viernes, 12 de junio de 2015

Dudo

Impresionante Carlos López Díaz en Archipiélago Duda, al menos para alguien como yo que está atravesando una crisis de fe. Y es que me impresiona la firmeza con la que expone su fe, firmeza que tal vez tuve y que tal vez he perdido. Porque estoy atravesando una época en que dudo de casi todo.

Dudo de mi juventud, llena de errores; dudo de la relación que tuve con mis padres, ya fallecidos, llena de ingratitud y de rebeldía por mi parte, cuando me dieron lo mejor de ellos mismos; dudo de mi primer matrimonio, que contraje precipitadamente; dudo de mi comportamiento dentro de aquel matrimonio, hablando cuando debía callar y callando cuando debía hablar; dudo de si pude hacer más para que aquel matrimonio no acabase en divorcio después de veinte años; dudo de si debí aceptar que mis hijos (ahora un muchacho de 17 años y una muchacha de 15) se viniesen a vivir conmigo, que ha producido que a veces por determinadas circunstancias solo ven a su madre a ratos.

Dudo de si me he debido casar una segunda vez, con la mujer más maravillosa del mundo, pero de forma igual de precipitada que la primera vez; dudo de como trato a mi esposa, a veces hablando cuando debo callar y a veces callando cuando debo hablar; dudo de si estoy siendo el padre que debo ser con mis hijos; dudo de mi relación con la pequeña iglesia evangélica a la que asisto; dudo si debo abandonar las responsabilidades (no demasiado grandes) que tengo en dicha iglesia.

Dudo de si sabré ser el marido que debo ser; dudo de si sabré ser el padre que debo ser; dudo de si sabré controlar asuntos de administración en mi vida que parecen fuera de control.

Dudo de este blog, de si debí comenzarlo, de si debo mantenerlo, de si tiene alguna utilidad.

Dudo de mi vida, la que miro a veces vacía a mis 52 años, con un pasado lleno de errores, un presente lleno de dudas y un futuro lleno de incertidumbres. Me gustaría dar marcha atrás al tiempo y volver a vivir otra vez, para no hacer tantas tonterías como hice. Pero eso, claro, es únicamente una pobre ilusión, porque solo se vive una vez.

Dudo del pasado, del presente y del futuro. Dudo de casi todo. De lo único que no dudo es de que Dios existe, de que es bueno y de que me ama a través de Jesús a pesar de todos mis errores y de todas mis dudas.

Posdata personal para Carlos López Díaz: Dices que más de una vez has pensado en abandonar tu blog. Quiero decirte que si algún día tomas esa decisión lo lamentaré mucho. Algunos blogs sigo regularmente; muy pocos me resultan interesantes; solo uno me ayuda a seguir adelante, el tuyo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario