martes, 14 de noviembre de 2017

Chile... y Bolivia

El artículo de Carlos Alberto Montaner sobre el desarrollo económico de Chile me trajo a la memoria el país vecino de Bolivia, en el cual tuve la oportunidad de vivir por unos tres meses hace alrededor de venticinco años.

Recuerdo que todos los bolivianos con los que hablé (y cuando digo todos quiero decir precisamente eso, todos) le echaban la culpa de la inmensa pobreza en la que estaba sumido el país (y así sigue) a otros tres países: Chile (por haberles robado el mar), España (por haberles robado el oro) y Estados Unidos (por haberles robado las materias primas).

La única producción realmente importante de Bolivia era la coca, de la cual todos los bolivianos con los que hablé (y, repito, todos es todos) se declaraban fervientes defensores, argumentándome enardecidamente los beneficios de la misma, la cual no solamente se transformaba en cocaína, sino que también se podía tomar en otras muchas maneras (mascada, en mate, e incluso en chicles); nadie me supo explicar la razón por la que la coca era comprada a los cocaleros a unos precios desorbitados si era destinada únicamente a esos saludables usos.

La corrupción campaba escandalosamente (para mí, que no para ellos, que la veían completamente normal) por todos lados, desde los policías de tránsito hasta los jueces.

Los coches llegaban del extranjero, las medicinas también. La producción propia se limitaba a la comida y parte de la ropa.

En la mayoría de los hogares la carga de la familia la llevaba la mujer, mientras que el hombre se dedicaba a emborracharse, golpear a su mujer e hijas y acostarse con todas las mujeres que podía (entre las que muchas veces se contaban sus propias hijas).

Podría seguir, pero no vale la pena. Lo que vi fue un desastre de país, de sociedad. Nadie se esforzaba por hacer algo positivo de cara al futuro. Unicamente por mirar al pasado y echarle la culpa a otros de sus problemas presentes.

Hoy, venticinco años después, Bolivia sigue igual. Mientras tanto su país vecino Chile está a punto de entrar en el primer mundo. Y, claro, las razones de ambas cosas es que Chile le robó el mar a Bolivia. Así están las cosas.

4 comentarios:

  1. "En la mayoría de los hogares la carga de la familia la llevaba la mujer, mientras que el hombre se dedicaba a emborracharse, golpear a su mujer e hijas y acostarse con todas las mujeres que podía".

    Maradona encajaría como anillo al dedo en Bolivia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí... además de que anda defendiendo el comunismo desde su comodidad capitalista.

      Eliminar
  2. Sí. Cobró 2 millones de dólares del gobierno de Venezuela por retransmitir el mundial y decir payasadas que dijo (me quedo con que "el comunismo es la solución a la corrupción de la FIFA"). El año que viene no estará porque "solo" le ofrecieron 1 millón, aparte de que es "entrenador" en un equipo de Emiratos Árabes, y por supuesto no entrenan en el campo de entrenamiento, sino en su nueva mansión de 6 km cuadrados.

    https://www.youtube.com/watch?v=cW--EirG8Ys

    http://caras.perfil.com/2017-06-04-134045-espectacular-mansion-maradona/

    Y antes de la mansión vivía en un hotel de 7 (sí SIETE) estrellas.

    http://www.gacetamercantil.com/notas/14440/

    Así que normal que haya dejado de ir a Argentina, Cuba y Venezuela.

    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Yo también me apunto a ser comunista argentino! ;)

      Otro saludo.

      Eliminar