jueves, 19 de enero de 2006

Ruido de sables, Mena no está solo ni mucho menos

Cuando el teniente general José Mena Aguado hizo las declaraciones que hizo (ya comentadas en este blog), pensé en escribir un texto en el sentido de que me parecía que no era el único que mantenía la posición de que en caso de cuestionarse la unidad de España los militares deberían intervenir. No lo hice, y ahora me arrepiento.

Porque tenemos esto: Mientras, el presidente de la Asociación de Militares Españoles (AME), José Conde Monge, aplaudió las palabras pronunciadas por el 'número dos' del Ejército de Tierra y criticó que haya sido sancionado "por defender la Constitución".

Es decir, que una asociación de militares respalda el discurso del díscolo general.

Pero es que hay más:

Unos 50 compañeros de la promoción en la Academia General Militar del teniente general José Mena Aguado, en arresto domiciliario por sus declaraciones sobre el Estatuto catalán, han escrito una carta al diario La Razón que titulan 'En apoyo al general Mena'.

En la misiva, los firmantes, entre los que están varios generales, expresan su "solidaridad" con el mando militar "en los difíciles momentos que está viviendo" y añaden que las palabras de Mena "son un fiel reflejo de la opinión, la inquietud y el sentir de muchos de los mandos y subordinados de las unidades a sus órdenes".


¡Ahí es nada! El artículo vale la pena ser leído por completo, porque no tiene desperdicio.

Pero es que hace unas pocas horas se ha hecho pública (¡pública!) una carta de un capitan de la Legión diciendo que hay malestar en el ejército, en la que se pueden leer cosas como éstas:

Pues bien, Sr. Presidente del Gobierno, no es cierto lo que sus asesores le han dicho o las interpretaciones que se han hecho. Por supuesto que existe malestar, como no podía ser de otra manera, dentro y fuera de las Fuerzas Armadas. Malestar al ver cómo se está desmembrando nuestra España; malestar al ver cómo de forma impune se queman banderas nacionales en actos públicos; malestar al ver cómo se convocan manifestaciones y actos sociales en nombre de la banda terrorista (con diferentes nombres y formas); malestar al ver cómo existe ya una generación de españoles que no reconocen a España como su Patria, gracias a la delegación de competencias en materia de educación que se hizo en su día; malestar al comprobar que en todas y cada una de las cadenas de TV, tanto públicas como privadas, cada vez que aparece un uniforme, ya sea del Ejército o de las FCSE, es para servir de mofa a los telespectadores; malestar al no poder llevar una camiseta con la enseña nacional, sin temor a ser insultado en algunas regiones españolas; malestar al ver cómo domingo tras domingo en los resúmenes futbolísticos se contemplan diferentes muestras de apología del terrorismo en nuestros campos de fútbol; malestar al ver que tienen más derechos los verdugos que las víctimas; malestar al comprobar que en este bendito país ha empezado a preocupar realmente la banda asesina cuando los que tristemente caían no llevaban uniforme verde oliva o caqui; malestar al ver que se ocultan determinadas actuaciones de nuestras FAS en misiones en el extranjero, por miedo a perder votos; malestar al ver cómo se intenta debilitar el carácter militar de los ejércitos, haciendo publicidad de éstos como si fueran ONGs y permitiendo una nefasta selección de cuadros de mando y tropa al ingreso en los centros docentes; malestar al leer el artículo del pasado 12 de enero en el "prestigioso" diario Avui, en el que un simpático llamado Iu Forn (que al parecer es su nombre real y no un mote) insultaba de forma gratuita a las madres de los que efectivamente estamos "enfadaditos" con el estatuto catalán; malestar en general al ver que todo lo que es contrario a la idea de España, Iglesia, familia y respeto a los que nos precedieron y lucharon por una España mejor, está de moda, es lo democráticamente correcto y lo progresista.

Muy fuerte me va pareciendo a mí cada vez más esta cosa. ¿Nos estamos acercando a un nuevo tejerazo? Porque la realidad es que Mena no está solo en su defensa de la intervención militar en caso de que los militares considerasen que pudiese peligrar la unidad de España.

Las cosas están feas. Y pueden ponerse peor.

2 comentarios:

  1. Un tejerazo?, quizás sea lo necesario, que quieres que te diga. Incluso apoyaría un golpe de Estado con tal de parar esta sangría que esta sufriendo España con este nefasto gobierno.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  2. Apoyar golpes de estado no tiene nada de liberal. Madura tus 20 añitos, Demond. No dés argumentos fáciles.

    ResponderEliminar