Red Liberal Círculo Liberal Agregador Liberal-Conservador La Coalición de Blogs Anti-Islamistas

lunes, 24 de septiembre de 2007

Si esto es el liberalismo, yo no soy liberal

Terminar de leer la repugnante historia de la que supe por un blog me costó trabajo, pero al final lo conseguí. Me cuesta mucho trabajo creer que hay personas que defienden la legalidad de esa salvajada. Pero es así. Y lo que más me cuesta es pensar que esas personas sean liberales (y además, al parecer, de los "pata negra", los de verdad). No sé sin son liberales o no, o al menos no sé si el liberalismo español va por esa línea tan repugnante o va por otra línea que defiende la dignidad del ser humano.

Lo que sí sé es que yo no soy como ellos. Lo que sí sé es que cada día que pasa y leo cosas como la mencionada me doy cuenta de que no comparto nada (absolutamente nada) con esas personas. No sé si una mayoría de los liberales españoles piensan como yo o no.

De lo que sí estoy seguro es que si estas personas permanecen mucho más tiempo dentro del liberalismo español, lo acabarán convirtiendo en una auténtica basura que será rechazada por su corrupto olor por toda la sociedad en general, y muy en particular por sus aliados sociopolíticos en particular, la derecha. Si eso no sucede ya es porque el liberalismo español es una corriente muy minoritaria; pero en el momento que crezca un poco, defensas como la que se menciona aquí serán aireadas a todos los vientos por sus adversarios, y el conocimiento público de ello hará que sea condenado a la marginalidad.

Como digo, me cuesta mucho creer que la defensa de actos tan aberrantes como el troceamiento voluntario de otro ser humano y su muerte voluntaria sean del sello liberal. Por ahora quiero creer que no. Quiero creer que son solamente unas personas que, llevadas por una ideología extremista, defienden actos totalmente condenables. Porque si yo llegara a la conclusión de que ellos son liberales, en ese mismo momento yo dejaría de llamarme liberal.

40 comentarios:

  1. El problema José, no es si esa acción es rechazable o no (creo que pocas personas la verán como aceptable).

    El problema es si debe ser prohibida o no y por qué.

    La acción por mi parte es completamente repugnante pero no creo que me corresponda a mí juzgar y castigar a los participantes. ¿A quién se ha dañado? ¿Los derechos de quién se han violado? ¿A quién defiendo metiendo en la cárcel a ese individuo?

    A lo mjeor tiene sentido meterle en un psiquiátrico. Pero castigarle, con creo que le corresponda a la justicia.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Errata:

    Pero castigarle, con creo que le corresponda a la justicia.

    La frase debe decir: no creo que le corresponda a la justicia

    ResponderEliminar
  3. Matar a una persona es siempre un acto malvado, a menos que sea en defensa propia. Yo pienso que matar a una persona aun con su voluntad es un delito, a menos que ésta sea incapaz de quitarse la vida por sus propios medios. Mi razonamiento (superficial, reconozco) es que si los derechos son datos previos a la acción voluntaria del hombre, pertenecientes a su existencia, no se pierden por la acción voluntaria -son independientes. Uno puede renunciar a su propiedad, pero no a su derecho a la propiedad, y podrá adquirir más cosas; uno puede renunciar a la libertad, "esclavizándose", pero no a su derecho a la libertad (por ejemplo, un empleador que paga a los empleados todo el ingreso que obtiene se está esclavizando, pero podrá recuperar la libertad bajándoles el sueldo o, de lo contrario, cerrando). En esos casos, el mal que uno se causa lo puede revocar uno mismo. Pero si renuncia a la vida, el mal es irrevocable. Supongo que este argumento, no obstante, es fácilmente refutable.

    Sin embargo, el canibalismo sin homicidio o coerción de por medio no tiene, a mi juicio, ningún problema ético, al igual que la necrofilia, siempre contando con el permiso expreso firmado del difunto (siendo correcto su estado mental) antes de morir. Quien decide qué hacer con un cuerpo muerto es la propia persona que muere: puede elegir si le incineran, si le entierran, si le trocean, si le sirven de aperitivo o si... Como algo anecdótico, diré que a mí, personalmente, me hace ilusión tener sexo después de muerto y pienso dejar firmada la autorización para tal acto antes de irme a la tumba.

    Pero si, a pesar de todo, usted quiere justificar que debe ser ilegal, tenga en cuenta que los fundamentos del Derecho han de ser racionales; no puede decir que lo prohíban simplemente porque le repugne.

    Un saludo. Y yo creo que la diversidad de opiniones entre los liberales no está mal... así no nos acusarán de ser previsibles.

    ResponderEliminar
  4. Lo que pasa es que eres un gilipollas de mierda.

    ¿Va por mí? Bueno, al menos me gustaría una respuesta a las preguntas. Y una explicación al epíteto... al menos así podré saber qué es en lo que fallo.

    El argumento no me ha parecido del todo fino...

    Para mí lo repugnante no tiene por qué ser ilegal. Repugnante es gastarse 12000 euros en unos zapatos. Repugnante es no limpiar tu casa. Repugnante es vivir borracho. Repugnante es dejarte el dinero en las tragaperras. Repugnante es fumar. Repugnante es no luchar por tus valores. Repugnante es cortarse una mano para hacer un vídeo por internet...

    Pero no me pidas que ilegalice nada de eso por ser repugnante.

    Hay razones para prohibir el canibalismo... pero ninguna es porque sea repugnante.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. ¿Pero no decía alguien que los ancaps no perjudicaban al liberalismo? ¡Claro que lo hacen!

    ResponderEliminar
  6. Esto es muy sencillo.
    Hay gente que le gusta que le metan un tarugo de goma por el culo,que le den con un latigo,que le meen por encima etc y estan dispuestos a pagar por ello.Creo que lo llaman sado,lluvia dorado etc
    Otros quieren que los maten si caen enfermos irrecuperables o tienen un accidente muy grave.Lo llaman testamento vital.
    Unos acuerdan dejar su cuerpo a la ciencia para que los embalsamen o para que practiquen en la facultad de medicina.
    Asi que si alguien adulto ofrece a otro adulto,pagarle el entierro o incinerarle a cambio de que le deje cuarto y mitad de pechuga o de muslo.¿Que tiene eso de execrable y condenable?¿Por que hay que prohibirlo?

    ResponderEliminar
  7. Claro hombre, ¿qué tiene de malo? Mira que ponerse así por un poco de canibalismo voluntario que no hace daño a nadie...¡Como son estos estatistas!

    ResponderEliminar
  8. Me parece que aquí se confunden el ámbito privado y el ámbito público(y ética/moral, pero bueno). Hay que saber a que ámbito pertenece el cuerpo, ¿al ámbito público o al privado?.

    Si se admite que pertenece al ámbito público, entonces si seguimos el argumento que una instancia superior puede dictar sobre él, ¿se puede argumentar algo en contra de que el Estado pueda usarnos como carnaza para otros seres humanos?. Va a ser que no.

    Exactamente ocurre si admitimos que el cuerpo pertenece a un ámbito exclusivamente privado: entonces tenemos que admitir forzosamente que si alguien da su cuerpo para que otro se lo zampe tiene derecho a ello, ya que es un ámbito privado.

    Ahora bien, ¿que es lo que impide en el ámbito privado como el público que eso no ocurra en los paises diriamos, civilizados?.

    Pues la ética, la moral, y una forma de apreciar al ser humano que es aceptada mayoritariamente por todos, incluido yo.

    ResponderEliminar
  9. Enhorabuena por el post, señor Palacios. Usted y el señor Lamas son de lo poco que queda de bueno en una Red Liberal cada vez más decepcionante. Suscribo de principio a fin todo lo que ha escrito.

    Por si sirve de algo, estoy convencido de que finalmente tanto sus comentarios como los del señor Lamas tendrán alguna utilidad. Cuanto más se saquen a relucir las ideas ancap, menos incautos se dejarán engañar por sus sofismas.

    La prostitución infantil, la antropofagia, los combates a muerte, el derecho consuetudinario somalí...nunca se hará demasiado hincapié en las cosillas que defiende esta gente.

    No se me puede olvidar lo penúltimo de la señorita Blanco: ahora defiende la legitimidad de los 300 individuos que han quemado fotos de los reyes. No me considero monárquico, pero ¿defenderá igualmente la señorita Blanco a 300 individuos que se dediquen a quemar fotos de ella (a ser posible, bien cerca de su casa)?

    Prefiero no preguntar lo que opinarán los ancap de Michele Angiolillo...igual dicen que se limitó a acabar con un jerarca del estado represor.

    ResponderEliminar
  10. Sí, señor anónimo, defiendo que usted con 300 anónimos, con las caras tapadas o mirándome a los ojos, quemen mi foto en medio de la Puerta del Sol, cerca de mi casa o donde les plaza... como si queman un album mío y de mi familia. Mientras no me agredan y quemen imágenes, me importará un bledo. Otra cosa es que usted, con o sin 300 anónimos más, encapuchados o mirándome a los ojos me amenazan, y la amenaza es creíble, entonces ejerceré el derecho de todo ser humano de defender su cuerpo y su vida.

    Iván Moreno ha dado en la clave del asunto.

    ResponderEliminar
  11. "Otra cosa es que usted, con o sin 300 anónimos más, encapuchados o mirándome a los ojos me amenazan, y la amenaza es creíble (...)"

    ¿Ya estamos empleando la difamación, señorita Blanco?¿Se ha sentido amenazada por mí?Si es así, le pido disculpas. Pero si no ¿por qué personaliza?¿Para denigrar al adversario?

    Me permito añadir que los 300 independentistas catalanes sí profirieron amenzas contra los reyes. También Albert Rivera ha sido amenazado en un suceso relacionado. ¿Le parecen creíbles esas amenazas? Supongo que no, ya que legitima a los que las profieren.

    Amenazas "creíbles" deben de ser las dirigidas a usted, por lo que veo. Menuda coherencia y honestidad intelectual.

    ResponderEliminar
  12. No, no me he sentido amenazada sr. Anónimo. Solo explicaba que hay diferentes formas de hacer las cosas y, si bien me da igual lo de la foto, no TODO me da igual. Y le he nombrado porque usted se ha interpelado acerca de mi actitud en el caso de que alguien quemara mi foto. Es más simple que eso.
    No es un problema de honestidad intelectual. Es más bien de recepción/emisión del mensaje.
    Lo de Albert Rivera me parece distinto, no me parece creible que esa gente ataque a los reyes, en serio, este pais es juancarlista, la gente quiere a los reyes, le pese a quien le pese, y en Cataluña también... Pero si me creo que los mismos cobardes que le han amenazado a Rivera le peguen un tiro... ya lo hicieron otros con Federico Jiménez Losantos...

    ResponderEliminar
  13. Suscribo las opiniones de Iván Moreno.

    La mejor forma de defender esa abstracción que tú llamas "dignidad humana" es permitir a las personas ejercitar libremente sus derechos de propiedad siempre y cuando no dañen a terceros. Que deciden cometer actos repulsivos de forma voluntaria entre las partes, que se arreglen.

    El del canibalismo voluntario es un ejemplo extremo, y por más que apeles a la organización criminal de la que eres vocero seguirá habiendo un 0,001 % de pirados que van a hacer cosas parecidas. Insisto en que no hago apología de esos actos, solo que no considero que sean punibles dado que no hay victima.

    El problema no es que los ancaps digan que estas cosas son repulsivas pero que mientras sean estrictamente voluntarias no debe de usarse la fuerza sobre sus practicantes. El problema es que muchos estatistas usaron esta historia para decir que Internet es el demonio y pedir a la agencia criminal "de protección" que intervenga en Internet, de ahí a empezar a cerrar blogs "liberales", como este, solo hay un paso.

    A mi, además de este tipejo caníbal, me parece aberrante que uses esto para difamar a los ancaps insinuando que defienden las practicas caníbales, solo porque no consideren punibles las voluntarias. La diferencia entre tú y yo es que yo no voy a andar pidiendo que te metan en la cárcel por hacer algo que me desagrada profundamente aun cuando no haya victimas.

    “si yo llegara a la conclusión de que ellos son liberales, en ese mismo momento yo dejaría de llamarme liberal.”
    Si no eres capaz de aceptar que cada uno es dueño de su cuerpo y de su propiedad y que tiene todo el derecho a administrarlos o defenestrarlos cuanto quiera, siempre y cuando no agreda a idénticos derechos de los demás, aun cuando sus acciones nos puedan parecer repulsivas y condenables moralmente; tienes razón deja de engañar a tus lectores.

    ResponderEliminar
  14. El que dice que le gustaría practicar el sexo despues de muerto que tenga cuidado que estos neocons te meten en la carcel por menos de nada.

    ResponderEliminar
  15. Hola de nuevo,
    El anonimo de las 8:12 tiene bastante mala fe al introducir el asunto de la prostitucion infantil que no tiene nada que ver ya que no se trata de adultos responsables que pueden prestar libremente su consentimiento.
    En cuanto a si el ambito publico o privado del cuerpo humano ,solo pondre algunos ejemplos.
    Ejemplo1:el cordon umbilical.En España se considera que es publico y que los padres tienen que donarlo para que lo pueda usar cualquiera.
    Ejemplo2:las madres de alquiler.En españa la que pare es la madre aunque el ovulo y el esperma sea de otra.No se admite el contrato de alquiler de utero.
    Ejemplo3:llevadas las cosas al limite y si el cuerpo es publico y pertenece al estado, aquello que las feminazis abortatistas proclamaban de "nosotras parimos ,nosostras decidimos" cae por su propio peso y haria falta un permiso del estado para abortar.Supongo que con matices es lo que ocurre.
    Yo desde luego creo que entre adultos responsables el cuerpo es privado.Lo unico que puedo opinar es que es un desperdicio comerse un riñon pudiendo salvar una vida.
    Pero tambien podria opinar que son absurdas las peluquerias caninas y otro puede opinar que es absurdo cuidar aun niño con sindrome de down.

    ResponderEliminar
  16. <"No se me puede olvidar lo penúltimo de la señorita Blanco: ahora defiende la legitimidad de los 300 individuos que han quemado fotos de los reyes. No me considero monárquico, pero ¿defenderá igualmente la señorita Blanco a 300 individuos que se dediquen a quemar fotos de ella (a ser posible, bien cerca de su casa)?">

    ¡¿¿¿Pero a quién en su sano juicio se le ocurriría sacar una foto a María Blanco???!

    ¿Y para qué?

    ¿Para hacer vudú?

    ResponderEliminar
  17. Todo este debate es absurdo. Como resulta evidente con tan solo salir a la calle, los seres humanos no somos todos igual de libres, así que la "ética de la libertad" no tiene fundamento racional. En sí misma, la expresión "ética de la libertad" es una tautología. Es como hablar de una ciencia de los experimentos o una teología de Dios. El predicado no aporta nada al sujeto, ya que todas las éticas tratan de la libertad: precisamente de cómo limitarla justamente. El concepto a investigar es, pues, el de justicia, y la pregunta a contestar será qué limitaciones a nuestros comportamientos son justas.

    ¿Por qué no se debe permitir el canibalismo o la compra-venta de órganos? Porque esa práctica convierte al cuerpo humano en una mercancía, en un medio, y esta idea es contraria a todo el desarrollo ético occidental que ha concluído que lo más inteligente para posibilitar la convivencia pacífica entre las personas es garantizar que los individuos humanos sean todos un fin en sí mismos, no una cosa o una propiedad. No existe ni una sóla sociedades primitiva donde el canibalismo fuese admitido donde no imperase el terror y la barbarie. Es lógico, porque el canibalismo fomenta una serie de sentimientos y deseos contra la integridad de los prójimos que acaban envileciendo a toda la sociedad, y por ello es censurado por los sistemas normativos, morales y legales una vez que la necesidad de proteínas queda satisfecha con el aporte de otras especies animales.

    ResponderEliminar
  18. Por supuesto que el cuerpo es privado y que, si dos adultos consienten, nadie tiene derecho a impedir que uno se haga un bocata con el otro. Ahora, hagan el favor de no mezclar eso con el aborto, porque en el aborto hay un tercero (el inocente de losa inocentes) a quien nadie le ha preguntado si quiere que lo asesinen. Y me temo que a este ninguna agencia ni estatal ni no estatal lo defenderá nunca. Por eso lo defiendo yo.

    ResponderEliminar
  19. Algo que no se ha tenido en cuenta es que no todo el mundo puede tomar decisiones responsables sobre su propio cuerpo. Si bien lo habitual es considerar que por defecto un adulto sin antecedentes psiquiátricos conocidos es responsable, me parece más que probable que en el caso de una persona que admite que la maten y se la coman lo adecuado fuese asumir por defecto que está loco, no es responsable y por tanto no puede tomar esa decisión; luego habría que demostrar lo contrario.

    ¿Que por qué? No es porque a mí me dé la gana, es porque tiene una conducta extremadamente infrecuente y que pone en peligro mortal su vida. Razón suficiente para no presumir su cordura. Por otra parte, sí sería reprobable y punible que alguien se aprovechase de un enfermo mental de esta forma.

    Aviso: si me vais a pontificar con que mi concepto de enfermedad es fascista y que todo en esta vida es relativo, etc... os lo podéis ahorrar. Las enfermedades existen y se pueden diagnosticar.

    Dicho esto, me parecen un poco histriónicos los insultos y ataques que os lanzáis por una escaramuza de salón.

    ResponderEliminar
  20. En un mundo Libertario la legislación concretaria si es un enfermo o no quien obra así. En la actualidad esa decisión esta concentrada en manos del estado que podra decidir que es enfermedad y que no.

    Lo que esta claro es que no es un crimen.

    ResponderEliminar
  21. y de todas formas se requerira una previa declaración de incapacidad creo yo. A nadie le pueden negar sus derechos de propiedad, por ejemplo para resarcir a una victima, sin que medie una sentencia firme.

    ResponderEliminar
  22. En verdad es una escaramuza de salón. Un jueguito intelectual, un ejercicio de lógica. Se trata de ver los límites del individualismo, la autopropiedad, el derecho natural, el principio de no agresión, etc.

    En la realidad, por supuesto, no habrá jamás anarcocapitalismo en estado puro. La gente seguirá teniendo creencias religiosas y morales independientes, y en base a eso juzgará al canibalismo.

    Propongo otro jueguito: tomar la eucaristía ¿es canibalismo o no? ¿se violan los derechos de propiedad de Jesucristo, aun cuando él aceptó ser comido? ¿un ancap -puro- puede hacerlo?

    pd: Opino que es mejor comernos a los locos que meterlos a un manicomio a costa del contribuyente.

    pd': Las preguntas de Iván van muy bien dirigidas. Por eso nadie las contesta.

    ResponderEliminar
  23. Creo que el mejor argumento contra el canibalismo lo ha dado Jose David cuando dice:

    Porque esa práctica convierte al cuerpo humano en una mercancía, en un medio, y esta idea es contraria a todo el desarrollo ético occidental que ha concluído que lo más inteligente para posibilitar la convivencia pacífica entre las personas es garantizar que los individuos humanos sean todos un fin en sí mismos, no una cosa o una propiedad.

    Hay una pequeña falacia, eso sí. Lo que es merecedor de ser tratado como un fin es el ser humano, no el cuerpo humano. El cuerpo, como mero cuerpo, no se ve a sí mismo como un fin (especialmente el cuerpo inerte), por lo que carece de sentido tratarle como tal. Pero aún hay más: el ser humano puede incluso ver su finalidad en alimentar a un tercero. En ese caso, respetar al individuo como un fin, es respetar su decisión y no impedírselo.

    Creo a su vez interesante la siguiente afirmación:

    No existe ni una sóla sociedades primitiva donde el canibalismo fuese admitido donde no imperase el terror y la barbarie. Es lógico, porque el canibalismo fomenta una serie de sentimientos y deseos contra la integridad de los prójimos que acaban envileciendo a toda la sociedad

    Aquí mezclas dos aspectos: el primero es que el canibalismo esté permitido y el segundo que sea una costumbre en la sociedad. Es muy importante el segundo... Creo que tiene gran sentido el hecho de que el considerar el cuerpo muerto como un alimento conlleve la debilitación del valor de la vida como inviolable. Especialmente para lugares con escasez. Pero para ello tienes que aceptar dos cosas:

    1.- El valor moralizante de la ley como imprescindible: sin ley no hay moral o, visto de otro modo, si permitimos algo pasa a ser moral.

    2.- La realidad de la amenaza de la extensión del canibalismo no voluntario en un mundo como el actual, al permitirse casos como el tratado.

    Obviamente, si ambos puntos fueran ciertos, a mí me tendrías a tu lado. Valoro la libertad por encima de ella misma, por lo que me parece imprescindible saltarme libertades por mantener la libertad.

    También es interesante el caso de LibertyVallance. Aunque eso nos llevaría a la eterna discusión sobre qué es enfermedad. Creo claro que todos negaríamos leegitimidad alguna si el comido era un demente. Pero es difícil pretender explicar todos los casos como si fueran el mismo.

    Un saludo

    Un saludo

    ResponderEliminar
  24. Defender el canibalismo ya es lo que faltaba para que el liberalismo no llegue a extenderse jamás.

    Y por favor, el que dijo eso de "Pero tambien podria opinar que son absurdas las peluquerias caninas ..." ¿no se da cuenta de que esa es una actividad económica más, en la que se paga un dinero por un servicio?

    Es que parece mentira la cantidad de tonterías que se leen.

    ResponderEliminar
  25. Livertyvallance ha puesto el dedo en la llaga:

    "me parece más que probable que en el caso de una persona que admite que la maten y se la coman lo adecuado fuese asumir por defecto que está loco"

    Amén a eso.

    ResponderEliminar
  26. La eutanasia tambien es harto infrecuente en una sociedad.Asi que por defecto quien otorga un testamento vital hay que tenerle por defecto de loco.¿No?

    ResponderEliminar
  27. Y supongo que un matrimonio de sodomitas tambien es infrecuente y claramente antinatural-el culo no se hizo para eso-Asi que tambien diremos que los gays son perturbados mentales.¿No?

    ResponderEliminar
  28. Si nos limitamos a medir la altura intelectual de los argumentos de unos y otros, uno sale de aquí convencidídimo de la licitud del canibalismo.

    Yo estoy básicamente de acuerdo con Mary White; el debate es sobre la libertad, no sobre el canibalismo. Sé que hay argumentos no desdeñables en contra de la licitud de la renuncia de derechos sobre el propio cuerpo, pero aquí no se ha escrito casi ninguno (salvo por lo que respecta al comentarista José David). Casi los contrarios a la posición de Mary os habéis centrado en el ataque personal, en la sobreabundancia de adjetivos y opiniones personales (respetables pero irrelevantes a efectos de este debate) y en una pérdida asombrosamente palmaria del foco del debate.

    ResponderEliminar
  29. Joder.

    Fe de errores:

    "convencidísimo" por "convencidídimo".

    "Casi todos los" por "Casi los".

    ResponderEliminar
  30. No me considero liberal en lo económico y no comparto la ideología predominante en esta red, por tanto, pero estoy de acuerdo con el Post.

    Hay aberraciones que pertenecen al ámbito del primitivismo puro y duro y ni desde el progresismo de folclore ni desde el liberalismo se pueden consentir

    ResponderEliminar
  31. Es que aquí los liberales están partiendo de un supuesto falso, como es la existencia de la libertad. Para ellos la libertad es una propiedad real humana -de los adultos humanos, afinan- como lo es tener un páncreas o un cerebelo; una facultad que nos constituye universalmente en igual medida y que no hay más que dejar que funcione con las menos coacciones externas posibles.

    Es falso de raiz.

    La libertad es un proyecto; es algo a erigir mediante unos medios muy precarios y según unos planos confusos, a menudo contradictorios, que nos obligan a demoler ocasionalmente plantas que ya creíamos bien construídas. La razón de esta precariedad es un insuficiente conocimiento de la naturaleza humana (es decir, de su inteligencia, de su realidad y de su historia) y de lo que rellena eso que llamamos con los confusos términos de felicidad y justicia.

    Nacemos en medio de infinitas coacciones: nuestros deseos, miedos, la ignorancia, la pobreza, la opresión política, cultural, sentimental, nuestras limitaciones físicas, psíquicas, etc., etc., y poco a poco, muy precariamente, al crecer como individuos mediante la educación y al transcurrir la historia mediante las luchas políticas, nos vamos liberando de lo que podemos para pasar de la heteronomía, la esclavitud, la injusticia, a la autonomía, los derechos políticos y la convivencia en un entorno justo.

    El concepto importante es, pues, el de LIBERACION; es decir la libertad no es un fin, sino un medio, un proceso para alcanzar otro estado que puede no estar caracterizado por mayor libertad objetiva que el precedente. Por ejemplo, cuando nos embarcamos en una relación afectiva caracterizada por la fidelidad nuestra libertad disminuye objetivamente porque queremos conseguir otro tipo de bienes de naturaleza sentimental. El arquitecto limita su libertad en el uso de los materiales y las ecuaciones porque no quiere que el edificio no se le derrumbe. Hay pues que preguntarse ¿por qué es bueno para el proyecto de una convivencia pacífica, justa, animosa, fraterna y armoniosa el limitar nuestra libertad para el canibalismo? ¿Qué sentimientos fomenta esa práctica? ¿Qué modelo de ser humano estamos impulsando con ella?

    ResponderEliminar
  32. En mi opinión, creo que tendemos siempre a plantearnos si el Estado debiera prohibir o no determinadas acciones y ello en menoscabo de la denuncia individual a esta clase de prácticas canibalescas. Ningún Estado o individuo está legitimado para definir qué es eso de la dignidad o la felicidad e imponérselo a los demás, pero lo que no podemos negar es su existencia. El ser humano lo busca y tiene al menos una ligerísima idea de qué va.

    Muchos piensan que un Estado puede separarse completamente de la moral que subyace en su cultura y a mi parecer eso no es así. La aculturación de los pueblos es un mito y el Estado laico un eufemismo para ocultar en definitiva otra forma de pensar, otra moral que, pese a su indefinición y aparente carácter intuitivo, evoluciona o se impone, pero que no están separadas de los Estados ni de sus legislaciones. Ni podrán separarse nunca.

    Las instituciones estatales, a la postre, no son entes objetivos e independientes, sino que están formadas por personas sometidas a su propio subjetivismo; así, las leyes guardan una coherencia con lo que los occidentales consideramos valores universales. Da la casualidad de que nos encontramos en una cultura cristiana; el cristianismo impregna, consciente o inconscientemente, nuestro concepto de moralidad. Para una persona en sus facultades mentales el canibalismo es una acto repulsivo, que no consiste en una decisión consciente de la voluntad racional humana, ni siquiera en una acción irracional y equivocada, que sería permisible, sino una postura propia de quien no se encuentra en su sano juicio para manejar su libertad.

    Es peligroso que el Estado (individuos, repito, con una moral y en una cultura, que se sujetan a una legislación tolerante creada por los ciudadanos a través del legislativo) se apropie del derecho a decir quién maneja bien su libertad o no, porque puede dar lugar a coacciones injustas y perjudiciales. Pero es completamente necesario que oriente al individuo en el ejercicio de su libertad. Dice Samuel Gregg que el Estado debe ayudar al individuo a alcanzar su "libertad integral" y que es el escepticismo sistemático de muchos liberales, no la ética, lo que le conduce a rechazar la intromisión de los valores morales en las leyes.

    Sé que muchos ancaps no están a favor del canibalismo y que defienden una postura ética ante estos casos. Pero el hombre libre tiene la necesidad de buscar la felicidad. La felicidad o la dignidad no están bien definidas, pero a lo largo de los siglos hemos creado en nuestra mente al menos un esbozo de lo que pueden ser. Sabemos de muchas formas totalmente aberrantes que no conducen a la felicidad y que, si en casos menos extremos debieran permitirse, para que el hombre aprenda de sus propios errores, en otros es justo y necesario que el Estado ejerza un papel de muy cauta pedagogía moral. Los gobiernos no deben mimar al ciudadano, pero tampoco abandonarlo a su suerte. No somos niños, pero algunos se comportan como si lo fueran y necesitan de esa moral reificada para apartarse de comportamientos anómicos.

    En este caso, lo más lógico era encerrar al individuo en un manicomio y no en la cárcel. Pero jamás adoptaría una posición puramente ética ante tamañas aberraciones.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  33. El problema de los ancaps es que si aplicamos sus criterios no hay ninguna razón por la que defender el mercado ni el capitalismo. NINGUNA.¿Tal vez sea por eso que las filas del fascismo se nutrieron de antiguos anarquistas, algunos capitalistas y otros no? El fenómeno siempre me ha inquietado.

    ResponderEliminar
  34. Que quemn las fotos mias o de cualquiera no me importaria, y menos que quemen las del rey, la monarquia es un insulto a la razon humana.

    ResponderEliminar
  35. libertymad, exactamente. El liberalismo llevado a sus extremos siega la hierba bajo sus pies porque si ponemos a la libertad como valor supremo entonces, ¿cómo justificamos cualquier limitación de la libertad? ¿cómo se legitima la llamada "etica de la libertad"? ¿por qué hay que respetar la propiedad privada y la integridad física coartando la libertad de quien pretende violarlas? Quien cree en los principios de la ética de la libertad realmente e inconscientemente tiene una noción del bien y del mal concreta, nada arbitraria, que intenta imponer al resto de congéneres. ¡Pero ello supone contradecir su propia opinión de que ningún valor es universalizable! Lo que resulta de esta irracional ideología es, pues, el bien conocido régimen de selva: si no sabemos como límitar racionalmente la libertad, entonces ésta se limita irracionalmente, mediante la violencia y la fuerza. El más poderoso, el más astuto, el nacido en mejor cuna o con más suerte acaba imponiendo sus valores a los débiles siguiendo estrictamente la dinámica de la voluntad de poder predicha por Nietzsche.

    ResponderEliminar
  36. "Muchos piensan que un Estado puede separarse completamente de la moral que subyace en su cultura y a mi parecer eso no es así."

    El Estado puede y debe desvincularse del arbitrio legislativo. Las leyes del Estado deben ser objetivas y su fuente, la ética (objetiva, perteneciente a la naturaleza humana independiente de las tradiciones), que a su vez se descubre (y no construye) por la razón. Las normas de la moralidad tradicional son subjetivas y su fuente, en último término, es el arbitrio. Admitir que se legisle en base a arbitrariedades es admitir las leyes injustas. Quien defiende el Bien no puede otorgar ninguna concesión al Mal.

    ResponderEliminar
  37. eigen, eso que dices es de un platonismo extremo. ¿Que las normas éticas se descubren? ¿En qué cueva están enterradas? La ética es una moral transcultural, es decir, una serie de principios para regular la convivencia que pueden ser universalizados porque racionalmente se puede justificar que suponen la solución más inteligente. Pero no se descubren en ningún sitio porque no nos preexisten, como no nos preexisten las leyes de la física, ni la ingeniería de puentes, ni los teoremas matemáticos. La verdad científica, como la ética, se inventa a medida que la realidad nos plantea prpoblemas. Hablar de una moral objetiva definitivamente establecida y absolutamente verdadera es de una soberbia intelectual adánica, como la de quien construyó el primer puente con cuerdas pensando que nadie podría hacerlo mejor. La ética es una ingeniería de la convivencia.

    ResponderEliminar
  38. Bueno, esto es una cuestión de sentido común: no hacer de la ideología política el baremo ético absoluto, sino sólo un marco de referencia social, que además debe ser democrático y respetuoso. La política (incluído el liberalismo) no lo es todo, y olvidar esto es perderse, y tiene consecuencias nefastas.

    La libertad debe defenderse a toda costa, pero no sólo porque sí, como piensan algunos superficialmente, sino porque lleva aparejada la responsabilidad. La responsabilidad es connatural a la libertad, es inseparable, o debería serlo. De ahí que cuando la libertad atenta contra uno mismo.

    Es como lo del suicidio: si tú tienes un amigo que quiere quitarse la vida, no vas a mantenerte pasivo, y mucho menos consentirlo y asentir, por muy respetuoso que seas con el ámbito de su voluntad individual.

    Dicho esto, lo que es más peliagudo es el asunto de la prohibición. ¿Hasta dónde es preciso intervenir legalmente? Yo creo que ese tema es complejo. No se puede castigar el suicidio (bastante castigo ya es el hecho de querer destruírse definitivamente uno mismo) ni puede nadie controlar a nadie para impedirle suicidarse, pero es lógico que la sociedad no quiera quedarse de brazos cruzados. De todos modos, no olvidemos que la ley no es omnipotente, y que esto corresponde en última instancia a los individuos, tanto a los propios suicidas (o, en este caso particular, a los que piden a otros que los maten) como a sus allegados, conocidos y familiares.

    ResponderEliminar
  39. Esto ya se aparta del tema original del post, pero tengo que contestar a esto:

    "Y supongo que un matrimonio de sodomitas tambien es infrecuente y claramente antinatural-el culo no se hizo para eso-Asi que tambien diremos que los gays son perturbados mentales.¿No?"

    Pues no se si mentales o físicos o X, pero algún tipo de perturbación tienen, es claro que no son normales y ni son óptimos, al igual que no es normal ni óptimo ser daltónico, celíaco o bipolar.

    ResponderEliminar
  40. Por lo visto en tu blog eres igual de liberal que el PP, usease nothing.
    Por otro lado, confundis las cosas, se castiga el homicidio o el suicidio asistido, no el festin.
    Tu puedes poner en tu testamento que dejas tu cuerpo a una sociedad secreta X, la cual puede hacer chuletones de ti.
    Sin duda poco liberal eres que quieres penalizar aun más de lo que lo hacen los Estados.

    ResponderEliminar