martes, 3 de noviembre de 2015

"El País" ve lo que quiere y cierra los ojos ante la evidencia que no le conviene


Por fotos como éstas las dos bellas jóvenes actrices iraníes probablemente no podrán volver a pisar jamás su país.

Y esto es lo que dice "El País":

Machismo en Irán: Dos actrices iraníes huyen tras colgar en la Red fotos sin velo es el título del artículo, al que, además, enlazan en la sección sobre el machismo (lo cual está muy buen, pero también deberían enlazarlo a alguna otra sección titulada fanatismo musulmán o algo así).

No, no es solamente machismo (que también, por supuesto), sino principalmente y sobre todo fanatismo religioso (en el que se basa ese machismo, igual que podríamos hablar de los castigos físicos, de la falta de libertad religiosa, etc).

A medio artículo dicen, dándose de narices con la realidad, que las fotos de las actrices han llamado sin embargo la atención del Ministerio de Cultura y Orientación Islámica... la reacción ha sido fulminante. El problema es ese, la orientación islámica, que es en la que se basa el machismo (y, añado, todo lo demás).

Al final del artículo mencionan la condena de unos jóvenes por grabar un vídeo en que aparecían bailando. Remarcan que uno de los problemas, además de que chicos y chicas bailaran juntos, era que ellas se desprendían de los pañuelos, cuando el asunto de los pañuelos en el citado vídeo fue algo secundario, siendo la condena, textualmente (según el artículo de "El País" en su día) por ser declarados culpables de “participar en la producción de un vídeo vulgar” y “mantener relaciones ilícitas”, es decir, por causas relacionadas directamente con preceptos religiosos.

Todo lo anterior nos lleva a un solo punto, ese machismo, existente sin duda en Irán y en todos los países islámicos (en alto o muy alto grado, dependiendo del país), es una consecuencia del fanatismo islámico. No querer verlo, como hace "El País" y una gran parte de la sociedad española, es querer tapar el sol con un dedo, lo cual más tarde o más temprano traerá muy serias consecuencias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario