jueves, 3 de noviembre de 2011

Brillante texto de Juan Ramón Rallo sobre lo de Grecia

Independientemente de que discrepe de sus ideas anarcocapitalistas, el artículo de Juan Ramón Rallo es extraordinario, por lo clarificador de la situación para incultos económicos como yo.

Unos comentarios sobre el texto.


¿Y qué decir de los griegos? Pues que ellos sabrán a lo que se exponen. Que repudie su deuda y que espere sentada a que nadie le vuelva a prestar un solo euro.

Eso mismo. Si deciden no pagar sus deudas, a lo cual tienen derecho, que asuman que el mismo derecho tienen los demás a no prestarles ni un euro.


Que se vayan preparando, pues, para una buena inflación y para una devaluación de caballo, esto es, para un empobrecimiento de la mayoría de la población muy superior que el que ahora les ha exigido Europa, pero con muchos más billetitos de por medio.

Es lo que va a pasar si se salen del euro. Tendrán billetes que tendrán un valor parecido al de los cromos, pero serán mucho más pobres que si se hubieran quedado en el euro. Así de claro.


Eso sí, el referéndum que quiero ver no es el de los griegos aceptando o rechazando expoliar al contribuyente alemán (y al español, que también lo nuestro nos cuesta); el que me gustaría contemplar es el de los alemanes (y españoles) votando si consienten o no que "los líderes europeos" les vuelvan a meter por enésima vez la mano en el bolsillo a cambio de que los griegos se sigan riendo de todos nosotros.

Esto es lo más destacable del artículo. Lo que es verdaderamente vergonzoso es que los ciudadanos de los países ricos estén pagando los desastres de los países que no han sabido llevar sus cuentas en orden. Alemanes y franceses, entre otros, deberían democráticamente pronunciarse sobre que es lo que quieren hacer, si seguir mandando dinero a dichas naciones en lugar de invertirlo en la propia o dejarlas caer y hacer de una buena vez esa Europa de las dos velocidades que la realidad, tozuda ella, es lo que está demostrando que existe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario