domingo, 8 de junio de 2008

Primarias USA: ¿Democracia o espectáculo?

Ya Hillary Clinton reconoció ayer su derrota en las primarias demócratas. Asi que ya tenemos a los dos candidatos a la Presidencia de Estados Unidos, John McCain por el Partido Republicano y Barack Obama por el Partido Demócrata. Es la hora, al menos para mi, de hacerme la pregunta que da titulo a este texto.

Y es que las cuentas de delegados y votos ("popular vote") no me dan en la misma dirección en lo que al Partido Demócrata se refiere. Porque, por un lado, en cuanto a delegados Obama ha ganado al final bastante claramente la nominación demócrata, pero los números dicen que quien obtuvo más votos fue Hillary (más de 300.000 sobre el otro candidato). Sí, ya sé que hubo problemas en Florida y Michigan por discrepancias entre la dirección nacional y la dirección estatal de los demócratas, y en el primero de de los estados Obama no hizo campaña, mientras que en el segundo ni siquiera figuró en las papeletas, sujetándose completamente a la disciplina del partido, mientras que Hillary no se sujetó e hizo campaña y la ganó. Pero lo anterior no cambia el hecho de que los votos han ido en una dirección y la decisión en otro.

Por otro lado, incluso se podrían cuestionar las primarias del Partido Republicano, en el sentido de que habría que ver lo que hubiera pasado si se hubieran celebrado todas a la vez, en el mismo día. Dudo mucho que la victoria de McCain se hubiera dado, y creo que más bien hubiera ganado Giuliani. Pero, claro, eso nunca lo sabremos.

Que las primarias estadounidenses son un auténtico espectáculo es evidente. Pero, ¿son verdaderamente democráticas? Me lo estoy cuestionando mucho.

Creo que lo verdaderamente democrático seria celebrar todas las votaciones el mismo día, en todos los estados, entre todos los contendientes; y posteriormente celebrar una nueva votación, a la que solamente irían los dos mas votados, de la que saldría el candidato a la Presidencia por cada uno de los partidos.

Pero claro, si lo anterior se hiciera asi, ¿donde quedaría el espectáculo de semanas y semanas siguiendo esa carrera? Decididamente, la función debe continuar... aunque sea a costa de ceder en el terreno de la democracia. Esto es Estados Unidos, y aquí todo debe ser espectacular, algunas veces por desgracia.

8 comentarios:

  1. Pues tienes mucha razón en lo que comentas... Aunque, por otra parte, el proceso de decantación que supone el proceso tiene también su parte positiva.
    Giuliani se equivocó de estrategia y ese error podría haberlo cometido igualmente a un asalto el mismo día y hora.
    Por otro lado, no creo que el debate entre votos y representación sea lo relevante mientras existan mecanismos de impeachment y la posibilidad de promover referendums.
    En el Congreso, por ejemplo, al elegirse personas, un partido puede sentirse infrarrepresentado (un partido o una "sensibilidad"); pero la gracia está en que se elijan personas. Presente usted a alguien capaz de ser creible.
    Sea como sea, yo me daba con un canto en los dientes si tuviera que padecer ese sistema y tuviera la ocasión de elegir al candidato.
    ;)

    ResponderEliminar
  2. Todo el sistema es una farsa. En un país como EE.UU.con tantos gestores brillantes, ¿qué hace un mediocre vendedor de humo como Obama de candidato a presidente?¿Y John McCain?¿Y una payasa histriónica como Hillary? Por no hablar de Bush.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo. ¿Qué clase de democracia es esa en la que los votantes de un Estado tienen más información (y por tanto fuerza) que el otro? Si se hubieran celebrado toda el mismo día, la contienda sería Clinton-Giuliani, pero al hacerse de esta otra manera será un Obama-McCain.

    En fin...

    ResponderEliminar
  4. Mario García:

    Pues es una democracia en la que la elección de los candidatos no depende única y exclusivamente de los partidos. En donde la elección de los candidatos para los caegos públicos es unipersonal, por distritos, libre, directa, se permiten candidaturas independientes y en donde los representantes mantienen una relación con sus votantes muchísimo más cercana que en la gran mayoría del resto de las llamadas democracias occidentales.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. @ Lino

    Gracias por la explicación. Ya sólo falta la igualdad de voto.

    ResponderEliminar
  6. Mario García:

    Esa la daba por sentada. En una democracia por definición, debe existir igualdad de voto, sino, no es democracia.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Lino,

    Espero que sepas a lo que me refiero. Soy totalmente consciente de lo que dices y estoy de acuerdo en que los americanos tienen una fantástica tradición democrática que admiro y espero que se imite aquí.

    Pero eso no me hace menos crítico con mi admirada América, y el hecho de que las primarias se celebren en fechas distintas hace que los votos tengan distinto valor (eso ya sin contar con que la legitimidad de un sistema de voto mayoritario es muy cuesitonable desde un punto de vista democrático).

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Disculpa Mario, ahora entiendo a qué te refieres.

    Lo que pasa es que pienso que llevas la conclusión demasiado lejos.

    Los EUA son el único país en donde el proceso de primarias no depende de los partidos, sino del estado a través gobierno. En el resto de países, si no estoy mal informado, es un «favor» que hacen los partidos. Eso si lo hacen.

    Es verdad que el proceso de primarias tiene sus defectos como se indica en el artículo, pero de ahí a decir que el voto no es igual cuando no se está decidiendo aún los cargos públicos, sino simplemente los candidatos, me parece una conclusión desmesurada.

    Aún así, es muchísimo más lo que pueden hacer los ciudadanos de aquel país para elegir a sus representantes, en relación al resto.

    Es por esto que no le encontraba fundamento a la critica al nivel de democracia en los EUA.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar