domingo, 25 de octubre de 2015

¿Todo vale con tal de atacar a Netanyahu y defender a Abu Mazen?

Las afirmaciones de Netanyahu son completamente ciertas, como lo demuestran, por ejemplo, las siguientes tres fotografías:


Y es más que evidente que ningún judío cuerdo va a intentar exculpar a Hitler de las atrocidades del Holocausto. Lo que pretendía sin duda Netanyahu no esa eso, sino corresponsabilizar de dichas atrocidades a Amin al-Husayni, gran mufti de Jerusalén en la época de Hitler, que quiere decir ni más ni menos que era el líder religioso musulmán por antonomasia de la zona e intérprete indiscutible de la Sharia. Políticamente podríamos decir que era el líder de los árabes en la zona, o sea, el equivalente a lo que sería el líder palestino actual.

Y las afirmaciones de Netanyahu cuando dice que este sujeto fue un colaborador del régimen nazi y un criminal de guerra son completamente certeras, sin la menor duda. Ahora bien, como eso es indiscutible, se pone la mirada en el dedo de Netanyahu en vez de en la luna que señala. Puede ser que las declaraciones de Netanyahu fueran mejorables, pero sus juicios de Husayni son verdad manifiesta.

Pero claro, hay que ir a por Netanyahu. ¿Y por qué? Pues porque hay que defender a Abu Mazen, el líder palestino "moderado" (es un decir, pero bueno, es un poco menos extremista que los aún peores de Hamas). ¿Y qué pinta Abu Mazen aquí? Mucho. Porque Husayni es exaltado en los libros de textos que "educan" a los niños y jóvenes palestinos en Cisjordania, con la aquiescencia de Abu Mazen. ¿Y ello por qué? Si seguimos tirando del hilo llegamos a que Husayni, el cual, repito, era líder indiscutible por aquel entonces de los árabes en la zona que hoy tiene Israel, fue tío paterno de Yasir Arafat, el cual vino a sustituirle en dicho liderazgo, defendiendo sus mismas ideas asesinas de judíos; y a Arafat es a quien ha sustituido como líder palestino Abu Mazen.

Resumiendo, la línea Husayni-Arafat-Mazen como líderes palestinos es más que clara, defendiendo las mismas ideas antisemitas. Por eso no conviene sacar a relucir el pronazismo, el antisemitismo y la participación en el Holocausto del "padre" de la "nación palestina" Husayni, por más que sea evidente a más no poder. Y si Netanyahu lo saca a colación, pues entonces hay que atacar a Netanyahu como sea. Todo con tal de no querer ver la clara (más bien oscura en este caso, muy oscura) luna que señala el dedo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario