martes, 18 de agosto de 2015

¿Y esto? ¿No es racismo, discriminación, xenofobia, y demás? ¿Y, sobre todo, judeofobia e israelifobia?

Escandaloso. Que a un cantante se le exija una declaración política para participar en un festival de música que nada tiene que ver con la política ese es el calificativo más suave que me merece. La única explicación evidentemente es el odio al judío y el odio a Israel, aderezado con el odio a Estados Unidos. Porque el vetado por no ceder a esa exigencia es Matisyahu, un cantante judío estadounidense, al que, después de invitarle, le exigieron una declaración de que estaba a favor de la existencia de un estado palestino para que pudiera participar, y como él no cedió ante tan disparatada exigencia, pues simplemente vetaron su participación. Lo dicho, escandaloso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario