cagan literalmente en la libertad política: algo impensable en un liberal. Considero además malos compañeros de cruzada a los ancaps porque se dedican a elaborar gran cantidad de textos donde rompen toda duda acerca de su carácter indiferente frente a una serie de hechos cuya relativización supone algo rayano en lo criminal: recordemos esas lecciones de derecho de Esplugas, en las que el homicidio por omisión no existe: y no hablemos de las lecciones de (S)Valín, ya conocidas por todos. Creo que eso, si le añadimos la práctica de las consignas de Hoppe practicadas por individuos como Rallo cuando acusan de "partidarios del genocidio" a los neoconservadores acaban por cerciorarnos de que estos listillos navegan en las aguas de la impresentabilidad más absoluta.

    Ayer usted me ascendió de expresidente de España a dictador en un mismo comentario y añadió unos cuantos insultos ya enumerados en mi anterior intervención: hoy se decidió a llamarme directamente enfermo mental o aquejado mental. No sé si es consciente de la impresión que está dando, el papel que está usted haciendo: está usted intentando, ni más ni menos, que llevar la razón en un debate mediante un argumento de autoridad permanente desde el que califica de sanos o in-sanos a los demás y el más pueril intento de presión insultante. No creo que yo sea, humildemente se lo digo, la persona adecuada como blanco de presiones de burdos insultos. Comprendo que usted al no conocerme pueda aspirar, ingenuamente tal vez, a callarme a través de esos métodos pero claro está que no voy a dejar de censurar su total iniquidad. Está haciendo un papelón.

    Yo no me creo poseedor de la verdad, pero creo que mal a alguien está mal, como mal está también el robar o la esclavitud. Dar el "alocado paso" de esperar que estas actividades sean perseguidas en todo momento y lugar y calificarlo de "socialista" o dictatorial es primero no ser liberal, e ir contra toda la tradición liberal, y segundo ser un anarquista. ¿Se aclara USTED en qué es? ¡Ah, no! Para no quedar como una mentirosa usted tendría que defender sus afirmaciones calificadoras de "ingenua" a la anarquía utilizando argumentos que por fuerza habrían de pasar por aquéllos que a mí se me han censurado: y no porque yo sea alguien especialmente visionario, brillante u original, sino porque utilizo los argumentos de la crítica liberal. Unos argumentos defendidos por diversos académicos y grandes liberales que de mi puño y letra no son aceptables incluso para aquéllos que dicen no ser anarquistas. ¿Cuál será el problema? ¿Qué hay detrás de esto? Es bien sabido.

    Salud y libre comercio

    ResponderEliminar
  40. Isidoro, de verdad que no te enteras. No estamos en el Parlamento, ni en un tribunal... yo no tengo que quedar bien, o mal , o regular, ni como mentirosa o brillante. No tengo que callarte o no, ni lo pretendo. Esto es un blog, uno de miles, y nunca he pretendido sentar cátedra ni en este sitio ni en ninguno. Y de hecho cuando me has escrito de manera privada te lo he expresado abiertamente. ¿Te patece enfundarte ese disfraz y jugar ese papel, ese rol? bueno... yo no te voy a llevar la contraria, a mí no me hiere. Si te sientes insultado por mi ironía es tu problema. Tu insultas más, y con menos base. porque en tu caso, de verdad que parece que sufres alucinaciones y pones en mi mano cosas que no escribo.
    No me parece anti-ética la existencia de un estado. Dentro de los liberales, que defienden la limitación del poder del estado, los hay más y menos radicales y hay muchos grandes pensadores más y menos radicales... esto no es un concurso de ver quién tiene más grandes pensadores a sus espaldas porque la tradición liberal de la que hablas es un océano y los hay de todos los grados.
    Igual no me he explicado bien en lo de la autoridad a juzgar por las tonterías del primer párrafo. Como tú aludías inexplicablemente a si me quedaba con ganas o no de echarte de clase (es que te falta imaginación...), te decía que no ejerzo esa autoridad (me refería a ese tipo de autoridad marimandona y abusona) en clase. La clase es tan mía como de mis alumnos y el mismo respeto que quiero que me tengan se lo tengo yo a ellos también. No me hace falta recurrir a esas soluciones autoritarias que nombras. No me gusta ese tipo de autoridad. Por eso debe ser que me chirría lo que dices. No lo que dices a los ancap solamente, lo que dices en general. Hablas como si tuvieras la única verdad, y no tienes nada de chispa escribiendo. Como lo siento. Ves, eso pasa a quienes se creen que estos blogs son algo más que un entretenimiento y se ponen graves y circunspectos... error, para mí.
    A ver, al grano: resulta que no es posible que "gobierne" la impunidad, no es posible que cada uno haga lo que quiera o defina su ética. Estamos de acuerdo, en lo de la impunidad, pero los ancápicos también. Lo que sucede es que ellos basan su ética en determinados presupuestos con los que puede ser que discrepes, vale, pero no es que ellos no tienen ética, es que no os ponéis de acuerdo en la base ética. Expón la tuya más allá de "prohibir lo que no te parece bien". La base de tu ética cuál es? supongo que la propiedad privada no... ¿cuál? Para poder empezar a discutir con Esplugas, Valín, Rallo o Capella, deberías empezar tal vez por ahí. Si no, es difícil que entiendas nada.
    Una manera de empezar es irte a la página de Capella www.intelib.com y leer al menos la parte de ética. Empieza por sentimientos morales, mejor. Sé que se te van a ir los ojos a la derecha (prostitución, drogas y eutanasia) para poder venir aquí a decir "halaaaaa, lo que ha dicho este niño malo!!", pero si eres una persona seria, empieza por la base... por la ética que defienden, y desde ahí, sigue... a ver a dónde llegas.
    No puedes esperar salir ileso cuando empiezas ofendiendo tú, Isidoro. Por lo demás soy irónica, sarcástica y ácida hasta dormida, pero nadie que me conoce se siente ofendido, al revés.
    Eso sí, nunca he pretendido callarte ni a ti ni a nadie, me da igual que hables o te calles. El caso es que el que parece que quiere callar a todo quisqui y monopolizar la verdad eres tú. Y es que tus argumentos brillan por su ausencia!!! Presentame un debate bueno y abandono la coña y debato, y si no sé, lo digo, y si tu argumento es mejor, también... pero por el momento, ni tu "slogan" (vaya tela... eso sí que es demagogia) es atractivo.
    Y responde lo que quieras, no voy a contestar... me aburres mogollón.

    ResponderEliminar
  41. Concisamente, puesto que aburro. He repetido varias veces que la ética, sea cual sea (no hay una sola ética, por cierto) necesita de un orden para tener alguna viabilidad en cuanto ética. Los ancaps tratan de fundamentar ese orden en el mero mercado y para ello recurren al constructivismo (algunos llegan a hablar de ciudades estado: bostezo). Cuando uno oye al ancap defender comunidades voluntarias que tienen una determinada ética (en la que no entran los homosexuales, por seguir a Hoppe, por ejemplo) uno se queda un poco alucinado de que alguien piense que comunidades voluntarias puedan ser posibles en una sociedad compleja cuando no lo fueron en la medieval: donde el aislamiento era más factible. Y es que el aislamiento es fundamental para esas comunidades pues de otro modo tendrían que recurrir a la coacción. Y digo coacción porque que un grupo de tipos se aposten en una ciudad cortando el paso a las personas que tengan un determinado rasgo o actitud es lo más parecido a un grupo de bagaudas que pueda venirnos a la mente. Lo que no comprenden quienes entran en tales consideraciones es que esas comunidades, la Mafia por ejemplo, son esencialmente estatistas y acaban por expandirse agrediendo a los demás: la ética particular lucha por la universalidad. Esa lucha es en base al prejuicio, la ambición o el sencillo miedo. Todos esos impulsos, sin nadie que los catalogue "universalmente" (por territorios) como contrarios a derecho acaban por engendrar el orden feudal, el mero reinicio del estado. El orden en la anarquía es una ilusión.

    Y como no hay ni puede haber orden en la anarquía, en tanto todos los grupos definen la ética que más gustan (tanto los ancaps como el gremio de ladrones o asesinos del diferente), no hay ética que valga.

    Pregunta usted en esta su escapada cuál es mi ética: pues bien, mi ética es aquélla que pone por encima de todas las cosas la libertad del individuo de buscar su propia felicidad. Dicho derecho inalienable sólo se encuentra limitado por las exigencias del orden social: exigencias que no son sino la prohibición de la servidumbre, el robo, el fraude y el homicidio o daño injusto. La prevalencia de los principios de vida, propiedad y no-esclavitud impone la existencia de la policía, como órgano ejecutor, y la de los jueces como órgano decisor así como la del cuerpo político como manifestación de la voluntad de los ciudadanos: al margen de la cual ningún sistema social es estable.

    Más sencillo imposible: no matarás, no robarás y no esclavizarás ni permitirás que otros lo hagan.

    Salud y libre comercio

    ResponderEliminar
  42. Pero yo sigo sin entender por qué no puedo esclavizarme durante 30 días (esto es, permitir que un tipo que tenga por su objeto) para ganar un pastoncillo y pagarle la operación a mi enfermísimo hijo (y es que sin él, no soy feliz).

    ResponderEliminar
  43. No creo que sea adecuado confundir arrendamiento de obra con esclavitud, eso en primer lugar. En segundo lugar decir que el trato que suele facultar la relación de esclavitud del amo al esclavo suele tener ciertas implicaciones en cuanto a su carácter irreversible. Un hombre no debe poder contratar su sumisión material a otro: eso es un procedimiento no confiable que genera peligro social. Es tan inaceptable como el que un estado permitiese en su territorio la ley del Talión.

    Supongo que lo del hijo enfermito será una broma y no un intento serio de demagogia... Puestos a "salvar vidas" hay unas cuantas cosas que podrían hacerse pasando por encima no sólo de los derechos sino por encima de muchos cuerpos de hombres: cadáveres. Pero vamos...

    Salud y libre comercio

    ResponderEliminar
  44. Yo en lo personal, es que estoy harto del gallego pedante de mierda este. Hijo de puta, que asco me das, que pena que no se te llevara algún incendio de los que hubo por ahí este verano!!

    ResponderEliminar
  45. Ese contrato de esclavitud no puede existir en una sociedad ácrata, ningún juez de Derecho Consetudinario avalaría tal atentado contra la Libertad...

    ResponderEliminar
  46. Y cuando los empresarios vean el chollo que supone proponer únicamente los contratos en los que se exige la vida del sumiso como mano de obra para así sacar tajada indefinidamente a cambio de nada?
    Y si triunfan los contratos en los que el trabajador tiene que sacrificar su vida?
    No es el que ofrece trabajo el que redacta el contrato como quiere y el trabajador lo acepta si o no?
    Y si se llega al punto, ya que todo valdría, de solo poder elegir únicamente entre un contrato en el cual dice que das tu vida a cambio y tener que elegir entre morir de hambre por que no aceptas ese contrato que es la única opción a la muerte por inanición?

    ResponderEliminar