viernes, 3 de febrero de 2017

Comisario Villarejo

El artículo-informe de El País, a pesar de que en algunos puntos barre para casa, sirve para entender como están las cosas en asuntos tan turbios que un simple comisario de polícia (no tan simple, por los hechos, evidentemente) está consiguiendo meter el miedo en el cuerpo a los poderosos (se supone) servicios de espionaje españoles. Y es que aquí se aplica aquello de que cuando alguien chantajea es porque hay algo con lo que chantajear... al parecer más bien mucho en el presente caso. Esperemos que al final el juez no ceda y como casi siempre se llegue a oscuros pactos de silencio para que los ciudadanos se sigan quedando sin saber las porquerías que se organizan con su dinero pero a sus espaldas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada