lunes, 29 de agosto de 2011

Antidisturbios (éstos, no todos): O mentirosos o inútiles

Unos tipos de más de 1,90, fornidos, armados hasta los dientes, llorando por los rincones. Vivir para ver.


Señalan a esos superiores que no les proporcionan suficiente equipamiento. ... No solo del equipamiento, también se quejan de la escasez de efectivos.

¿Y por qué no hacen una huelga, o se manifiestan? ¿O mejor aún, por qué no se buscan otro trabajo?

Pero donde el llanto se pone verdaderamente dramático es aquí:

"Es nuestro deber pero todos tenemos límites", dice un agente. Los divorcios están por ello a la orden del día. Hay distintos comunicados realizados por sindicatos que advierten de la excesiva carga laboral de los agentes. Los antidisturbios, además, apenas ganan de media 200 euros más que un agente de a pie: su sueldo apenas llega a los 1.700 euros en el mejor de los casos.

Pues miren, señores agentes, entonces lo dicho, ¿por qué ustedes no se buscan otros trabajos donde sus esposas no se divorcien de ustedes, donde tengan menos carga laboral y donde les paguen más y les traten mejor?

Y más llanto:

Y recuerdan agresiones como patadas o escenas como las de algunos indignados orinándoles en las botas o escupiéndoles en la cara.

¿Dónde están los vídeos de eso? ¿Por qué no detuvieron a los que lo hicieron?

Y más lágrimas:

Hemos recibido en esa zona pedradas, ataques con botellas. Hay compañeros que llevan varias operaciones de cirugía en la cara.

Si fuera verdad lo lamentaría profundamente. Pero me hago dos preguntas repetitivas: ¿Dónde están los vídeos de eso? ¿Por qué no detuvieron a los agresores y los pusieron a disposición judicial?

Y llegamos a lo indignante:

Soy agnóstico, pero no se puede permitir que niños de 13 y 14 años reciban insultos y golpes por llevar un crucifijo.

Indignante que se maltrate así de salvajemente a alguien, más si es un niño, por portar un símbolo religioso. Pero más indignante aún que un policía lo vea y no detenga y lleva ante el juez a quien lo hizo. Ese inútil no debería volver a ser policía jamás.

Si las cosas que se leen en el artículo de marras son falsas, los que las dijeron evidentemente son unos miserables mentirosos. Pero es que si son ciertas es peor, entonces es que son unos completos incompetentes (además de unos llorones incapaces que buscarse otro trabajo, por sus quejas laborales), porque a pesar de su fuerza física y todo el equipo que llevan no son capaces de detener y poner ante los jueces a perpetradores de flagrantes delitos. Lo dicho, o mentirosos o inútiles.

4 comentarios:

  1. Lamentablemente estas excusas lacrimosas confunden y convencen a demasiadas personas, que no son suficientemente avispadas para reconocerlas y tratarlas como lo que son: grotescas falacias con las que se pretende justificar una indigna e inaceptable actuación profesional.

    ResponderEliminar
  2. Tu todavia no te has enterado de que:
    1-La delegada del gobierno ,despues de pensarselo ,decidio en contra de su primer criterio, en contra de los informes d ela policia y en contra del Ayuntamiento de Madrid, que autorizaba la marcha contra la visita del Papa.Una marcha para reventar la otra concentracion previamente autorizada para recibir al Papa.Al mas uro estilo 13-M ,ahora rebautizado como 15-M.
    2-La policia tenia ordenes de no pedir identificacion a nadie de la marcha antipapa.
    3-La policia ahora mismo tiene prohibido difundir las imagenes grabadas donde se observa a los antipapa amdrentando y provocando a la gente y a la propia policia.

    ResponderEliminar
  3. Claro, y en consecuencia la policía hizo bien en darle un bofetón a una chica, unos porrazos a su novio y una paliza a un fotógrafo que pasaba por allí.

    El que no quiere enterarse es Ud., Dios sabe por qué.

    ResponderEliminar
  4. http://www.malagahoy.es/article/sociedad/1052607/enfrentamientos/entre/grupo/inmigrantes/y/la/policia/por/la/muerte/nigeriano/mallorca.html#opi

    Esto es Mallorca aunque parezca Soweto.
    Ahora que vaya la policia y con cariño y sin brutalidad,identifique a los inmigrantes pero sin racismo y de buen rollo.

    ResponderEliminar