viernes, 14 de septiembre de 2007

Me equivoqué y pintan bastos

Hace un tiempo escribí un texto titulado El PNV amaga, pero no golpea, en función del artículo de Josu Jon Imaz donde defendía cosas tan elementales como que hay que atacar policialmente a ETA y que Ibarretxe tenía que olvidarse de su referéndum soberanista por largo tiempo.

Pensaba yo que esas eran las tesis oficiales del PNV y que dicho partido tenía miedo a tensar demasiado la cuerda, no fuera a ser que se rompiese. Pues bien, me equivoqué. De todos es conocida la batalla interna en el PNV que ha dado con los huesos del moderado (o menos radical, mejor dicho) Imaz en la calle de la política, dejando el campo libre a los más radicales del PNV, con Ibarretxe a la cabeza, que amenaza con convocar su famoso referéndum de autodeterminación.

Por supuesto, no sé por donde van a ir las cosas de ahora en adelante en dicho partido. Después de lo de de Imaz no me atrevo a predecir nada. Peso sea lo que sea no parece que vaya a ir por la senda de lo razonable. No sé si al final esta gente se atreverá a tirarse al monte del referéndum soberanista o no. Si seguirán amagando o finalmente se decidirán a golpear. Si el PNV se dividirá en un sector más autonomista y otro más radical (ojalá que sí).

Pero desde luego lo que sí me parece es que si esa división no llega a producirse y el PNV se mantiene unido en torno a las tesis soberanistas de Ibarretxe la cosa se pone fea, y más si al final se deciden a llevar a la práctica el tan traído y llevado referéndum. Vamos, que pintan bastos.

1 comentario:

  1. Todo esto que está pasando es posible gracias al patrocinio de Rodríguez el Traidor y del aborregamiento generalizado del personal que pasta estas tierras.

    ResponderEliminar