sábado, 8 de agosto de 2015

El espanto sigue

El Estado Islámico secuestra a 230 civiles, entre ellos 60 cristianos.

Una ciudad más en poder de estos miserables. Y ya sabemos lo que hacen cuando toman un nuevo lugar. Y todo ello ante la pasividad de los países occidentales. Ya se sabe que para que el mal triunfe lo único que hace falta es que las personas de bien no hagan nada.

2 comentarios:

  1. Una vez más los efectos de las intervenciones en el extranjero, una y otra vez, por parte de USA, Francia, etc...

    Básicamente hay que ver dónde se ha intervenido: Afganistán (primero los rusos y después USA), Irán, apoyando la dictadura del Sha y después a Saddam para que derrocara a los ayatolás, Irak, derrocando al (ahora) malvado Saddam, cuyo ministro de asuntos exteriores era cristiano y que tenía la misma política con los kurdos que Turquía y provocando el caos..

    También en Siria, contra el "malvado" dictador sanguinario con el que convivían en siria sunnitas, chiitas, yazidies, cristianos, etc..

    Sumando, Libia, otro malvado dictador derrocado y el país regalado al ISIS y a las mafias contrabandistas de personas....

    Curiosamente, otros países con revoluciones árabes, donde no se ha intervenido militarmente, Túnez o Egipto, al menos no son granjas de fanáticos, aunque sufran terrorismo.

    El problema no es la "pasividad" de los países occidentales, sino precisamente su "hiperactividad".

    Hoy mismo he visto el artículo de Aznar en Expasión, contra el acuerdo USA-Irán. ¿Y qué espera?, otra invasión?, crear el ISIS chiíta después???

    Es una pena que la derecha o, al menos, los liberales en España no miren más a Ron Paul y menos a Dick Cheney.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Evidentemente algunas intervenciones han sido decisiones fallidas (Iraq, Libia, la abortada a tiempo en Siria). Pero la de ir contra el Estado Islámico la creo completamente necesaria, ya que los horrores de esta gente sobrepasan todo lo imaginable. Saludos.

    ResponderEliminar