domingo, 1 de mayo de 2016

El choque con la naturaleza


En "Falsos salvadores" Carlos López Díaz escribe sobre políticos y periodistas. Lo que más me llamó la atención de todo el artículo fue esta frase:

"...empieza por la transmutación de todo deseo en “derecho”, aunque ello conduzca a un inevitable choque con la naturaleza de las cosas. Basta con negar esta naturaleza para transformar lo que es un frustrante conflicto con la realidad en una lucha por una “libertad” y una “igualdad” sofísticas..."

Es lo que llevo años diciendo desde este pequeño rincón blogueril. Que debemos enseñar a respetar los que nos enseña (valga la redundancia) la naturaleza. Y que eso no se trata de religión, moral u otras historias. Para nada. Se trata de un orden natural y punto. Y tampoco se trata de imponer algo a la gente. Solo se trata de enseñar y punto (valga la redundancia de nuevo). Y que luego cada cual haga con su vida y con su cuerpo lo que quiera. Pero que sepa que si lo que hace va contra lo enseñado por la naturaleza habrá serias consecuencias.

Y sin embargo estamos viendo exactamente lo contrario. Se enseña a ir contra la naturaleza y además diciendo que no va a haber consecuencias adversas de ningún tipo. Y cuando esas consecuencias negativas llegan la culpa es... del mensajero... o sea, de los que decimos que eso iba a pasar.

Es como si, tomando como ilustración el cuadrito que he puesto en la parte superior de este texto, la sociedad enseñara a sus integrantes a caminar por un descampado en medio de una tormenta (y a ser posible con un tubo metálico bien levantado en alto), mientras que unos pocos "locos" decimos que eso entraña el grave riesgo de que les caiga un rayo encima. Y cuando ese rayo por supuesto llega la culpa es... efectivamente, de los "locos" que lo advertimos.

Pero bueno, así estamos. Y así seguiremos. De mal en peor. Sin solución.

2 comentarios: