jueves, 16 de julio de 2015

No es obligatorio ni estar en el euro, ni pagar las deudas, ni pedir dinero prestado

En estos días en que se leen verdades a medias y mentiras completas sobre el asunto de la permanencia de Grecia en el euro y de las deudas de dicho país hay que decir fuerte y clara la frase que da título a este texto.

No solo Gran Bretaña (el caso más famoso), pero además países como Suecia, Dinamarca, Polonia, República Checa, Hungría, Rumanía y Bulgaria forman parte de la Unión Europa, pero no de la zona euro. Así que no pasaría nada (o si pasara algo no sería una hecatombe) si Grecia saliera del euro.

Tampoco es obligatorio pagar las deudas contraídas. No es lo ideal, pero es posible. Y si Grecia tomara esa decisión nadie la iba a declarar la guerra ni nada por el estilo. Así que ese país bien podría tomar la decisión de no pagar el dinero que le han prestado y punto.

Y con ello entramos en la tercera parte, que, por supuesto, nadie está obligado a pedir dinero prestado. Grecia podría tomar la decisión de seguir adelante por sus propios medios desde ahora en adelante.

Por lo tanto de lo que se habla en este absurdo debate al que asistimos no es de eso, que es más que evidente para cualquiera que quiera verlo. De lo que se habla es de que Grecia siga en el euro, no pague el dinero que le "prestaron", y siga recibiendo más dinero "prestado" sin condiciones. Y eso, evidentemente, es una tomadura de pelo. Tomadura de pelo que los líderes de la UE simplemente no han aceptado. Y ahora a llorar a la ducha, señor Tsipras y seguidores.

2 comentarios:

  1. A los griegos de Syriza les ha faltado convicción y dignidad para llevar hasta el final sus propuestas de economía alternativa. Es una lástima, porque hubiera sido una experiencia muy interesante en cualquier caso: si sale bien, porque habrían demostrado experimentalmente que otras políticas son posibles, como ellos se hartan de decir (pero no se atreven a comprobar). Y si fracasan, porque serviría de advertencia para otros que están dispuestos a jugar con fuego.

    Pero les ha faltado cuajo para mantener sus convicciones, y después de tantos alardes de orgullo nacionalista y dignidad ofendida, se han plegado a todo lo que les han impuesto. ¡Una lástima!

    ResponderEliminar
  2. Pues tienes toda la razón. Yo también estaba interesado en ver como se las arreglaba Grecia fuera del euro y sin que nadie le prestara un euro, o sea, con sus propios recursos. Pero parece que se han dado cuenta que no les iba a ir demasiado bien. Saludos.

    ResponderEliminar