miércoles, 11 de junio de 2008

¿Quién defiende hoy la libertad lingüística en España?


En materia de libertad lingüística, del PSOE no se puede esperar absolutamente nada, y del PP muy poco. Así lo han demostrado unos y otros en Baleares, Cataluña, País Vasco, Galicia (desde los tiempos de Fraga) y la Comunidad Valenciana (donde, recordemos, gobierna el PP). Y es que en dichas comunidades existen minorías (que no son nada minoritarias, dicho sea de paso), que desean hablar en español, las cuales están abandonadas por los dos grande partidos (absolutamente por el primero y casi por el segundo).

En estas condiciones, ¿quién defiende hoy por hoy en España que los españoles puedan expresarse libremente en español en aquellas comunidades que tienen mayorías nacionalistas?

Leamos lo que dice Rosa Díez:

“Cuando se llama política lingüística a excluir el castellano de todo espacio público, eso es una discriminación”.

Pero por si no quedara alguna duda, añade:

“Es un atentado contra la libertad y contra la igualdad. No es una persecución a las lenguas, sino una discriminación a los ciudadanos”.

Se podrá decir más alto, pero no más claro. Discriminación. Esa y no otra es la palabra. Discriminación en España por hablar en español, que tiene narices la cosa. Discriminación promovida por los nacionalistas, defendida por los socialistas y aceptada por los populares.

Menos mal que hoy por hoy se puede contar con Rosa Díez para que defienda los derechos de los que quieren seguir hablando en español. Y esperamos que podamos seguir contando con ella y con su UPyD por mucho tiempo.

3 comentarios:

  1. En materia lingüística ahora es la única voz que se levanta.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Habria que enseñar Esperanto en todas las escuelas.

    ResponderEliminar
  3. Una observación:

    Rosa Díez cometió un error al porporcionar unos datos, en concreto los referentes a la Comunidad Valenciana. Creo que afirmó que en C9 no hay emisión en castellano, y es completamente falso. La hay, y prácticamente al 50% (a falta de un estudio riguroso)

    Si que es crtiticable en este sentido, la política de «inmersión lingüística» que se mantiene en dicha comunidad (la mia, por cierto), por la cual salvo en núcleos urbanos (entendidos como bilingües), solo está disponible el valenciano en las escuelas. El castellano ni se da por opción aunque fuera con el requisito al menos, de que hubieran suficientes plazas para formar grupo. Ni eso. Se prohibe el bilingüismo en las escuelas por suponer que sus habitantes no lo son ni serán, y que no desean que sus hijos tampoco lo sean.

    Aunque es ya muchísismo mejor de lo que pasa en Baleares y Cataluña con el catalán, en donde esta prohibición se extiende por doquier (a nivel escolar).

    Saludos

    ResponderEliminar