domingo, 15 de enero de 2006

¿Hasta dónde va a llevar Zapatero su intento de chantaje zafio?

Lo de este hombre no tiene límite. Y no es que solamente esté intentado chantajear al PP, es que además lo está haciendo de una forma tan zafia, tan burda, que uno se pregunta si Zapatero tiene algún tipo de altura política para ser no ya Presidente, sino simplemente alcalde de algún pequeño pueblo.

Y es que este titular me llamo poderosamente la atención:

Zapatero cree que la postura del PP hace inviable la reforma de la sucesión a la Corona esta legislatura.

Claro, que estos párrafos no tienen desperdicio:

Ante la posibilidad de que pueda haber acuerdo con el PP para sacar adelante la reforma de la Constitución en los cuatro apartados que plantea el Gobierno (Senado, denominación de Comunidades Autónomas, Constitución Europea y eliminación de la discriminación por razón de sexo en la sucesión a la Corona), Zapatero se mostró muy pesimista.

Un pesimismo consecuencia de que no ve al PP con intenciones de acordar la reforma.

Para Zapatero, o la reforma de la Constitución se hace en bloque o no se hace, y preguntado por la posibilidad de que pudiera acordarse sólo la relativa a la sucesión a la Corona, dijo que no lo ve factible.


Lo dicho, lo de este hombre no tiene nombre. No es que a mí me preocupe en lo más mínimo si quien reina es la hija o el hijo de Felipe. En primer lugar, por edad, dudo de que lo vea (Felipe es bastante más joven que yo). En segundo lugar, como ya he dejado claro, estoy en contra de la monarquía, y a favor de una elección directa por los ciudadanos a doble vuelta de un Presidente con poderes ejecutivos.

Pero lo anterior no me impide ver que con sus palabras lo que Zapatero está intentando hacer es lisa y llanamente chantajear al PP para que se vea obligado a aceptar la reforma del Senado. Porque como los vientos políticos y populares parece que soplan en la dirección de la reforma de la Constitución en el asunto sucesorio, culpar al PP de intransigente por no querer ceder en otras áreas, y achacarle todo el fracaso parece que es la vía.

Y de paso intentar utilizar la monarquía contra el PP, porque ya que en palacio parece que están sumamente preocupados por aclarar la cuestión sucesoria, Zapatero prueba suerte para ver si Juan Carlos o Felipe (o los dos), presionan a Rajoy para que entre por el aro.

Pues me temo que el chantaje zafio de Zapatero va a quedar en evidencia. Primero, porque sobre reforma lo que se dice reforma no hay ningún planteamiento serio (es decir, por escrito, diciendo lo que se quiere reformas y por qué); mucho globo sonda, mucha declaración, pero nada con base. Segundo, porque si se quiere hacer la reforma sobre el tema sucesorio, se puede hacer esa sola al final de la legislatura, y punto, y dejar lo otro para más adelante.

Pero claro, Zapatero quiere colar su reforma del Senado (no sabemos aún que es lo que propone) de tapadillo junto al tema sucesorio. Pues me parece que va a ser que no.

En cualquier caso, lo que queda más que claro es que este hombre que padecemos como Presidente del Gobierno de España, es de una zafiedad política indigna del cargo que tiene. Una zafiedad que le lleva a no parar en medios, y utilizar el intento de chantaje político para ver si, por algún resquicio, puede colar sus oscuros proyectos. Lamentable hasta más no poder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario