lunes, 1 de enero de 2007

Los "trágicos accidentes mortales" de Zapatero

Ruin, mezquina, miserable. Todo eso y mucho más es lo que me parece la expresión de Zapatero de referirse a los asesinatos a sangre fría de ETA, concienzudamente planificados y cobardemente ejecutados, como "trágicos accidentes mortales". Y no quiero opinar sobre el fulano en sí, José Luis Rodríguez Zapatero, porque, por desgracia, es Presidente de España, mi país, y utilizaría calificativos de muy grueso calibre que no quiero poner por escrito.

¿Hasta qué punto va a llegar este hombre para intentar "descafeinar" los asesinatos de los asesinos etarras? No lo sé. Tampoco creo que se pueda saber. Este hombre está dispuesto a vender dialécticamente lo que sea con tal de agradar a esos viles asesinos.

Lo preocupante es darse cuenta de que un sujeto que ha llegado donde él está, puede llegar mucho más lejos. Al menos lo va a intentar. Esperemos que no lo consiga, porque los españoles se lo sepan impedir.

------------------------------------

Este texto lo escribí el día que Zapatero pronunció estas palabras (creo que las dijo el 29 de diciembre), pensando yo que nada relevante ocurriría desde entonces hasta ahora. Evidentemente el atentado (que comentaré mañana) deja este texto un tanto desfasado. Pero como quiera he decidido copiarlo por aquí tal cual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario