miércoles, 8 de julio de 2015

Lo del ISIS no es nuevo (bueno, un poco sí)

Me he atrevido a ver tres vídeos de las barbaridades de esta gentuza (el del piloto al que quemaron vivo, el de los asesinados a pistola en Palmira y el de unos hombres a los que metieron en una jaula para luego sumergirla en un tanque de agua y ahogarlos) y la verdad es que impresionan (por lo menos a mí).

Pero si lo analizamos fríamente barbaridades como éstas (y peores) lleva cometiéndolas la humanidad en general y los musulmanes en particular desde tiempo inmemoriales, incluidas las decapitaciones tan al uso por estos asesinos. Eso no quita de que, por supuesto, sean completamente condenables y de que los que puedan hacer algo para evitarlas lo deban hacer (tema para otro escrito). Pero que no son nuevas, no lo son.

Lo que sí es nuevo es la aplicación de la alta tecnología para grabar y publicar estas salvajadas, usándolas como medio propagandístico y como camino para reclutar a otros igual de salvajes que ellos, lo cual el ISIS está haciendo casi a la perfección. Mientras le dejen los que podrían evitarlo (cosa que por ahora están haciendo). Una lástima.

2 comentarios:

  1. Hay un elemento nuevo: por lo menos, respectio alo qu estamos acostumbrados en Occidente. Antes las salvajadas, por lo menos en Occidente, se hacian a escondidas. Incluso los nazis trataron de disimular su empresa de extermlnio.

    Si el ISIS difunde esas imagenes es porque le trae adhesiones. los seguidores de la "religion de paz" que viajan a luchar por el ISIS, han visto esos videos, saben de las matanzas, de las crucifixiones, violaciones;, de los mercados de esclavas. Nos dice mucho sobre ellos. Y nos dice mucho sobre esos "musulmanes moderados" que, cuando regresan, los yijadistas, acceptan decirles Salam aley kum (Que la paz sea contigo) en vez de escupirles a la cara antes de partisela. y entregarlos.

    ResponderEliminar
  2. Pues ese es precisamente el problema (o parte de él), que se van para allá porque les gustan las salvajadas, y esa es la oportunidad de participar impunemente en ellas. Un saludo.

    ResponderEliminar