viernes, 11 de noviembre de 2011

Salvajes, ignorantes, sanguinarios y religiosos

Vale la pena leer todo el texto, pero me quedo con esos cuatro adjetivos, que el autor aplica a los nuevos gobernantes libios, pero que yo hago extensivo a todos los islamistas. Y es que sin lugar a dudas la vida no vale lo mismo en un país occidental que en un país musulmán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario