viernes, 10 de noviembre de 2017

Cobarde independentismo de pacotilla

Fuerte con los débiles, débil con los fuertes. Así es el independentismo catalán, cuyo mayor exponente en estos momentos es Carme Forcadell. Recuerdo con que prepotencia y con que soberbía trató a una mujer que, como poco, vale el doble que ella, Inés Arrimadas; ayer agachó las orejas ante la Fiscalía y la Judicatura, ambas de su tan odiado Estado Español. También recuerdo que en una junta de portavoces ni tan siquiera quiso dirigir la palabra a los representates del PP y de Ciudadanos; pues ayer habló hasta por los codos, con el Fiscal y con el Juez, ambos de España. Recuerdo igualmente cuando aplicaba con orgullo la nueva legalidad de la República de Cataluña, violando los derechos de los no nacionalistas; en cambio ayer mansamente aceptó la legalidad del Reino de España. ¡Qué cosas, ¿no?!

¿Y por qué ese drástico cambio? Simple. Porque entonces, como la locomotora de un tren de carga, pasaba por encima de los débiles (Inés Arrimadas, la oposición, los catalanes no nacionalistas); ayer, como chucho pateado que agacha las orejas y mete el rabo entre las patas, aceptó sumisamente la autoridad de los poderosos (el Juez y el Fiscal).

Siento asco ante todo eso. No porque sean nacionalistas, tampoco porque sean independentistas, ni tan siquiera porque sean secesionistas. Siento asco porque siempre lo he sentido hacia los que son fuertes con los débiles y débiles con los fuertes.

Y porque ahora vemos la verdad. Detrás de la despótica careta independentista lo único que en realidad había era una cosa. Cobardía.

14 comentarios:

  1. Lo que está describiendo es una relación de fuerzas, el fundamento mismo de la política.

    Dicha relación no ha cambiado en ningún momento. La población de una región española está sometida a la delegación del Estado español en dicho territorio y ésta a su vez lo está a las autoridades centrales de dicho Estado.

    No es cobardía. Es sometimiento a la autoridad jerárquicamente superior.

    Otra cosa es que el gobierno central del Estado esté dispuesto a ceder un ápice ante los sediciosos, ya estén estos en prisión, de turismo por Bélgica o cómodamente instalados en sus propiedades en Cataluña (clan Pujol y cía.)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo suyo es un elgio de la cobardia y de la bajeza.

      Eliminar
    2. ¡Jodida infantilizacion de nuestra sociedad!;¿una relación de fuerzas?.
      ¡Puaj!.

      Eliminar
    3. Manuel Ángel Marcos, ya me contará usted si defender una cosa durante bastantes años y echarse atrás cuando se ven los barrotes de la cárcel no es cobardía, entonces qué es.

      Eliminar
  2. Es obvio que su antipatía por esta persona, aspecto que en mayor o menor medida podemos perfectamente compartir, les impide apreciar la realidad.

    Si ésta y otros notorios sediciosos fueran personas realmente valerosas, que no les importara consagrar su vida a la causa independentista, hubieran obrado como correspondería a unos "héroes de la patria" liderando un comando armado que hubiera expulsado a las fuerzas del Estado español de ese territorio.

    Como es obvio, tal grado de coraje y temeridad es del todo incompatible con el carácter de estos sediciosos que se asustan tan sólo ante la perspectiva de que sus imprudentes acciones pudieran minorar su cuenta de ahorros.

    Es evidente que mientras se crean con poder y estén seguros de mantenerlo, obrarán con petulancia y ante la más mínima posibilidad de perderlo, mostrarán su natural cobardía.

    El ejemplo de esta señora es notorio dado que después de plegarse ante el juez, una vez en la seguridad de su hogar catalán, no dudó en reiterar ese "mensaje simbólico" de que el parlamento regional catalán es la "sede de la soberanía nacional".

    Lo que hizo ante el juez es someterse sola y exclusivamente por "imperativo legal" como hacen todos los cargos electos al "acatar la constitución" (esto es, la carta otorgada del régimen del 78):

    http://www.lavanguardia.com/politica/20160113/301377202716/formulas-juramento-congreso.html

    Deducir que existe un ápice de arrepentimiento o propósito de enmienda tras el "acatamiento" de Forcadell sí que sería propio de un pensamiento infantil más propio de un ingenuo monaguillo que de una persona adulta.

    No cabe extrañarnos de que ante una correlación de fuerzas desfavorable, la señora Forcadell se muestre tan cobardemente como reaccionaría en cualquier otras circunstancia adversa.

    Lo preocupante es que aceptemos como positivas estas escenificaciones cuando el curso de los acontecimientos nos lleva a pensar que tras el 21D, los que hayan decidido apoyar este corrupto y moribundo régimen con su voto, configurarán un reparto de poder que mantendrá o mejorará el que estaba en manos de los sediciosos, dejará las llaves del Palau de la Generalitat al albur de Pablo Manuel Iglesias y Ada Colau o, el más improbable de los supuestos, permitiría a los llamados "constitucionalistas" hacerse con el poder (que presuntamente ya tendrían si la intervención gubernamental en virtud del Art.155 fuera algo más que una simple pantomima) pero que, después de todo, servirá para acordar un nuevo reparto fiscal en beneficio de la región catalana y en perjuicio de la estabilidad financiera del conjunto del Reino de España.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sé que lo hizo "por imperativo legal"... pero lo hizo, que es lo importante :)

      Eliminar
  3. Eso sólo demuestra que valora más su comodidad que su coherencia política. Tampoco es probable que sea nuevamente designada como presidenta del parlamento regional catalán. En cambio, si el Supremo libera a los sediciosos presos para que participen tranquilamente en la campaña electoral, habrá que ver cómo responden los "constitucionalistas" cuando los sediciosos se digan víctimas de la represión del Estado y ante cualquier argumentación, se limiten a presentar la diferencia de trato que ellos sufrieron comparado con Forcadell. Los sediciosos nunca han sido muy amigo de las sutilezas legales y les han dado una excusa evidente para justificar su victimismo. Sigo pensando que es muy probable que salgan reforzados tras la votación del 21D.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La prisión provisional es una medida excepcional (son inocentes hasta que no se dictamine lo contrario en vista oral). Veremos que pasa en el juicio, que es lo importante.

      Sobre el 21-D... nos queda poco para verlo. Pero me temo un tripartito de izquierdas ERC-PSC-Comunes. Por lo menos nos dejarán escribir de otras cosas :)

      Eliminar
  4. Cierto pero no se puede comparar un delito que tiene que ser esclarecido tras una investigación para asignar culpas y responsabilidades por tratarse de hechos que se han pretendido conscientemente ocultar o disimular como sería un cohecho, una prevaricación, una malversación, etc. con un delito tan notorio y públicamente proclamado como la sedición. En este caso, es evidente que son culpables de tal delito y por eso siempre me he referido a ellos como sediciosos. Consentir que notorios sediciosos concurran a un proceso electoral, aunque sea en una corrupta partidocracia, es una vergüenza e incluso podría constituir un delito de colaboración necesaria para el propio delito de sedición. El felón Rajoy no sólo sería responsable de las miles de corruptelas de su partido sino también de traicionar a la Nación española permitiendo que los sediciosos sigan con su "proceso" aunque algunas digan que se arrepienten y otros amaguen con pararlo si reciben el concierto fiscal que realmente querían desde un principio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una persona es inocente mientras no sea juzgada en vista oral y condenada. De eso se trata el Estado de Derecho.

      Eliminar
  5. Por favor, eso es una presunción legal a efectos de garantizar un juicio justo pero si los hechos son públicos y todos hemos sido testigos de unos actos que todos somos conscientes de que notoriamente son constitutivos de un delito, podemos dejar esa garantía jurídica a los tribunales y hablar claramente de lo sucedido.

    ¿Acaso un asesino que perpetra un asesinato y es grabado mientras lo hace no resultará evidentemente culpable para todo aquél que lo vea si el vídeo se hace público?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hablamos de la privisión provisional, que es una medida excepcional bajo una serie de condiciones que evidentemente no se dan en los miembros de la Mesa del Parlament.

      Eliminar
  6. Teniendo en cuenta que son notoriamente culpables de los delitos que se les imputan, redundaría en beneficio de la Justicia y del orden público que se les retirara de la vida pública y evitar así que tomen parte en el nuevo reparto de poder derivado de las próximas elecciones.

    No obstante, supongo que los leguleyos ya estarán trabajando para justificar la puesta en libertad de los sediciosos presos y quizá hasta su amnistía tras alcanzarse un "acuerdo político" a propósito de la votación del 21D.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Teniendo en cuenta que son notoriamente culpables de los delitos que se les imputan."

      Eso solo lo puede dictar un juez en sentencia tras vista oral. La prisión provisional es una medida excepcional para cuando hay riesgo de fuga, riesgo de destrucción de pruebas o riesgo de volver a delinquir.

      Aunque a usted no le guste.

      Eliminar