martes, 13 de mayo de 2008

Lo del rey, normal; lo de los monárquicos, patético

Saltándose el protocolo que rodea al Rey, la periodista le abordó: "Majestad, ¿me permite hacerle una pregunta?". "Dime, dime", le contestó Don Juan Carlos. "Estoy preparando un reportaje sobre el presidente Zapatero. ¿Podría darme, por favor, su opinión sobre él, como persona?". Entonces vino lo inédito: "Sí. Es un hombre muy honesto. Muy recto. Que no divaga. O sea, la gente cree que hace cosas así... como divagando –levanta entonces la mano y la mueve de un lado a otro–, pero no hay nada de eso. Él sabe muy bien hacia qué dirección va y por qué y para qué hace las cosas. Tiene profundas convicciones. Es un ser humano íntegro".

La periodista le señala a Don Juan Carlos que "sin embargo, le siguen considerando un enigma". "Bueno –contesta el monarca en tono jocoso– quizá por la forma de las cejas, el gesto, los ojos, esa sonrisa particular... Pero lo importante es el valor de lo que hay detrás de todo eso: un hombre recto".



He ahí la noticia, ya conocida por todos. Las frases de apoyo a Zapatero, desde el más puro análisis político, son una simple majadería. Pero claro, hay más.

Hace tiempo leí, no recuerdo donde, que la relación entre el rey y Zapatero era sumamente cálida, mientras que el monarca trataba fríamente a Rajoy. La monarquía española sigue por donde solía, es decir, mantener el cargo como sea. Ahora toca estar a bien con los socialistas, sobre todo porque el de La Zarzuela ha podido comprobar como se las gasta Zapatero con todo el que se le enfrenta. Es decir, que queda claro que si el rey se enfrentara mínimamente al actual Presidente, éste le haría la vida imposible a la monarquía; y, además, con el apoyo de la ciudadanía, porque últimamente corren vientos entre la gente que no van precisamente por apoyar al rey. Así que ante la pregunta, Juan Carlos no dudó lo más mínimo en apoyar incondicionalmente a Zapatero. Lo dicho, normal, hay que seguir en el cargo, aunque la dignidad de España y de las víctimas del terrorismo (entre otras dignidades) estén por el sótano.

Pero lo que desde luego lo que no es que no sea normal, sino que resulta ya verdaderamente patético, es el apoyo de los monárquicos a la monarquía, de todos en general (no creo que haya muchos monárquicos convencidos dentro del socialismo), pero muy en particular del PP.

Perdóneseme la comparación, pero esto me suena a la mujer que continuamente engaña a su marido con otro fulano de menos valía que él, pero el marido sigue con ella "porque es que la quiero mucho". Lo dicho, patético. No me explico como la derecha no sale de una vez por todas al paso, y en esta ocasión el rey se lo ha puesto a puerta vacía, para poner al rey en su sitio, y retirarle su apoyo, y que este fulano se apoye a partir de ahora en Zapatero y su grupo, para que veamos cuanto dura. ¿Qué eso representa una crisis en el sistema político? Pues que así sea. Que reviente la cosa por donde reviente, y que acabemos de una vez con esta farsa de apoyar a un Jefe del Estado que utiliza únicamente a ese Estado para poder seguir siendo Jefe, aún a costa de que el Estado se rompa o se arrastre.

Las declaraciones del rey marcan, sin duda, un antes y un después. Si ya se habían visto claros coqueteos políticos entre la monarquía y la izquierda, lo de ahora es simple y llanamente bajar a la arena política. Pues entonces que el rey asuma las consecuencias de sus palabras como un político más, y punto. No, no basta con querer ahora echarle agua al vino. Lo que dijo fue muy clarito. Y el PP, por dignidad propia, por dignidad de las víctimas del terrorismo, por dignidad de España, debe responder, no ya con la misma contundencia, sino con una aún mayor, desatando en España la madre de todas las tormentas políticas, que nos haga de una vez por todas prescindir de este sujeto y su descendencia como mandamases.

¿Qué no se atreven a tanto? Pues no estaría tampoco mal que el mismo Rajoy, que tanta dureza sabe emplear cuando quiere, dejara caer algo así como que le parece bien que el rey opine sobre Zapatero, pero que le parecería igualmente bien que los ciudadanos españoles opinaran sobre el rey en un referéndum.

Pero no, no lo harán. Ni Rajoy ni ninguno de los líderes del PP. Seguirán casados con esta monarquía que a la luz del día se mete en el dormitorio con los socialistas. Así son los monárquicos españoles, todos en general, pero muy en particular los del PP, patéticos, profundamente patéticos.

11 comentarios:

  1. No es congruente tu opinión. Un monárquico ante todo es monárquico y no juancarlista. Si no estoy de acuerdo con un gobierno, no voy a pedir por eso que se acabe con la democracia parlamentaria, y Z da motivos suficientes para querer quitarle del medio. Que un Rey diga tonterías y tenga predilección por un tipo de políticos es algo que molesta muchísimo, pero no por ello vale menos la institución monárquica, porque implica valores más importantes que la opinión política del rey de turno.
    Como monárquico no apruebo lo qque ha dicho el Rey, pero no es motivo suficiente para querer abolir esta forma de estado para sustituirla por otra que es mucho peor y deja al estado a merced de los políticos que se rifan la jefatura del estado a conveniencia y según quien tenga la mayoría parlamentaria.
    Todo ese pedir la abolición de la monarquía no es más que demagogia barata, porque los que la practican aplican al rey una vara de medir mucho más severa que a todo el sistema parlamentario. Esta actitud demuestra, además, lo poco que saben los repentinos enemigos de la monarquía de la idea monárquica y de la importancia y del vaalor de la Corona y de la Familia Real. Eso sí que es patético.

    ResponderEliminar
  2. Las declaraciones del rey no marcan, sin duda, ningún antes ni después. Se enmarcan en la normalidad democrática de cualquier país. Si al rey le preguntan por Aznar, por fulanito o por menganito, seguro que también destacará lo positivo que vea en ellos.

    ResponderEliminar
  3. Completamente de acuerdo con Octopus. A lo mejor lo que esperaban algunos es que dijera de joputa parriba a Zapatero para sentirse identificados con el Rey.

    ResponderEliminar
  4. ¿Normalidad democrática comentas?. Creo que hay una portada de El Jueves y unas fotos quemadas que indican, precisamente, que en este país, lo de criticar al Rey o hacer alguna burla a la Casa Real, ya sabe con qué se paga.

    ResponderEliminar
  5. José,

    ¡cuánto tiempo! No puedo menos que coincidir contigo (sobre todo cuando sé es republicano de convicción). El problema es que el Rey, que lo hizo bien durante la Transición, que supo callar cuando debía, tiene una edad en la que quizá debería estar jugando con los nietos y echando la petanca y no reinando. Lo curioso es que algunos estaban entregados en su día a que Juan Pablo II (que desde luego tenía la cabeza en su lugar) abdicara, pero hoy no lo ven en un monarca que nada puede aportar. Su hijo tiene ya cuarenta y tantos, ¿por qué no 'renovar' la institución?

    Saludos y muchas gracias

    ResponderEliminar
  6. El rey podría haberse abstenido de hablar. No hubiera sido descortés; el periodista lo habría comprendido. Además, conociendo cómo es la prensa, debió de imaginar la punta que iba a sacarse al asunto y haberse ahorrado alabanzas.

    Podía incluso haber hablado de Zapatero como persona, lo que descartaba decir eso de "sabe muy bien a dónde se dirige", pues muchos españoles piensan que ZP no tiene ni idea de gobernar y su proyecto es la improvisación nacida del apasionamiento progre.

    ¿Es una hipótesis creíble que don Juan Carlos alabara a Aznar? No me he puesto a mirar las hemerotecas, pero me resulta muy extraño. En cualquier caso un Jefe de Estado no debe hacer declaraciones de ese tipo y no tiene por qué dar explicaciones. Eso pone de manifiesto dos cosas: o que don Juan Carlos es un mal político, que no sabe irse por la tangente, o quería proclamar deliberadamente su confianza en Zapatero. Tanto lo uno como lo otro es una vergüenza.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Totalmente de acuerdo. Que lo hagan los del PP me parece lógico, al fin y al cabo están ellos ahora como para preocuparse de lo que pasa fuera de Génova. Además, no pueden poner ahora mismo en cuestión la monarquía, porque se caería el edificio. La monarquía caerá después de que caiga Z. De momento los amantes de España y la libertad ya han roto el espejismo bribónico. Sin apoyo popular, el juancarlismo no durará mucho tiempo.

    Por cierto, te he agregado a mi blogroll.


    Atreides, la opinión de José (que es la mía) la comparten cada día más personas. Te explicaré por qué: en una república un presidente puede hacerlo mal, y la gente no deja de creer en el sistema. En una monarquía si el rey lo hace mal, el sistema se hunde. ¿Por qué? Sencillo, porque en una república si el jefe del estado lo hace mal, los ciudadanos tienen el poder de cambiarlo. Si en una monarquía el rey incumple su papel, los ciudadanos se tienen que aguantar. Se dan cuenta entonces de que el sistema es malo y deciden derribarlo. Así de simple.

    ResponderEliminar
  8. Pues no, república rojigualda, en las repúblicas la gente se come los gastos de sus ex presidentes hasta que estos mueran, son generalmente unos inútiles (no hablo de las repúblicas presidencialistas) y suelen ser mequetrefes sin perfil ni gloria que los ponen allí para representar al país. La gente no los puede quitar, porque no es así como funcionan las repúblicas, aquí tampoco pueden quitar al presidente del gobierno, en todo caso lo puede hacer el Congreso si hay mayoría suficiente para echarlo. No sé qué tenéis los republicanos con estos cuentos chinos de las virtudes de la repúblñica que no existen. EL mejor ejemplo es el presidente de Alemania, lo elige la Asamblea Federal (Cámara Baja y Cámara Alta), por 5 años y normalmente dos mandatos. Quitando al primero, no ha habido ni uno desde 1954 que tuviese la más mínima calidad de representación. Todos mequetrefes. EL pueblo ni pincha ni corta. EN otras repúblicas es la misma cosa. Creo que sólo en Alemania hay actualmente unos cinco ex presidentes chupando del bote. Una mierda el pueblo, no decide nada. La democracia no gana con no tener un rey, pierde.
    Mira Italia, otro mequetrefe sin funciones reales. Axcaso se les conoce? Acaso tienen prestigio? Acaso el pueblo se identifica con ellos? Ni lo pienses. Todo demagogia barata. Que el rey lo haga mal una vez diciendo una estupidez no puede hacer tambalear la Corona. Son memeces. Anda que Z no dice barbaridades, pero nadie pide que le destituyan.

    ResponderEliminar
  9. Te voy a dar otros ejemplos, querido republicano rojigualda:
    El presidente de Francia (Rep. presidencialista) dio un espectáculo indigno de su puesto cuando se lió con Carla Bruni. Esto es más grave que lo que dijo el Rey de Z. ¿Por qué no poner una monarquía, con presidentes de la república tan poco decorosos? Hasta ofendió a los egipcios con el espectáculo que dio.
    El presidente alemán actual es el hazmerreir del país, no hay cabaretista político bueno que no se meta con él. Al anterior le llamaban directamente abuela, era patético.
    Portugal: Siempre eligen a un antiguo primer ministro para ocupar el cargo. El pueblo pinta poco en eso.
    Grecia: Allí el presidente pinta tan poco como el alemán. Ni se conoce, pero sí se conoce al Rey Constantino... aunque ese lo hizo tan mal que se cargó a la monarquía, pero porque lo hizo mal.
    Acaso se conoce algún presidente de las repúblicas del este? Bulgaria, Rumanía, Hungría...? Los reyes depuestos porm los comunistas, no por el pueblo, sí se conocen y hacen algo útil para sus países. Mira mi blog Monarquía Europea, hay mucho material antiguo sobre teoría monárquica. No te gustará, pero me explico bastante mejor. Es materail de archivo que completaré con el tiempo.

    ResponderEliminar
  10. Totalmente de acuerdo con el artículo que encabeza este blog. Descartando por el momento la posible pertenencia del Rey y Zapatero a un mismo club privado, creo que el Rey da por supuesto que el apoyo de la derecha lo tiene seguro, y puede concentrarse en obtener algunos apoyos de la izquierda, o al menos retrasar sus ataques. Es el mismo cálculo que hace Rajoy en su proceso de destrucción del PP, y en ambos casos creo que están equivocados. Centrándonos en las declaraciones reales, la monarquía española de los dos últimos siglos (desde Fernando VII al menos) no se ha ganado precisamente adhesiones inquebrantables, pero muchos la han apoyado aunque sea sin entusiasmo, como factor de estabilidad y neutralidad. Las declaraciones últimas rompen totalmente estos esquemas. Si el Rey se siente más a gusto con los izquierdistas republicanos que con los monárquicos de derechas, la enseñanza es obvia: ¡republicanos todos! Entre los monárquicos, como en el PP, hay muchos masoquistas (probablemente son los mismos), dispuestos a tragar con todo para seguir siendo monárquicos y del PP, pero hay otros muchos que no están dispuestos a que se burlen de ellos.

    España está llena de buenos vasallos si hubieran buen señor, pero me temo que muchos no a van a tener tanta paciencia como el Cid.

    ResponderEliminar
  11. No tendrias que comentar cosas de MIAMI????????

    No es donde esta tu reloj??????

    ResponderEliminar