miércoles, 16 de abril de 2008

¿Quién manda en España?

Después de escribir mi texto de ayer sobre la bastante probable ingerencia del rey en el ascenso de Gallardón dentro del PP, me vino a la mente una pregunta: ¿Y qué tenía que ganar el rey metiéndose en esa cuestión? La respuesta en principio es que nada, porque no tiene por qué afectarle que en el PP se decidan por una línea gallardonista o por una línea aguirreana. Esto marcaría una diferencia muy grande con su otra presunta ingerencia, que fue cuando obligó a Aznar a poner a Eduardo Serra como Ministro de Defensa, que sería para tapar el tema de los GAL, que le podía afectar a él directamente (asunto sobre el que habría mucho que hablar).

Aunque no podemos descartar en el presente caso una cuestión de mero capricho, por el encontronazo que tuvo con Esperanza Aguirre a cuentas de Jiménez Losantos, no creo que ese asunto fuera lo suficiente importante como para que el monarca diese consejos no pedidos del calibre del que nos ocupa. Entonces volvemos a lo mismo, ¿por qué intervino? Para llegar a la que creo que podría ser una probable respuesta tenemos que hacernos otra pregunta: ¿Quién ha querido desde hace mucho tiempo aupar a un cargo de privilegio dentro del PP a Gallardón? La respuesta es solamente una: El grupo español informativo con más poder dentro de la prensa, radio y televisión, o sea, el Grupo PRISA. Creo que todo el que haya seguido medianamente la actualidad española tiene conocimiento de los esfuerzos que dicho grupo ha hecho desde todos sus medios en favor del Alcalde de Madrid. No es descartable, por lo tanto, que en la tesitura de inestabilidad en que se encuentra el PP dicho grupo haya decidido poner toda la carne en el asador y presionar al rey para que éste presionara a su vez al PP con todas sus influencias en la dirección indicada.

Pero lo anterior nos lleva a dos preguntas más: ¿Por qué PRISA quiere favorecer a Gallardón? y ¿Por qué pudo presionar al rey? Vamos con ellas.

La primera, en cuanto a la razón por la que PRISA quiere favorecer a Gallardón, no es demasiado difícil. Por una lado, PRISA, a través del diario El País mostró serías diferencias con Zapatero poco antes de las elecciones; no sería nada extraño, por lo tanto, que quisiera tener un candidato en el PP a quien apoyar en caso de querer hacerlo en contra del actual Presidente. Segundo, las gentes de PRISA pueden estar viendo que la deriva de Zapatero puede llevarle a un callejón sin salida, y no querrían quemarse con él en el desastre; nuevamente querrían un candidato alternativo a quien poder apoyar en caso de necesidad. Y en tercer lugar, y creo que lo más importante, de todos son conocidas las excelentes relaciones de Gallardón con los de PRISA; es claro que esta gente temería un anti-PRISA del PP en La Moncloa (como por ejemplo Esperanza Aguirre), que podría intentar enmendar el error de Aznar, cortándoles las alas; por lo tanto, mejor ayudar a su amigo Gallardón, para que éste a su vez les ayude si llega un día a Presidente; y para ello lo ideal ahora es ponerle en una posición de sucesor de Rajoy, para cuando éste se estrelle (tema de otro texto).

Pero nos queda la segunda pregunta, que sería como han podido convencer al rey para que oficie a favor de Gallardón a riesgo de quedar en mal lugar. El "El País" le han dedicado al rey en el pasado algunos artículos que, sin ser de amigo, tampoco han sido ni mucho menos para hacer temblar la monarquía en España. Han sido a mi manera de ver meros avisos de por donde podrían ir las cosas si "El País" se indispusiera con La Zarzuela, o, mejor dicho, si La Zarzuela decidiera seguir una línea opuesta a la de PRISA. Creo que es evidente que si PRISA se decidiera a atacar en serio la monarquía, sacando para ello (en el ambiente social nada monárquico de hoy, dicho sea de paso) toda la artillería pesada que ellos saben excelentemente utilizar, de esta institución no queda en España ni rastro en cuestión de cinco años. Y eso Juan Carlos lo sabe, y muy bien. Es decir, que solamente PRISA tendría que haber utilizado los correveidiles (que son de dos direcciones) para hacer llegar a Juan Carlos que "le conviene" ayudar para que Gallardón ascienda en el PP, para que el monarca entendiera el mensaje y se pusiera manos a la obra para seguir siendo eso, monarca, con el silencio cómplice de PRISA.

Sí, sé que todo es especulativo. Pero vuelvo a lo mismo, ¿a quién le conviene más que Gallardón suba en el PP? Pues eso, busquemos el beneficiado del crimen, y tendremos el criminal. Y "el otro", o sea, el rey, estaría en grado de cómplice necesario; triste papel segundón, pero bueno, por permanecer en la poltrona se hace lo que sea.

Y si así fuera nos encontraríamos con algo verdaderamente terrible desde el punto de vista democrático: En España quien manda es PRISA, o sea, un grupo informativo. Pero tampoco olvidemos algo, y es que si es así, lo es porque los españoles han decidido dejarse manipular por ellos, creyendo todo lo que PRISA dice y escribe y, lo que es peor, ignorando todo lo que PRISA omite. Porque, por poner como ejemplo el caso que nos ocupa, con PRISA o sin PRISA la institución monárquica es una institución obsoleta, antidemocrática y corrupta. Pero a los ojos de los españoles no lo será hasta que PRISA decida demostrarlo. Al fin y al cabo, quien manda en España es PRISA. Hasta en La Zarzuela, hasta en el PP.

1 comentario:

  1. Jo, me da pena lo de que mande el grupo PRISA,jaja. Pásate por el mío.

    Un saludo

    ResponderEliminar