miércoles, 31 de enero de 2007

Anarcocapitalismo: La pesadilla hecha realidad. Conclusión.

Es hora de ir concluyendo la presente serie sobre anarcocapitalismo. Seré breve. Explotación, salvajismo, violencia del más fuerte sobre el más débil. Eso es lo que sería ese sistema. Mejor dicho, eso es lo que ya es en las zonas del planeta donde no existen ni ejército, ni policías, ni jueces.

A las ya conocidas barbaridades (como, por ejemplo, la total legalidad del sexo con niñas por parte de los adultos, porque, como dijo alguien "probablemente la prostituta infantil no quiera serlo, pero a nadie le gusta trabajar"), se añaden otras que yo desconocía, tales como, por ejemplo, los duelos a muerte, el tráfico de carne humana, o la esclavitud (de trabajo y sexual) por deudas o contrato. Supongo que mi ignorancia de esta ideología me hace desconocer otros muchos horrores que defienden, pero lo conocido me es suficiente para tener una visión clara de esta idea.

Me he dado cuenta de que el anarcocapitalismo no es más que una especie de defensa de la selección natural dentro del género humano. Los fuertes permanecen, los débiles les sirven, los muy débiles acaban desapareciendo.

Decididamente, ancaplandia no sería para nada un lugar ideal, sino, como he ido titulando los textos, la pesadilla hecha realidad. Esperemos que nunca tengamos que vivirlo.

7 comentarios:

  1. Ciertamente el ser humano no es anarcocapitalista. Se asocia para protegerse con otros individuos de otros más fuertes que puedan coaccionarle.

    ResponderEliminar
  2. Solamente matizar que la "selección natural" cuando se aplica a las sociedades humanas, no significa automáticamente selección de los más fuertes, de los más brutos, sino de los más adaptadados, que en nuestro caso implica la habilidad para desenvolverse en contextos sociales y políticos muy complejos.

    Lo que sí podemos afirmar es que el anarcocapitalismo no ha sido "seleccionado" por las sociedades humanas civilizadas, que normalmente han "preferido" vivir bajo otro sistema legal y de gobierno.

    ResponderEliminar
  3. Jojojo.
    Me empalaga y asquea lo que os gusta la selección natural...

    Otro término que ha quedado putrefacto y disperso al popularizarse.

    ResponderEliminar
  4. Esto no iba contra el blogger, por supuesto. Sino contra el bueno de Dani the boss. Daniii!!! INMORAAAARRRL, no puedorrr... ;-)

    (tú ya sabes de qué va el rollete, ¿verdad Dani?)

    ResponderEliminar
  5. Jorge Valín, Presidente de UNICEF, ya!

    ResponderEliminar
  6. Las conclusiones son tan razonadas como el resto, es decir, la nada más absoluta. Pero cuando uno no se quiere enterar, bien está la caricatura.

    Cualquiera que reniege del AC pero sea un amante de la argumentación y el debate, convendrá en que críticas así refuerzan lo que se quiere criticar.

    Entrar a matizarte las cosas que dices sería una pérdida de tiempo, porque ya has dado sobradas muestras de lo poco que conoces del AC o, aún peor, lo dispuesto que estás a la consigna para descalificar sin más.

    ResponderEliminar
  7. Creo que su famosa "conclusión" ya la tenía desde antes de empezar.

    ResponderEliminar