jueves, 5 de noviembre de 2015

Portada de El País: "La OTAN alerta de un peligro inminente en el Mediterráneo"


Aquí os pongo la toma de pantalla de El País, porque en el título del artículo no van esas palabras. Pero su contenido no es menos alarmante:

La Alianza culmina mañana en España, Italia y Portugal sus mayores maniobras en una década y acelera sus planes de vigilancia aérea en el Mediterráneo, mientras en la otra orilla el conflicto sirio y el caos libio inquietan cada vez más.

Y ante ello, ¿qué hacer? Esto:

La mirada de la OTAN debe abarcar un horizonte de 360 grados, en palabras del ministro de Defensa español, Pedro Morenés. Eso quiere decir que la Fuerza de Reacción (NFR), con hasta 40.000 soldados, y su punta de lanza, la fuerza conjunta de alta disponibilidad (VJTF por sus siglas en inglés), con 5.000, que España liderará en 2016, debe estar preparada para desplegarse —su avanzadilla en solo 48 horas— en cualquier lugar en que se produzca la amenaza y cualquiera que sea la naturaleza de la misma: convencional, híbrida o asimétrica.

Hay que leer todo el artículo para darse cuenta de la gravedad de la situación. Se podrá alegar que tan solo son unas maniobras. Sí, lo son, pero ante una amenaza que cada día que pasa es menos supuesta y más real, como se puede ver en el mismo texto.

El artículo finaliza citando estas palabras del Secretario General de la OTAN, el noruego Jens Stoltenberg:

También el mensaje que se quiere enviar a los potenciales enemigos, llámense Rusia o el Estado Islámico: “La OTAN está perfectamente preparada para defender a cualquier aliado de cualquier amenaza”.

A la vista de lo leído parece que sí. Lo que me temo es que, aunque los rusos se cuidarán de no provocar en demasía a la OTAN, no será así con el Estado Islámico. Aquellos no quieren llevar las cosas hasta el extremo, pero éstos lo están deseando. Creo que más tarde o más temprano va a haber que hacer uso de esas medidas militares contra los fanáticos islamistas, ya sea que atenten desde fuera o, lo más probable, desde dentro (con los terroristas que a buen seguro ya tienen en suelo europeo en general y español en particular). Y, repito una y mil veces, deseo de todo corazón equivocarme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario