miércoles, 12 de septiembre de 2007

La Iglesia Católica me engañó

En toda mi infancia, que la pasé dentro de la Iglesia Católica, me enseñaron que los niños que morían sin ser bautizados no iban al cielo, sino al limbo. Pues bien, ahora resulta que la Iglesia Católica reconoce que me enseñó una mentira:

La Iglesia Católica ha eliminado el limbo, el lugar donde la tradición católica colocaba a los niños que morían sin recibir el bautismo, al considerar que refleja una "visión excesivamente restrictiva de la salvación".

Claro que cuando uno sigue leyendo entiende que la decisión es más política que teológica:

El documento se titula 'La esperanza de salvación para los niños que mueren sin ser bautizados' y, según la Comisión, el limbo representaba un "problema pastoral urgente, ya que cada vez son más los niños nacidos de padres no católicos y que no son bautizados y también "otros que no nacieron al ser víctimas de abortos".

Y, claro, como la jerarquía católica queda en evidencia, porque ya no hay miedo a no bautizar a los niños, pues debe cambiar su concepción, y ahora enviar a esos niños directamente al cielo y no al limbo.

Menos mal que tenemos la Biblia como guía, y en particular el Nuevo Testamento y a Jesús, que si no apañados estábamos.

16 comentarios:

  1. Yo creo que se engañó usted mismo, que debe ser un anciano por el atraso que muestra. La doctrina sobre el limbo nunca -o sea nunca- formó parte del Credo Católico, que usted alguna vez habrá recitado. no se haga problema de lo que no lo es y actualicese un poco. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. 1º La Comisión Teológica Internacional, de 30 miembros, actúa como asesora del Vaticano y en particular de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Sus pronunciamientos no son considerados estrictamente parte de la enseñanza de la Iglesia, pero a veces son tomados en cuenta por el Vaticano.


    2º El limbo nunca fue definido como parte del dogma de la Iglesia, pero desde el siglo XIII formó parte de la tradición, cuando los teólogos afirmaron que los niños muertos sin haber sido bautizados no accedían a la visión de Dios, pero tampoco sufrían porque no tenían conciencia de lo que habían sido privados, refutando así la enseñanza de San Agustín, de que se veían irremediablemente condenados al infierno.

    3ºLa Iglesia mantiene la doctrina de que debido al pecado original es el bautismo la vía normal para la salvación. Pero el conocimiento teológico actual permite afirmar que Dios en su misericordia “quiere la salvación de todos los seres humanos”, señala la Comisión Teológica. La gracia está sobre el pecado, asegura, y la exclusión del cielo de bebés inocentes no refleja el amor de Cristo por los más pequeños.
    “Nuestra conclusión es que la gran cantidad de factores que hemos considerado nos otorgan serios fundamentos teológicos y litúrgicos para tener la esperanza de que los niños no bautizados que mueren serán salvados y disfrutarán de la visión divina”.

    ResponderEliminar
  3. Menos mal que tenemos la Biblia como guía, y en particular el Nuevo Testamento y a Jesús, que si no apañados estábamos.

    ¿Sabes que ese es, precísamente, el principal postulado de la doctrina protestante? Interesante, ¿no?

    ResponderEliminar
  4. quizá este post hubiese estado interesante hace unos meses, cuando surgió esta noticia, no ahora.

    ResponderEliminar
  5. Menudo descubrimiento. ¿Ustedes creen que alguna Iglesia, del tipo que sea, puede sobrevivir sin engañar?

    Y espero que eso de utilizar a la Biblia como "guia" no lo diga muy en serio, o pensaré que es usted el que pretende engañar. Por ejemplo, ¿piensa el autor de la bitácora seguir el ejemplo de Deuteronomio (13 :7-11) y apedrear a los católicos apóstatas hasta la muerte?

    ResponderEliminar
  6. Te vas a condenar:

    ¿HA SIDO FORMALMENTE CONDENADO POR LA IGLESIA?

    Sí; el Liberalismo en todos sus grados y aspectos ha sido formalmente condenado. Así que, además de las razones de malicia intrínseca que le hacen malo y criminal, tiene para todo fiel católico la suprema y definitiva declaración de la Iglesia, que como a tal le ha juzgado y anatematizado. No podía permitirse que error de tal trascendencia dejase de ser incluido en el catálogo de los oficialmente te reprobados, y lo ha sido en distintas ocasiones.

    Ya al aparecer en Francia, en su primera Revolución, la famosa Declaración de los derechos del hombre, en que estaban contenidos en germen todos los desatinos del moderno liberalismo fue condenada esta Declaración por Pío VI.

    Más tarde, ampliada esta doctrina funesta, y aceptada por casi todos los Gobiernos de Europa, aun por los propios soberanos, que es una de las más horribles ceguedades que ofrece la historia de las monarquías, tomó en España el nombre con que en todas partes se le conoce hoy de Liberalismo.

    Diéronsele las terribles contiendas entre realistas y constitucionales, que mutuamente se designaron desde luego con los apodos de serviles y liberales. De España se extendió a toda Europa esta denominación. Pues bien; en lo más recio de la lucha con ocasión de los primeros errores de Lamennais, publicó Gregorio XVI su Encíclica Mirari vos, condenación explícita del Liberalismo, cual en aquella ocasión se entendía y predicaba y practicaba por los Gobiernos constitucionales.

    Mas, avanzando los tiempos y creciendo con ellos la avasalladora corriente de estas ideas funestas, y hasta tomando bajo el influjo de extraviados talentos la máscara de Catolicismo. Deparó Dios a su Iglesia el Pontífice Pío IX, el cual con toda razón pasará a la historia con el dictado de azote del Liberalismo. El error Liberal en todas sus fases y matices ha sido desenmascarado por este Papa. Para que más autoridad tuviesen sus palabras en este asunto, dispuso la Providencia que saliese la repetida condenación del Liberalismo de labios de un Pontífice, al cual desde el principio se empeñaron en presentar como suyo los liberales. Después de él no le queda ya a este error subterfugio alguno a que acogerse. Los repetidos Breves y Alocuciones de Pío IX le han mostrado al pueblo cristiano tal cual es, y el Syllabus acabó de poner a su condenación el último sello. Veamos el contenido principal de algunos de estos documentos pontificios. Sólo unos pocos citaremos entre muchísimos que se podrían citar.

    En 18 de Junio de 1871 al contestar Pío IX a una Comisión de católicos franceses, les habló así: el ateísmo en las leyes, la indiferencia en materia de Religión y esas máximas perniciosas llamadas católico-liberales, éstas, sí, éstas son verdaderamente la causa de la ruina de los Estados, éstas lo han sido de la perdición de la Francia. Creedme el daño que os anuncio es más terrible que la Revolución, y más aún que la Commune. Siempre he condenado el Liberalismo católico, y volveré cuarenta veces a condenarlo, si es menester".

    En el Breve de 6 de Marzo de 1873 al Presidente y socios del Circulo de San Ambrosio de Milán, se expresa de esta suerte: "No faltan algunos que intentan poner alianza entre la luz y las tinieblas, y mancomunidad entre la justicia y la iniquidad a favor de las doctrinas llamadas católico-liberales, que basadas en perniciosísimos principios, muéstranse halagüeñas para con las invasiones de la potestad secular en los negocios espirituales, e inclinan los mismos a estimar, o tolerar al menos, leyes inicuas, como si no estuviese escrito que nadie puede servir a dos señores. Los que tal hacen, de todo punto son más peligrosos y funestos que los enemigos declarados, no sólo en razón a que, sin que se les note y quizá también sin advertirlo ellos mismos, secundan las tentativas de los malos, sino también porque, encerrándose dentro de ciertos limites, se muestran con apariencias de probidad y sana doctrina para alucinar a los imprudentes amadores de conciliación, y seducir a las gentes honradas que habrían combatido el error manifiesto".

    En el Breve de 8 de Mayo de igual año a la Confederación de los Círculos católicos de Bélgica, dice: "Lo que sobre todo alabamos en esa vuestra religiosísima empresa, es la absoluta aversión que, según noticias, profesáis a los principios católico-liberales y vuestro denodado intento de desarraigarlos de los mismos. Verdaderamente, al emplearos en combatir ese insidioso error, tanto más peligroso que una enemistad declarada, cuanto más se encubre bajo el especioso velo del celo y caridad, y en procurar con ahínco apartar de él a las gentes sencillas extirparéis una funesta raíz de discordias, y contribuiréis eficazmente a unir y fortalecer los ánimos. Seguramente vosotros, que con tan plena sumisión acatáis todos los documentos de esta Sede Apostólica, cuyas reiteradas reprobaciones de los principios liberales os son conocidas, no habéis menester estas advertencias " .

    En el Breve a La Croix, periódico de Bruselas, en 21 de Mayo de 1874, dice lo siguiente: "No podemos menos de elogiar el intento expresado en vuestra carta, y la cual hemos sabido que satisface plenamente vuestro periódico, de publicar, divulgar, comentar e inculcar en los ánimos todo cuanto esta Santa Sede tiene enseñado contra las perversas o cuando menos falsas doctrinas profesadas en tantas partes, y señaladamente contra el Liberalismo católico, empeñado en conciliar la luz con las tinieblas y la verdad con el error.

    En 9 de Junio de 1873 escribía al Presidente y Consejo de la Asociación Católica de Orleáns, y sin nombrarlo retrataba el Liberalismo pietista y moderado en los siguientes términos: "Aunque vuestra lucha haya de trabarse en rigor contra la impiedad, quizá por este lado no nos amenaza riesgo tan grande como por el de ese grupo de amigos imbuidos en aquella doctrina ambigua, que mientras rehuye las ultimas consecuencias de los errores, retiene obstinadamente sus gérmenes, y no queriendo ni abrazarse con la verdad íntegra, ni atreviéndose a desecharla por entero, afánase en interpretar las tradiciones y doctrinas de la Iglesia, ajustándolas al molde de sus privadas opiniones"

    Mas para no hacernos interminables y cansados nos contentaremos en aducir las frases de otro Breve, el más expresivo de todos, y que por tal no lo podemos en conciencia omitir Es el dirigido al obispo de Quimper, en 28 de Julio de 1873. En él se dice lo siguiente, refiriéndose el Papa a la Asamblea general de las Asociaciones católicas, que se acababa de celebrar en aquella diócesis: "Seguramente no se apartarán tales Asociaciones de la obediencia debida a la Iglesia ni por los esortos ni por los actos de los que con injurias e invectivas la persiguen; pero pudieran ponerla en la resbaladiza senda del error esas opiniones llamadas liberales, acepta a muchos católicos, por otra parte hombres de bien y piadosos, los cuales por la influencia misma que les da su religión y piedad, pueden muy fácilmente captarse los ánimos e inducirlos a profesar máximas muy perniciosas. Inculcad, por lo tanto, venerable Hermano, a los miembros de esa católica Asamblea, que Nos al increpar tantas veces, como lo hemos hecho, a los secuaces de esas opiniones liberales, no nos hemos referido a los declarados enemigos de la Iglesia, pues a éstos habría sido ocioso denunciarlos, sino a esos otros antes aludidos, que reteniendo el virus oculto de los principios liberales que han mamado con la leche, cual si no estuviese impregnado de palpable malignidad, y fuese tan inofensivo como ellos piensan para la Religión, lo inoculan iFácilmente en los ánimos, propaganda así la semilla de esas turbulencias que tanto tiempo ha traen revuelto al mundo. Procuren, pues, evitar estas emboscadas, y esfuércense en asestar sus tiros contra este insidioso enemigo, y ciertamente merecerán bien de la Religión y de la patria".

    Ya lo ven nuestros amigos y también nuestros adversarios: todo lo dice el Papa en esos Breves, particularmente en el último, que de un modo especial deben desmenuzar y estudiar..

    ResponderEliminar
  7. ¿Todavía creéis en los Reyes Magos? ¡Jajaja!

    ResponderEliminar
  8. Hay algo demostrado en la historia. La unión de liberales y católicos, con sus diferencias, ha sido de lo más provechoso que se ha visto en cuanto a alianzas se refiere. Y este es el caso del MAZP.

    Lo peor en una crítica, es el anacronismo. aplicar a nuestros días el deuteronomio lo es.

    Y tanto usar la palabra talibán sin saber lo que significa va a llevar a dicha palabra a lo mismo que al término fascista, s eusa para todo y ya no significa nada.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. claro claro... la verdad que tenía su miga que los pobres niños abortados fueran al limbo.
    Yo soy católica sin problemas, y liberal, a mi manera claro, tengo que pensar en ello.

    ResponderEliminar
  10. Ser católico entraña una complejidad superior a la esperada... Todas las cosas que hay que saber.

    Desde fuera resulta un debate inane.

    Pero esta perla me encanta:

    "esos otros antes aludidos, que reteniendo el virus oculto de los principios liberales que han mamado con la leche, cual si no estuviese impregnado de palpable malignidad, y fuese tan inofensivo como ellos piensan para la Religión, lo inoculan fácilmente en los ánimos, propaganda así la semilla de esas turbulencias que tanto tiempo ha traen revuelto al mundo"


    Pues todos a ser turbulentos, ea.

    ResponderEliminar
  11. Muy buen blog, te felicito. No deberías leer esto... Es retorcidamente maquiavélico. Entra y verás, ya me dirás como te funciona:
    http://www.personal.able.es/cm.perez/Extracto_de_EL_ARTE_DE_LA_VENTAJA.pdf

    ResponderEliminar
  12. "Angelitos al cielo" decían antes.

    Yo veo a mi hijo y veo a un animalillo. Es triste y enternecedor, por eso de que la compasión va ligada al afecto.

    Si hay Dios, es claro que su creación es mucho más compleja de lo que nuestro entendimiento puede abarcar.

    Mi hijo merecería una oportunidad, igual que la merecieron muchos de quienes llegaron al mundo antes de Cristo.

    ResponderEliminar
  13. Sólo hay que mirar en perspectiva la historia de la Iglesia para ver que, como institución humana que es, es falible, perfectible y que va evolucionando según evolucionan los hombres. Los siglos pasan, incluso la doctrina va cambiando, pero hay una verdad profunda que siempre permanece.

    Hay gente que necesita que les den mascado todo aquello que deben creer. Otros, en cambio, desde nuestra fé (y me va a perdonar la Academia la licencia ortográfica) preferimos no olvidarnos en ningún momento de que Dios nos dio la razón y el libre albedrío. Y nos atrevemos a ejercerlos.

    Si –como yo- crees firmemente que un día habrá una Justicia de la que nadie se podrá librar si no es por sus obras en el mundo (el que esté bautizado o no, qué quieres que te diga, yo me atrevo a dudar que a Dios le importe demasiado), limítate a seguir el código de conducta que tú sabes con el prójimo, o sea con los que están próximos, con los que tienes al lado. Y hazte todas las preguntas que quieras, pero házselas a tu conciencia, a tu razón, al Dios con el que hablas y al que sientes, y deja un poco en segundo plano la hojarasca vaticana. Ninguno lo sabemos todo. Ni siquiera la curia.

    Y, a los otros, por favor, tengan en cuenta que, con todos sus fallos, la Iglesia es la única institución que lleva en pie dos mil años. Por algo será ¿no creen? El cristianismo es la única religión en cuyo seno se ha sido capaz de aceptar y de entender que sus libros sagrados no dejan de ser obras humanas, literarias, escritas en los géneros de los hombres de aquel momento, y, por tanto, sujetos a exégesis. Y, sobre todo, observen como sólo en el occidente judeo-cristiano han sido posibles no ya la independencia de la fé, la razón y las leyes, sino incluso la libertad de conciencia, el libre pensamiento, la posibilidad de que unos creamos y otros no sin tener por ello que liarnos a palos; y que sólo el occidente judeo-cristiano ha sido capaz de parir la civilización, el capitalismo, el liberalismo y la libertad. Demasiadas casualidades ¿no les parece?

    ResponderEliminar
  14. Debemos tener muy encuenta que DIOS, nos juzgará ni mas ni menos por el AMOR, Y sobre todo por los HECHOS (obras son amores y no vanas razones.)

    ResponderEliminar
  15. Y así como el limbo hay muchas doctrinas en las que nunca se podrán de acuerdo; son como las eternas deliberaciones en los congresos.

    Ahora ya Don Benito XVI volvio a abrir las puertas del Infierno, otra doctrina que tal vez nunca llegue a ser doctrina.

    ResponderEliminar
  16. yO ESTOY TOTALNENTE SEGURO QUE LA MAYORIA DE COSTUMBRES QUE LA IGLEIA CATOLICA VIENE PRACTICANDO Y ENSEÑANDO CADA DÍA MÁS Y MÁS SE VAN AL INFIERNO Y SI TU AL LEER ESTE COMENTARIO TIENES LA OPORTUNIDAD DE SALIR DEL CATOLICISMO HAZLO AHORA O DE LO CONTRARIO TE VAS A QUEMAR EN EL INFIERNO, YA QUE DIOS A TRAVES DE JUAN EN LA VISIÓN DEL APOCALIPSIS LE DIJO SAL DE EN MEDIO DE ELLOS AHORA POR QUE ESTA SE HA CORRUMPIDO Y PROSTITUIDO SE HA ENLAZADO CON LA POLITICA Y SIEMPRE ESTA FORMANDO PARTE DE LOS GOBIERNOS IMPIOS DE ESTE MUNDO, PERO COMO SATANAS A VENDADO LAS MENTES HAY MUCHOS QUE QUEDARAN SIN SALVACIÓN: oro por ustedes que algúndía habarán sus ojos y escuchen la verdad del evengelio y puedan ser salvos de la ira de Dios que es parte de su Justicia; recuerada amigo somos mortales en eso pensad y no en los deseos de la carne que son pleitos, envidias, enemistades, fornicación , adulterio, etc. Y cada se fornica y adultera cambiando lA VERADDERA ADORACIÓN A DIOS POR TANTO MUERTO QUE LOS CATOLICOS RESUCITAN HOY RESUCITARON A JUN PABLO II DE SEGURO DESDE EL INFIERNO EL ESTA SUPLUICANDO QUE NO LO HAGAN, YA QUE LA BIBLIA NOS DICE NO INVOQUEIS A LOS MUERTOS PORUE TREARAS MALDICIÓN A TU TIERRA Y NACIÓN. Y ESO LO QUE HACE HOY TANTA IDOLATRIA Y MUCHO MÁS EN AMERIAC LATINA Y ESPAÑA LA IDOLATRIA ES MALDICIÓN PARA LOS PUEBLOS; PERO QUE VAN A QUERER DEJARLO LOS CATOLICOS SI ES UNA GRAN EMPRESA.

    ResponderEliminar