sábado, 18 de julio de 2015

Mi opinión del rescate a Grecia: Ni sí, ni no, sino todo lo contrario

En el rescate a Grecia ha primado claramente la geopolítica sobre la economía. Porque si Grecia ni ha podido devolver los dos rescates anteriores (240.000 millones de euros), ni tan siquiera ha podido usar ese dinero para colocar al país es una situación económica no ya buena, sino al menos no desesperada, cualquier analista sabe que eso mismo es lo que puede pasar con este nuevo préstamo de otros 80.000 millones. Así que desde el punto de vista económico lo que han hecho los países de la zona euro ha sido simplemente un negocio más bien ruinoso.

Pero si le han prestado (más bien donado) esa enorme cantidad de dinero a Grecia, ha sido por otras razones. Y es que todo el mundo sabía que si la UE no sacaba del hoyo a Grecia quien sí lo iban a hacer eran Rusia y China. Pero no a cambio de unos bajísimos intereses y de un compromiso supervisado de una política de austeridad, no. A cambio muy probablemente de colonizar económica y, sobre todo, militarmente determinadas zonas de Grecia. Porque simplemente lo que iban a hacer los rusos y los chinos era tomar hasta que Grecia pagara el préstamo (o sea, para siempre) determinados enclaves territoriales griegos de interés para ellos, ya sea para instalar complejos económicos o, aún más peligroso, bases militares.

Y claro, nadie quería ver a los barcos de guerra rusos y chinos paseándose a placer por el Mediterráneo y con instalaciones militares aéreas a minutos del corazón de Europa. En esas condiciones la OTAN hubiera tenido que armarse (aún más) hasta los dientes.

Ha sido por todo ello que Obama ha presionado hasta lo insoportable para que la UE ayudara a Grecia, porque bajo ningún concepto Estados Unidos quería ver a dos de sus más importante enemigos ganando terreno en una posición tan estratégica como es Grecia.

Por eso no tengo una opinión clara sobre el asunto. Si buen me molesta, y mucho, ver como prácticamente se tiran a la basura 80.000 millones de euros, también me hubiera molestado, e igualmente mucho, ver instalaciones militares al lado mismo del corazón de Europa. Las dos cosas son, evidentemente, malas. ¿Cuál es peor? Pues simplemente no estoy seguro. Tal vez la calamidad de una Grecia entregando su soberanía económica y militar a chinos y rusos hubiera sido peor que una Grecia entregando su soberanía económica a Europa a cambio de 80.000 millones. Aunque reconozco que puedo estar equivocado.

2 comentarios:

  1. Un razonamiento lleno de sabiduría; y coherencia,Un saludo cordial por ta ilustrativo escrito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Antonio, por tus amables palabras. Un saludo.

      Eliminar