viernes, 19 de junio de 2015

Una guerra de cobardes y descerebrados

Los cobardes son los integrantes del ejército iraquí. Los descerebrados son los estadounidenses que están dirigiendo esta guerra.

Aquellos, por ejemplo, siendo unos 30.000 huyeron sin disparar un solo tiro y entregaron Mosul a unos pocos cientos de miembro del Estado Islámico. Estos están metidos a medias en una guerra porque creen que Deben (sin convicción alguna), pero sin saber como ganarla.

Y entre unos y otros permitiendo que el Estado Islámico campe a sus anchas, ganando cada vez más territorio y (tal vez lo más peligroso para nosotros) más adeptos (allí y aquí), y perpetrado impunemente sus auténticas barbaridades en ese territorio que va conquistando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario