martes, 13 de octubre de 2015

Calentamiento global y huracanes que desaparecen en medio del océano


Para empezar, decir que este texto va dedicado a mi buen amigo Luis I. Gómez, administrador del portal liberal Desde El Exilio.

Está a punto de terminar la temporada de huracanes 2015, que lo hará oficialmente el próximo 30 de noviembre, pero que en los meses de octubre y noviembre suele producir pocas novedades, con el calor veraniego ya en franca retirada. Una temporada ésta curiosa.

Aún recuerdo cuando llegué a Miami y me informaron sobre los huracanes. Una de las cosas que me dijeron es que los más peligrosos son los huracanes africanos, llamados así porque se gestan frente a las costas atlánticas africanas y en su largo viaje hacia el noroeste a través del Océano Atlántico suelen coger una fuerza descomunal antes de tocar tierra en algún punto de Centroamérica o América del Norte. Pues bien, lo curioso es que este año ha sucedido todo lo contrario.

Hasta ahora hemos tenido un total de once eventos tropicales (incluyendo huracanes, tormentas tropicales y una depresión tropical). De ellos seis comenzaron su andadura en Africa. Y a su vez de esos seis, cinco simplemente desaparecieron en el medio del Océano Atlántico, llegando solamente uno a tocar tierra, la tormenta tropical Erika, con dos salvedades también muy curiosas, que nunca llegó a la categoría de huracán y que cuando cruzó Cuba y llegó a las cálidas aguas del Golfo de México, en vez de tomar fuerza, desapareció. A lo anterior hay que añadir otro evento que nació y murió en medio del Océano Atlántico. O sea que estos siete fenómenos tropicales de una forma u otra todos acabaron desapareciendo en medio del mar. De los otros cuatro que no nacieron en Africa o en el medio del océano, sino cercanos a tierra, tres fueron tormentas tropicales (una hizo un mínimo daño en Texas, otra hizo otro mínimo daño en Carolina del Sur y Carolina del Norte y la tercera siguió una línea hacia el norte, desapareciendo finalmente sin tocar tierra) y el cuarto fenómeno fue un huracán que extrañamente siguió una trayectoria noreste, desapareciendo en el océano.

Resumiendo, nunca había visto algo así, tormenta tropical tras tormenta tropical desapareciendo en medio del Atlántico. Y esto, según mis pocos conocimientos sobre el clima, choca frontalmente con lo defendido por la corrección política del calentamiento global. Digo yo que si lo del calentamiento global fuera cierto, cuando un fenómenos tropical nace no habría quien lo parara hasta que tocara tierra, dado que, al estar cada vez más calientes las aguas atlánticas, más fuerza sería la que cogería. Pues no, lo que ha sucedido este año ha sido exactamente lo opuesto.

¿Alguien me lo explica, por favor? ¿O es que será que lo del calentamiento global no es tan global que digamos, hasta el punto de que el Océano Atlántico y el Golfo de México aún no se han enterado de que está sucediendo?

8 comentarios:

  1. El comportamiento de los huracanes este año está muy influido por un intenso fenómeno de El Niño, que modifica considerablemente la formación, tamaño y ruta de los mismos.
    Un calentólogo no tendría problemas en decir que cualquier cambio es negativo, sorprendente y que se debe al calentamiento, aunque sea perfectamente normal y predicho por los modelos existentes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu aportación. Desde mi ignorancia siempre me extrañan estos fenómenos si el calentamiento global fuera cierto, porque entonces, repito, la tendencia a la intensificación en número y fuerza de los huracanes tendría que ser clara de año en año, cosa que evidentemente no ocurre. Un saludo.

      Eliminar
  2. Los calentologos tienen un nombre equivocado, básicamente, como diría mi abuela, son unos "sacaperras", "sacaeuros" o dólares...

    Ya sabemos que hasta finales de los 70 nos timaban con lo del enfriamiento global, el mundo iba a ser un témpano y moriríamos de habrunas por frío...

    http://www.mitosyfraudes.org/calen14/enfriamiento_decada_setenta_igual_ahora.html

    Ya en los 80 los datos eran tan evidentemente falsos que cambiaron todo para que ahora lo peligrosísimo sea el calentamiento, también con desastres climáticos y hambrunas.., da igual que un hipotético calentamiento haga productiva la mayor parte de terreno posiblemente cultivable de la tierra que es la tundra siberiana...

    Pero es graciosísimo que han llegado hasta a manipular la wikipedia.., ¡ahora resulta que ya eran calentólogos a finales de los 60!!!

    https://es.wikipedia.org/wiki/Historia_de_la_ciencia_del_cambio_clim%C3%A1tico#Los_cient.C3.ADficos_predicen_cada_vez_m.C3.A1s_el_calentamiento:_a.C3.B1os_setenta

    A pesar de que nos estaban vendiendo el enfriamiento hasta al menos los 80!!!, los mismos científicos del consenso y los gobiernos..!!!

    En fin, y todo al final, para lo mismo, sacarnos los dineros, vía subvenciones, impuestos o lo que se inventen..

    Saludos


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo, Asertus. No les importa lo más mínimo muchas veces hacer el ridículo con sus estúpidas predicciones. La mete, conseguida casi siempre, es meter la mano en el bolsillo del contribuyente vía Gobierno y sacarle todo lo que se pueda. Saludos cordiales.

      Eliminar
  3. Gracias por la dedicatoria, José. Lo cierto es que la energía total de los fenómenos atmosféricos en el 'Atlántico se ha mantenido baja en los ultimos años. Efectivamente, es un problema para los calentólogos, pues tal "comportamiento" de las masas de aire oceánicas no cuadra con su teoría general.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues como siempre, se inventarán otra hipótesis ad-hoc, como toda pseudociencia.

      Eliminar
    2. Luis, cuando vi lo que estaba pasando en el Atlántico con los huracanes y me di cuenta de que no cuadraba con la teoría del calentamiento global pensé en ti y en tus artículos en Desde El Exilio sobre el tema. Y, repito, no sé casi nada del asunto, pero lo que veo no me cuadra con lo que leo. Saludos.

      Eliminar
    3. Pue sí, anónimo, creo que eso harán, inventarse alguna teoría y asegurar que es la verdad verdadera.

      Eliminar