miércoles, 9 de octubre de 2013

El aborto no es una cuestión religiosa

Casi siempre los defensores del aborto confunden, intencional e interesadamente, la causa de la defensa de la vida del no nacido con las creencias religiosas del defensor. No es así, por lo menos en mi caso. Siempre que he defendido el derecho a la vida del no nacido lo he hecho desde argumentos totalmente racionales y no religiosos. Aún recuerdo un médico con el que contacté por email hace mucho tiempo, ateo o agnóstico (eso no lo recuerdo), de quien tuve conocimiento de que defendía el derecho a la vida del no nacido; le pregunté cual era su argumento; escuetamente me contesto algo así: "¿Quien es nadie para decidir por otro ser humano? Y el feto es un ser humano, único e irrepetible."

Decir que los que estamos a favor de la vida del no nacido lo hacemos por cuestiones religiosas es simplemente falso y malicioso, por lo menos en mi caso. No confundo moral privada con derechos humanos. Por poner un ejemplo, considero pecado que dos personas del mismo sexo mantengan relaciones sexuales, pero a la vez considero que tienen todo el derecho del mundo a hacerlo, y que solo Dios será quien los juzgue. Por poner otro ejemplo, considero pecado el libertinaje sexual, pero jamás se me ocurriría proponer prohibirlo por ley, ya que las personas tienen derecho a practicarlo, y será Dios quien las juzgue por ello. Pero el caso del aborto es totalmente diferente. No estamos hablado de un pecado personal, sino de un atentado contra la vida de otro ser humano, y ello nada tiene que ver con la religión, sino con los derechos humanos más básicos; es como si dijeran que un cristiano ataca el infanticidio o el abuso sexual infantil por ser cristiano, cuando lo hace simplemente porque son cosas horrorosas y contrarias a los derechos humanos más elementales.

Los defensores del aborto tienen que hacer verdaderos paseos en la cuerda floja argumental para decirnos que el no nacido no es un ser humano, cuando lo lógico y normal, para cualquier mente sin prejuicios, es que el no nacido es ese ser humano, único e irrepetible, del que hablaba aquel médico agnóstico o ateo. Y eso nada tiene que ver con la religión.

13 comentarios:

  1. Estas creencias hay que aplicarlas a uno mismo. Lo que no se puede es pretender que sean declaradas de cumplimiento universal y que, mediante la fuerza o la amenaza del uso de la fuerza, se obligue a quienes tienen otras creencias a gestar fetos no deseados. El huésped acepta o rechaza al parásito. Punto. No a la injerencia gubernamental.

    ResponderEliminar
  2. Con esa logica no en la ingerencia gubernamental en los hopmicidios.

    ResponderEliminar
  3. Discutiré los casos que se me planteen. Respecto al que nos atañe, la vida sexual y reproductiva, la gestación, mi principio es que no ha de someterse al escrutinio del Estado. No quiero un gobierno con tamaños poderes.

    ResponderEliminar
  4. Ese mùismo razonamiento utilizan los que promuenven el derecjho al infanticidio.

    En cuanto la que no qiuiera hijos pues hay tres soluciones; usar contraceptivos, no f... o caparlo.

    ResponderEliminar
  5. No dictes soluciones a la vida sexual y reproductiva de los demás. No es asunto nuestro.

    ResponderEliminar
  6. Yo no doy ninguna soliucion a la voida sexual de los demas. El que discta soliciuones eres tu que no le pides al niños si quier ser descuartizado vivo.

    ResponderEliminar
  7. "En cuanto la que no qiuiera hijos pues hay tres soluciones; usar contraceptivos, no f... o caparlo".

    Son tus palabras textuales. Tus soluciones explícitas.

    Mira, para avanzar en el debate y alcanzar un punto de encuentro es indispensable que los llamados próvida declaréis vuestra renuncia definitiva a planificar la vida sexual y reproductiva de los demás. No podéis aspirar a implantar vuestras creencias por la fuerza.

    ResponderEliminar
  8. Tu vida ,sexual no es mi problema; Mi problema es a quien vas descuartizar vivo porque no te ha dado la gana de ponerte un condon.

    ResponderEliminar
  9. No hay problema si se trata de eso, el embrión o feto puede ser extraído sin descuartizarlo. Pero tú y yo sabemos que la aspiración de los próvida es que la huésped aloje al parásito en contra su voluntad.

    ResponderEliminar
  10. No sé que parte de lo de tulibertad acaba ddnde empieza la de los demas. Eso me cohobe mi libetad de circular a doscientos cincuenta por donde te popdrai atropellar, mi libertatd de poner la musica a todo trapo durante la noche cuando quieres dormir, mi libertad de quemar tu casa contigo dentro y cohibe tu libertad de matar a un feto que no ha pedido que lo maten. Y si me sacas esop de que no puede expresar su opinion tampoco lo pudeen los bebés que no saben hablar.

    Asi que arreglatelas para que no sea concebido.

    ResponderEliminar
  11. Y si el metodo anticonceptivo falla? no son infalibles y hay casos donde puede fallar. Estarías a favor de utilizar la pildora del día despues o también lo consideras matar?

    ResponderEliminar
  12. Mi posición es que el uso de la fuerza para mantener fetos en el interior de gestantes que los rechazan es ilegítimo, y que el Estado no debe arrogarse tal poder.

    ResponderEliminar
  13. A mi me parece que tu posición es imponer tu moral a los demás. Suele pasar cuando alguien radicaliza su posición y sobre todo cuando se radicalizan los pensamientos religiosos. Cada uno tiene derecho a luchar por lo que cree por lo q nunca estaremos de acuerdo.

    ResponderEliminar