jueves, 13 de agosto de 2015

A vueltas con la democracia y el anarcocapitalismo

Yo hace años defendía la democracia contra viento y marea. Poco a poco he ido teniendo más y más reservas sobre lo que antes defendí con ahínco. Viene esto a cuento del texto de Santiago Navajas en su blog Cine y Política.

Sobre el anarcocapitalismo tuve extensos debates que no voy a repetir. Ahí están para el que les interese.

Volviendo al tema de la democracia, muchos de mis cuestionamientos vienen de la famosa "primavera árabe". Llegaron las primaveras, sí, pero por ejemplo en Argelia y Egipto hubo que convertirlas en otoños por la fuerza de las armas, porque quienes ganaron por la estricta vía democrática eran unos fanáticos peligrosos, para sus propios países y para los países vecinos. Igual pasó, por ejemplo, en Gaza, donde la población, en unas elecciones completamente democráticas, eligió como sus gobernantes a los terroristas de Hamas. El último caso es Grecia, donde el pueblo eligió al impresentable partido Syriza. Podríamos seguir. Venezuela, Argentina, y un largo etcétera de decisiones democráticas extremadamente cuestionables.

¿Pero cuestionables por qué? podría preguntarse alguien. Pues porque la democracia no es la panacea de todos los males, la solución de todos los problemas. Nada de eso. Es, eso sí, el menos malo de los sistemas de gobierno. Pero para que funcione necesita estar a su vez limitada la democracia. ¿Limitada la democracia? ¿No es eso un contrasentido? No, no lo es. La democracia necesita estar limitada por la libertad. Ninguna decisión, por mayor apoyo que tenga, podrá nunca ser impuesta a una persona si esa decisión viola su libertad personal. Nadie tiene derecho, por ejemplo, a decirme como debo vestirme, que debo creer, a donde debo ir o en que debo gastar mi dinero.

Pero a su ver la libertad también tiene un límite. Y ese limite es la justicia. Ninguna libertad puede llevar a la injusticia. O, dicho de otro modo, mi libertad termina donde empieza la libertad de los demás. De eso debe encargarse la justicia, básicamente de proteger la libertad de los más débiles, para que los más fuertes no abusen de ellos.

Resumiendo, la base de una sociedad debe ser la justicia. Y sobre la base de esa justicia debe levantarse la libertad. Y, a su vez, sobre la base de esa libertad debe edificarse la democracia. Una democracia limitada por la libertad, y una libertad limitada por la justicia.

Justicia, libertad, democracia. Y por ese orden. O eso o el caos, caos que tiene muchos colores y muchas ideologías, pero caos al fin y al cabo.

1 comentario:

  1. Un par de puntas. Primero afortunadamente no tenmos democracias "puras" sino republicas (en España, una republica coronada, es decir regimenes en los que la Ley esta por encima de la voluntad popular. Lo cual quiere decir que el Jefe del Esatdo democraticamente electo no puede mandar exterminar a la oposicion y, por oposicion, no hablo solo de los politicos, sino del 49% que votó a la oposicion.

    Segundo que para funcionar bien, el pueblo debe ser virtuoso. Eso ya lo teorizo no me acuerdo si Diderot o Montesquieu.

    Pero a pesar de sus muchisimos defectos la democracia tiene dos grandes virtudes. La primera es que gobernar es fastidiar y se fastidia a menos gente. La segunda es que asegura una transicion pacifica del poder (excepto en el Sur de EEUU donde cuadno ganó Lincoln en vez de sonreir y prepara las elcciones siguientes sabiendo que la Constitucionn no permitia a Lincoln abolir la esclavitud) hizo Secesion priumero y ataci a Fort Sumter después).

    Ahora bien no basta con poder votar para que haya Democracia. También hace falta que haya verderos mecanismos de transmision. UN ejemplo negativo es el España donde los partidos poene a quien quiern en las listas (y si el primero en la lista del PP o del PSOE es un pedofilo, confeso sera elegido por narices Y despues de las elecciones empiezan unos trapicheos entre partidos que han hecho que Podemos gobierna en muchas ciudades en las que de haber habido segunda vuelta no gana ni por asomo.

    También hé de decir que con los muchos defectos de la democracia no veo muy claro como un gobierno no democratico puede garantizar las libertades ya que tarde o temprano habra que aterrorizar a la mayoria para que no reclame el poder. Tendriamos un herrensvolk liberal gozando de libertades y los demas a currar y a callar. Por esto eel teto de JMR me perce profundamente immoral ademas de ser un torpedo en linea de flotacion del liberalsimo en España: bastantes problemas tien con ser percibido como una "ideologia de ricos" sin que venga JMR a meter la patita.

    ResponderEliminar