viernes, 6 de enero de 2006

¿Por qué América del Sur gira a la izquierda?

La pregunta que da título a este escrito me la vengo haciendo desde hace tiempo, y sinceramente no encuentro la respuesta. ¿Por qué las gentes hispanas de América del Sur, país tras país, van eligiendo en elecciones totalmente democráticas gobiernos de izquierda?

Porque ahí están Venezuela, Brasil, Chile, Ecuador, Uruguay, Argentina y Bolivia, países todos ellos donde, sea como fuere, gobernantes de izquierda (algunos más incivilizados que otros) han llegado al poder con un claro apoyo popular mayoritario. Vamos, que de ese giro a la izquierda creo que solo se salvan Perú (y veremos por cuanto tiempo), Colombia y tal vez Paraguay (ignoro el signo del gobierno de ese país).

Me llama la atención ese viento izquierdista que se extiende por casi toda América del Sur. ¿Cual es la razón? Simplemente no tengo la respuesta.

8 comentarios:

  1. Probablemente lo que sucede es que despues de años de Escuela de Chicago bajo alguna de sus multiples formas el pueblo llano ya ha visto que el liberalismo salvaje no le favorece y estan intentando algo distinto. No creo que sirva de gran cosa porque nunca un pais se ha salvado cambiando un gobierno, pero en fin, permite el ejercicio del derecho a cambiar a unpolitico por otro 99% igual, unico derecho que da la democracia moderna.

    ResponderEliminar
  2. Creo que el anónimo da con parte de la respuesta, seguramente de manera involuntaria y a pesar de haber metido alguna inexactitud típica de la propaganda.

    La escuela de Chicago en Chile ha resultado todo un éxito. Es el país más próspero de la zona, con diferencia. En los demás países no se ha aplicado otra cosa que el intervencionsmo de siempre con algunas medidas presuntamente liberalizadoras aplicadas a medias.

    La prosperidad de un país está en relación con la libertad económica y la previa defensa legal de la propiedad privada. Pocas medidas liberalizadoras suponen poca prosperidad. Y aquí la propaganda de izquierdas arrasa: la culpa de no ir rápido es de esas medidas liberalizadoras.

    El caso de Chile es más extraño puesto que es claramente próspero. Tengo entendido que allí no se ataca al "neoliberalismo" por haber provocado miseria sino por no ir lo suficientemente rápido.

    Y aquí entra el acierto del comentarista anónimo. Si entendemos "pueblo llano" como el conjunto de la población con expectativas que no se han visto satisfechas en suficiente medida, ahí tenemos la impaciencia: es más fácil aparentemente pedir al estado que reparta que tener paciencia y capacidad de trabajo. Muchos pensarán que es hora de repartir, probablemente gente tan "llana" como empresarios fracasados que disponen de un capitalito que quieren que rinda sin riesgo de la mano del estado (no se ganan las elecciones con el "pueblo llano", hace falta una parte de la clase media). Así pues habrá reparto en Chile como promete su presidenta, las cosas empeorarán y en ese momento se le podrá echar la culpa a los pocos ámbitos de libertad económica que queden. Entonces ya estaremos como Argentina o Venezuela.

    ResponderEliminar
  3. Sr. anónimo antes debería informarse, y se enteraría que la CEPAL, tan alegada de las políticas de la escuela de Chicago, lleva rigiendo las políticas económicas de los principales países de América Latina desde la década de los 50.
    Y solo aquellos países que optaron por políticas distintas con mayor sesgo liberal, a las líneas marcadas por la CEPAl, en particular a partir de la crisis de los 70, como Chile son los que gozan de mayor bienestar económico y por supuesto social.
    A grandes rasgos, la inestabilidad política, con records mundiales de cambios de gobierno, junto con el excesivo peso del sector público son también razones que ayudan a explicar la actual situación. Medidas parciales liberalizadoras con un peso del sector público superior al 40% y altos niveles de corrupción solo han empeorado en muchos casos la enfermedad. Por ese motivo se da la paradoja en América Latina que la liberalización solo puede llegar de manos de gobiernos autoritarios inicialmente.

    ResponderEliminar
  4. Corrupción, demagogia populista y dinero a espuertas para financiar la estrategia del dúo Castro-Chávez. Si el que ignora su nombre se escandaliza de eso que llama "liberalismo salvaje" en una demostración de ignorancia al cuadrado (nada más lejos de lo salvaje que el liberalismo) ya verá lo bien que le irá alos bolivianos con el comunismo salvaje de este personaje siniestro. Otra cosa es segura, ni a Polanco ni a los demás empresarios afines al socialismo les irá mal con Evo. Se entenderán a las mil maravillas. Dios (aunque sean ateos) los cría...

    ResponderEliminar
  5. América Latina sigue a la izquierda porque aún cree en el estado como fuente de solución. En realidad en América Latina lo que hay es socialismo, dirigismo, estatismo. Chile, aunque ha realizado avances notables desde hace 30 años, no hace 15 como les gusta algunos, el chileno promedio sigue creyendo que el estado le debe solucionar sus problemas. Lee este articulo de un liberal socialista chileno:

    Sábado 31 de diciembre de 2005

    Evolución democrática

    Aldo Valle, Profesor de Filosofía del Derecho

    Las elecciones presidenciales en Chile siempre han marcado hitos relevantes en nuestra historia social, especialmente en el sentido que han reafirmado tendencias estructurales en cuanto al carácter del Estado y sus relaciones con la sociedad. Durante el siglo XX nos encontramos con varias disputas políticas que se resolvieron en función del proyecto político y las fuerzas sociales que representaban. Esta constante es la que explica, en parte, que luego un sector político desprecie la democracia, recurra a la fuerza y legitime por largo tiempo un gobierno autoritario y excluyente socialmente.

    En 1920, Arturo Alessandri, el político liberal más importante de la historia nacional, al ser proclamado candidato a la presidencia, dijo "Quiero ser una amenaza para los espíritus reaccionarios, para los que resisten toda reforma justa y necesaria: éstos son los propagandistas del desconcierto y del trastorno". La Alianza Liberal que encabezó don Arturo era el símbolo que representaba las reivindicaciones de los sectores medios y populares que buscaban un estado protector, no ausente de las necesidades sociales.. En 1938 otra alianza política, que también expresó un gran acuerdo político entre esos mismos sectores, se impuso esta vez encabezada por Pedro Aguirre Cerda a la alternativa de conservadores y liberales liderada por Gustavo Ross. Respecto de esta elección habría que decir que los liberales doctrinarios y la Falange Nacional, antecedente orgánico del PDC rechazaron tal candidatura e intentaron sin resultado buscar un candidato de transacción. Como se ve, ya en esa época el humanismo cristiano recelaba de los vínculos con la derecha tradicional.

    En ambas coyunturas, la ciudadanía supo favorecer los proyectos de progreso que venían a instalar las tendencias que dejarían atrás formas regresivas de las relaciones sociales. En 1920 fue sustituida la institucionalidad oligárquica del país por un Estado algo más democrático, modelado por una nueva constitución. En 1938 nos hallamos, sin duda, con el inicio de la mayor ampliación del Estado y las políticas sociales en salud, educación e infraestructura económica. Ambos giros tienen un carácter histórico y estructural porque incorporan ideas de modo irreversible en la conciencia social de Chile, que en algún sentido todos reconocen como aportes objetivos.

    Independientemente de nuestras opciones políticas, creo que ningún sector debería perder de vista, como su objetivo nacional, la democratización de las oportunidades y la ampliación del bienestar material. Esa fue la tendencia histórica victoriosa en el 20 y el 38; contra ella no es bueno resistir, salvo que queramos reproducir viejos y graves conflictos. En los discursos todos podemos estar de acuerdo, pero lo cierto es que si no avanzamos en modificar las condiciones de explotación eco- nómica privada -legalmente permitida- dará lo mismo quién sea presidente, pues los poderosos y justos reclamos de la igual dignidad volverán una y otra vez a golpear en las puertas de la política.
    Con la perspectiva que nos da el tiempo trascurrido, es evidente que el triunfo de esas concertaciones -al igual que el gobierno de Eduardo Frei Montalva- constituyeron hitos necesarios porque respondían al sentido de la evolución democrática de Chile. Por la misma razón, nadie que hoy discurra con serenidad puede negar la bondad de las reformas que impulsaron.

    ResponderEliminar
  6. Cuando se habla del liberalismo como solucion a los problemas de Latinoamerica siempre sale el ejemplo chileno. Como dia el chistoso Eugenio: "que hay alguien mas?"

    ResponderEliminar
  7. yo no soy un letrado como ustedes, pero mi logica me dice lo siguiente:
    Todos estos presidentes que tienden a la izquierda, son unos hipocritas, porque les gusta vivir en el liberalismo. El primero es Chavez, quien critica continuamente al imperialismo y a Bush y el mas imperilista es el. Imperialista petrolero, que piensa que comprando las deudas de otros paises y regalando el petroleo, se gana al mundo entero...

    ResponderEliminar