domingo, 12 de noviembre de 2017

El afortunado precedente del 155

Hasta el 28 de octubre nadie quería ni mencionar la posibilidad de aplicar el artículo 155 de la Constitución Española para intervenir una comunidad autónoma que incumpliendo la legalidad atentara contra el interés general de España. Eso se acabó. Ya existe el precedente de la aplicación del mencionado artículo.

Un precedente que, por ejemplo, Iñigo Urkullo, Lehendakari vasco, luchó con todas sus fuerzas para que no se produjese, ejerciendo de mediador hasta la extenuación entre Rajoy y Puigdemont para que llegaran a un acuerdo. La realidad es que a Urkullo le preocupa mucho más que el 155 no se aplicara que el acuerdo entre las partes.

Y es, como todos sabemos, lo difícil es hacer cualquier cosa la primera vez, pero luego uno se va acostumbrando. Eso lo saben muy bien en el PNV, que ya hablaron de que con la aplicación de este artículo se crea "un peligroso precedente". Pues sí, se crea un precedente, pero no peligroso, sino afortunado. Porque, damas y caballeros, a partir de ahora ya se sabe lo que es probable que le pase a una comunidad autónoma que incumpla la legalidad constitucional. Lo cual va a hacer que sus dirigentes se lo piensen mucho antes de empezar a caminar por vericuetos independentistas o similares. Afortunadamente.

4 comentarios:

  1. Error. Es un pésimo precedente dado que no sólo se ha aplicado un artículo de forma antijurídica, esto es, en contra de la letra del propio artículo 155 de la carta otorgada del régimen del 78.

    https://www.ivoox.com/ft-articulo-155-audios-mp3_rf_21671391_1.html

    https://www.ivoox.com/ft-articulo-155-2-parte-audios-mp3_rf_21697047_1.html

    https://www.ivoox.com/ft-articulo-155-3-parte-audios-mp3_rf_21720132_1.html

    También se ha dotado al gobierno central de un instrumento coactivo que puede hacer evolucionar la oligarquía de partidos española hacia un régimen despótico.

    Al quedar la defensa (e interpretación) de la llamada Constitución en manos de un tribunal político (que hasta está fuera del poder judicial) como es el Tribunal Constitucional (cuya composición depende del reparto de poder entre los partidos estatales integrados en el régimen), este peligroso precedente ha dotado de una herramienta al gobierno central para someter a las delegaciones regionales de este Estado de partidos que obren en contra de sus designios.

    Es notorio para todo aquel que que comprenda las nociones elementales de la ciencia política que en España no rige un sistema de gobierno catalogable como democracia representativa. No obstante, sí precisa al menos de cierto nivel de refrendo popular. Para ello, siempre ha sido útil que se minimizaran las prácticas despóticas. Hasta el momento, la corrupción ha sido suficiente para complacer a las fuerzas de la oposición, que encontraban en los múltiples niveles administrativos de este Estado (municipios, diputaciones, autonomías) una especie de premio de consolación ya que permitía a aquellos partidos estatales que quedaban temporalmente al margen del control directo del gobierno central del Estado repartirse cargos y presupuestos al margen del este último.

    Con el arma que representa el 155, un partido o coalición de partidos que se hiciera con el control de congreso (luego también del gobierno, viva la separación de poderes) y el senado podría, con la suficiente imaginación justificativa, desalojar a los gobiernos autonómicos que no fueran obedientes.

    Fuerzas políticas tan poco democráticas como el PP, el PSOE por no mencionar a ese movimiento protofascista comandado por un comunista como es "We can"(los oportunistas de Cs los juzgo tan cándidos que ni habrán concebido esta posibilidad) seguro que no dudarían en usar y abusar de este nuevo recurso. La otra vez que se pensó usar esta disposición constitucional fue en 1989 cuando Canarias se negó a aplicar ciertas reformas fiscales, ¿no sería imaginable que un gobierno presidido por Iglesias o Sánchez intervinieran autonomías del PP que osaran practicar una "competencia fiscal" que juzgasen desleal?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ninguno conocemos el futuro. Pero en el presente las autononomías se tentarán mucho la ropa antes de incumplir la ley y desafiar al Estado.. en especial el País Vasco. Afortunado precedente no... afortunadísimo :)

      Eliminar
  2. No me imagino cómo el gobierno de una región como las vascongadas, que disfruta de una soberanía fiscal sólo equiparable a la navarra, pueda intentar alguna insensatez. Sobre todo, cuando es muy probable que se acabe beneficiando colateralmente de algún trato privilegiado que el gobierno central ofrecerá a la partidocracia regional catalana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Recuerda al "Plan Ibarretxe"? Pues hoy hay nuevos planes de autodeterminación en la mesa vasca... que después del fracaso independentistas catalán (por la vía del 155) no creo yo que se arriesguen a querer imponerlos por las bravas. Ya lo dice el dicho, "no hay mal que por bien no venga" :)

      Eliminar