viernes, 27 de junio de 2008

El enorme error de Aznar

Mucho se ha escrito últimamente sobre la posibilidad de que José María Aznar se equivocara cuando nombro a Mariano Rajoy como Presidente del Partido Popular. Hasta yo dije, no hace mucho:

Y sí, Aznar se equivocó cuando eligió a Rajoy. Personalmente mi candidato favorito era Rodrigo Rato. Y lo sigue siendo.

Pero, ¿fue eso el error de Aznar? La respuesta no creo que sea tan sencilla.

En primer lugar, porque lo que eligió Aznar no fue un Presidente del Partido Popular para ser Líder de la Oposición, sino para ser Presidente de Gobierno. Hemos de recordar que en el momento en que Aznar eligió a Rajoy la cuestión no era si el PP iba a ganar las elecciones, sino si lo haría por mayoría absoluta o simple. Nadie contaba con el 11-M y todo lo que vino después.

Pero, ¿lo anterior quiere decir que el error de Aznar es entendible? Pues no. Porque Aznar pecó de prepotencia, al no prever ni de lejos en la posibilidad de perder las elecciones. No tenía un "plan b". Cuando se apuesta, se puede ganar y se puede perder, y hay que tener un plan para la segunda posibilidad. Pero Aznar no lo tuvo en cuenta, y metió la pata hasta más no poder.

En segundo lugar, Aznar cometió el mismo error que Fraga cuando le designo a él. Pensó que, por ser el líder indiscutible del PP, tenía todo el derecho del mundo a elegir a su sucesor (y más él, que era Presidente de Gobierno y se iba por su propia voluntad, ¡ahí es ná!). Y claro, de consultar a las bases del PP, o sea, a los militantes, en unas elecciones internas y libres (a las que presumiblemente hubieran acudido Rato y Mayor Oreja, además del propio Rajoy, que eran los candidatos del momento), pues naranjas de la China. La falta de democracia interna de los partidos políticos españoles, en aquel caso llevada al extremo de la designación a dedo.

¿Cuál fue, entonces, la equivocación de Aznar? No lo fue la designación de Mariano Rajoy solamente (que también, por lo que se ve), porque pararnos en ello es acercarnos en demasía a un árbol, dejando que nos impida ver todo el bosque. El enorme error de José María Aznar fue comportarse de forma prepotente, dando por sentado que bajo ningún concepto podía perder las elecciones, y a la vez ser un pequeño dictadorzuelo dentro de su partido, tomando él personalmente la decisión que debieron tomar los militantes.

Y las consecuencias, pues ahí están, y ahí estarán me temo que por bastante tiempo. Y más será si el Partido Popular no aprende de los errores pasados y deja de tratar a sus afiliados como menores de edad. Pero bueno, ellos sabrán... o no.

6 comentarios:

  1. Desde mi punto de vista el gran error de Aznar , y que le llevó a perder las elecciones, fue entrar en la guerra de Irak , estando todo el pueblo español en contra de ello. Recuerdo que hubo manifestaciones masivas en todo el país, tanto de partidarios del PP como del Psoe. El pueblo no perdonó entonces , ni olvida aún hoy día que se hiciera caso omiso de su voluntad, expresada de una forma general con manifestaciones masivas en todo el país, en contra de esa absurda e ilegal invasión.
    Ese fue, desde mi punto de vista, el gran error de Aznar sumado a otro : El de elegir antidemocráticamente a dedo a su sucesor.
    Estos dos errores de Aznar (opinión personal), a día de hoy , aún le están costando al PP perder las elecciones. Lola

    ResponderEliminar
  2. Desde mi punto de vista, no es cierto que estuviera en contra de la invasión de Irak todo el pueblo español. Mis familiares, amigos y conocidos estaban todos a favor. Yo también estaba a favor. Y lo de las manifestaciones pues fue una decisión política del PSOE el convocarlas. Con otro líder más moderado, como por ejemplo Bono, seguramente se habrían abstenido y solo se habría manifestado IU, como pasó en las invasiones de Kuwait y parte de Irak en 1991. Aznar acertó al involucrarnos en una victoriosa coalición con las potencias del primer mundo. Y Zapatero también ha acertado al mantenernos en Afganistán, un país al lado de Irak que invadimos dos años antes.

    ResponderEliminar
  3. Cara a la opinión pública, es posible. Es posible que la designación a dedocracia sea un error. Y en política, vale, se pagan caros. Pero no pienso, ni por asomo, que por ello se pierdan unas elecciones. En un partido político no tiene porque haber una democracia, aunque la hay, cualquiera puede presentar su candidatura con los avales suficientes, aunque sea elegido Rajoy por el supremo índice del presidente actual, cualquiera puede presentarse respetando los estatutos. Digo que no lo considero, al igual que no considero valor una democracia interna en una empresa privada, las primarias, donde existen tantas vertientes ideológicas y cabidas de intereses territoriales, son solo una lucha sin cuartel, empezado por los poderes facticos como zapatero, y acabando con la continuidad de los padrinos; gallardón. ¿Quién no votaría a gallardon dentro del partido? Lo que conllevaría en un debate ideológico vencedor, sin duda, al guapo de la clase.

    Creo que con Rajoy acertó de pleno. No sirve como opositor, eso es cierto, pero no me cabe la menor duda de que Rajoy hubiese sido un presidente formidable, honrado, y con un buen carácter “liberal”. Mayor oreja no lo es. Y rato se descarto él solo.

    En cuanto a la guerra de Irak, cuando uno es presidente tiene que velar por los intereses del país que representa, y el apoyo a la intervención militar nos generaba intereses difícilmente de obtener con una posición neutral; Francia, Alemania, Rusia, se opusieron por sus propios intereses. Por tanto IU puede hacer populismo cuanto desee a sabiendas que nunca pisaran la Moncloa. Y en política, siempre que asumas soberanía, las decisiones nunca son fáciles. Eso le pasa a zapatero, no asume decisiones porque no es soberano.

    ResponderEliminar
  4. Señor Octopus:

    Revise estas cifras:

    http://www.sodepaz.net/modules.php?name=News&file=article&sid=617

    o esto:
    http://www.elpais.com/todo-sobre/tema/Manifestaciones/guerra/Irak/62/

    o esto: http://www.elmundo.es/elmundo/2004/02/15/espana/1076843557.html

    Creo que es pueril decir que el pueblo español no estaba en contra de la guerra de Irak porque usted , sus amigos y familiares si lo estuvieran, la manifestaciones masivas del pueblo español en contra de esa guerra están en todos archivos .

    Dice usted:

    “Aznar acertó al involucrarnos en una victoriosa coalición con las potencias del primer mundo. Y Zapatero también ha acertado al mantenernos en Afganistán, un país al lado de Irak que invadimos dos años antes”.

    Desde mi punto de vista tanto Aznar como Zapatero están equivocados. Lo de Aznar ya te lo he comentado. Lo de Zapatero es de pena, llamar a una invasión en toda regla “misión de paz”, me parece cínico. Pero el pueblo , por desgracia no le va a pasar factura por esto, ya que han sabido camuflar muy bien la realidad. Si se la va a pasar por mentir acerca de la “crisis”, para ganar unas elecciones. Pero este es otro tema, tiempo al tiempo…

    Señor Atroma:

    Dice usted:
    "Cara a la opinión pública, es posible. Es posible que la designación a dedocracia sea un error".
    Le respondo que la dedocracia es un lamentable error antidemocrático, no solo desde el punto de vista de la opinión pública, sino desde cualquier punto de vista democrático. Y lo que me extraña es que los militantes de cualquier partido político acepten esta aberración y la den por buena.

    “En un partido político no tiene porque haber una democracia”.
    Le respondo que los partidos políticos existen porque existe la democracia, si dentro de su organización interna son dictatoriales ,¿ que pueden ofrecer al exterior?, ¿cuál es el mensaje que transmiten?.

    Dice usted: “..cuando uno es presidente tiene que velar por los intereses del país que representa, y el apoyo a la intervención militar nos generaba intereses difícilmente de obtener con una posición neutral”

    Le respondo que aquí entramos en el terreno de la conciencia humana, de los valores. Depende de lo que usted considere principal. Para mi la vida en todas sus manifestaciones está por encima de los intereses económicos o políticos.
    Un saludo.Lola

    ResponderEliminar
  5. Lola.

    No pretendo entrar en derechos humanos, puesto que así por encima, si tuviésemos que soportar a un señor como el tal Saddam, a lo más seguro que mucha gente cambiaria su posición. Por lo que no es el tema, y mucho menos argumento válido para responder a mi argumento. ¿Piensa que la posición de nuestro país podía evitar una intervención militar? Ese es el concepto.

    No soy militante de ningún partido, por lo que mi visión sobre el funcionamiento interno de un partido político es tan impropia en ambos casos. Y con banalidades no se dan razones ¿piensa que un señor elegido a dedocracia nos va a someter a imposiciones continuas? Sé que no, por ello el funcionamiento interno, repito interno, debe estar sometido a consideraciones propias de los interinos. Por darle un ejemplo; ¿cree que un presentador de antena 3 en directo va aconsejar ver una película que se emite por tele 5? Estaría dentro de los valores democráticos invulnerables del sistema; el derecho a la libertad de expresión, derecho de información, derecho de prensa.

    A mí la democracia me dice poco, tan poco como la dictadura. En ambos casos unos pocos se someten a la voluntad de otros. Por lo tanto, no es tan distinta. En una democracia te obligan a estar informado constantemente si quieres ser consecuente con tu voto, y no votar con visceridad. Como eso no ocurre, que mucha gente vota a los colores de su infancia, a lo que vota su entorno, o al que le parece más alto y guapo. Pues tampoco es distinto. Y una dictadura no se mide por el nombre, sino por los actos punibles. Inmunidad en ambos casos. ¿Qué ventaja hay entre una y otra? No digo que me guste una dictadura, entiéndame. Digo que me parece tan repugnante una como otra. Sobre todo, esos valores, que creyendo que teníamos vencidos, vuelven y se repiten al pronto que encuentras a personas capaces de sentirse superiores. Las mayores dictaduras de Europa venían dadas de democracias. Lo cual no es garante de nada.

    Reciba saludos.

    ResponderEliminar
  6. Señor o sra. Atroma:

    Dice usted:“¿Piensa que la posición de nuestro país podía evitar una intervención militar?”.
    Le respondo :
    Lo que pienso realmente es que nuestro país , que está formado por x millones de habitantes mayores de edad, que dijeron, claro y alto mayoritariamente: ¡No a la guerra!, y que el gobierno debió acatar esa orden de la mayoría del pueblo. Porque el gobierno es un empleado del pueblo y no al revés.

    Dice usted: “si tuviésemos que soportar a un señor como el tal Saddam, a lo más seguro que mucha gente cambiaria su posición”.

    Le respondo: En el mundo , por desgracia, actualmente hay muchos señores similares al desaparecido Saddam, pero ello no da derecho a invadir a todos esos países para “liberarlos” de sus dictadores.
    Por esa misma regla de tres a España nos tendrían que haber invadido cuando la dictadura de Franco , ¿no le parece una atrocidad?.

    Para acabar le diré que yo tampoco milito en ningún partido, que la democracia no la he conocido, solo he conocido la dictadura de Franco y las partitocracias actuales, no soy ni de izquierdas , ni de derechas, pero no comulgo con ruedas de molino.

    Ha sido un placer compartir opiniones con usted. Un saludo. Lola

    ResponderEliminar