martes, 2 de octubre de 2007

Ibarretxe, erre que erre

Unos días por otros aún no había comentado la noticia política del momento. Y es que Ibarretxe ha anunciado que convocará un referéndum por su cuenta y riesgo en junio para el día 25 de octubre el próximo año si antes no llega a un acuerdo con Zapatero que incluya el derecho de autodeterminación para el País Vasco ("el principio democrático de respeto a la voluntad de la sociedad vasca" en palabras del Lehendakari).

El hombre sigue erre que erre con la misma cantinela (o muy parecida) a la del llamado Plan Ibarretxe (algunos ya lo llaman Plan Ibarretxe 2). Y es que creo correcto lo que algunos están diciendo de que Ibarretxe lo que pretende es conseguir un éxito electoral en las generales de marzo, a costa de aunar todo el nacionalismo vasco en torno al PNV y su proyecto.

Por supuesto, Zapatero ya ha dicho que no va a negociar nada. No le queda más remedio. Lo que pretende Ibarretxe no podría concedérselo Zapatero aunque quisiera, porque requeriría una reforma constitucional, y además muy significativa.

Por lo demás, poco creo que se puede hacer hasta que los plazos se vayan agotando. Por ahora solo hay una declaración de Ibarretxe; preocupante declaración por todo lo que implica, sí, pero declaración solamente al fin y al cabo. Es una amenaza, por decirlo así, pero aún no ha dado el golpe. El golpe lo dará cuando convoque el referéndum (si es lo que lo hace, pero parece que hay bastantes posibilidades de que sea así).

Por lo tanto, habrá que esperar primero a las elecciones generales de marzo, para ver quien consigue mayoría (probablemente simple), si el PP (espero que sí) o el PSOE (ojalá que no). Y después tendremos que ver los apaños a los que llega el partido ganador con los nacionalistas antiespañoles para gobernar España (que tiene mérito la cosa). Solo posteriormente tendrá relevancia en el tiempo la amenaza de Ibarretxe.

Amenaza que por otro parte se puede neutralizar sin demasiado esfuerzo, recurriéndola ante el Tribunal Constitucional por medio del artículo 161.2 de la Constitución (El Gobierno podrá impugnar ante el Tribunal Constitucional las disposiciones y resoluciones adoptadas por los órganos de las Comunidades Autónomas. La impugnación producirá la suspensión de la disposición o resolución recurrida, pero el Tribunal, en su caso, deberá ratificarla o levantarla en un plazo no superior a cinco meses), quien suspendería el referéndum provisionalmente por cinco meses y dentro de esos meses con toda seguridad tomaría la decisión de suspenderlo definitivamente.

Como dice el dicho, demos tiempo al tiempo. En cualquier caso el anuncio de Ibarretxe pone al panorama político español más apasionante aún. Eso sí, más peligrosamente apasionante aún.

2 comentarios:

  1. Ibarreche está ayudando a zETAp a ganar las elecciones. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. No es el plan 2 sino un hito un poco más alto, y hasta la próxima crecida.

    ResponderEliminar