sábado, 19 de noviembre de 2011

¿A quién votar?

Ante las elecciones de mañana la opción de no votar (lo mismo que votar nulo o en blanco) es tanto como dejar que los demás decidan, por lo que no la considero oportuna. Por lo tanto, la cuestión es a quien votar.

Analizando el pasado reciente (y dejando de lado las encuestas, que le dan al PP una abrumadora victoria) las posibilidades de Gobierno son cuatro:

El PP con mayoría absoluta.
El PSOE con mayoría absoluta.
El PP con mayoría relativa, apoyado por los nacionalistas.
El PSOE con mayoría relativa, apoyado por los nacionalistas.

En mi opinión que ganara cualquiera de los dos, PSOE o PP, por mayoría relativa sería malísimo, pues buscarían el apoyo nacionalista, que sería dado, como siempre, a costa de vender España a pedazos. Desde esa perspectiva sería peor un PSOE apoyado por los nacionalistas que un PP en las mismas condiciones, dado que siempre los socialistas estarán más dispuestos que los populares a hacer cesiones ante los nacionalistas.

Por lo tanto, las mejores posibilidades (o las menos malas, mejor dicho) sería PP o PSOE con mayoría absoluta. Por el esquema de valores de los dos partidos creo que está claro que es preferible un PP con mayoría absoluta que un PSOE.

Habría una posibilidad más, y es un Gobierno del PP con mayoría relativa apoyado por UPyD, que sería a mi modo de ver probablemente la mejor combinación de todas.

También existiría la posibilidad, defendida por mí varías veces, de un Gobierno de coalición entre PP y PSOE si ninguno consigue mayoría absoluta, presidido por el ganador, para evitar tener que apoyarse en los nacionalistas. Pero eso, visto lo visto en el pasado, parece improbable.

Puestas así las cosas, en plan voto útil solamente hay dos posibilidades, que son votar al PP o votar a UPyD. Y que las opciones románticas de votar al P-Lib o semejantes son idealismos sin mucho sentido, porque al final es lo mismo que votar en blanco o nulo, ya que no obtienen ninguna representación parlamentaria y el voto en la práctica se pierde por completo.

El problema de votar a UPyD es si el PP consigue mayoría relativa y la suma con UPyD no le permite gobernar, con lo que nuevamente estaría abocado a pedir (comprar) ayuda a los nacionalistas. No parece que vaya a ser así según las encuestas, que le dan al PP una amplísima mayoría absoluta. Pero, como he dicho muchas veces, nunca se sabe hasta el final, porque las encuestas no decidirán finalmente quien gana y quien pierde, sino los votantes; recordemos que esas encuestas, tan importantes ahora (también para mí), no valdrán de absolutamente nada cuando se cierren los colegios electorales, y a partir de ese momento de lo que estaremos pendientes todos será de los resultados de la votación. Y es que, dicho sea de paso, es posible que haya mucho voto vergonzante al PSOE, que en las actuales circunstancias niega ese voto en público, pero al final, en el secreto de la votación, se lo otorga ciegamente por ideología. En la mente de todos debería estar la victoria de José María Aznar por los pelos en el año 1996 cuando muchos daban por conseguida una mayoría absoluta en función de las condiciones desastrosas que atravesaba la España gobernada por Felipe González.

O sea, que como están las cosas a mi modo de ver hay que taparse la nariz y votar al PP. Es malo (muy malo), pero creo que es el mal menor.

2 comentarios:

  1. José, nos pasamos la vida votando con la nariz tapada. En todas las elecciones se han presentado situaciones en las que pensamos que hay que votar con la nariz tapada de forma que se vota a los mismos partidos de siempre que son quienes crean esas situaciones. Que vivamos en una partidocracia es también culpa nuestra. Yo creo que es la ocasión perfecta para votar al partido que de verdad piensas que te representa sin tener miedo a que ese voto se pierda.

    ResponderEliminar
  2. Hola. Sólo quiero decir que estoy hastiado de escuchar a todo el mundo que nos tapemos la nariz para votar al mal menor. ¿Cuándo seremos realmente libres para decidir que no quieres votar al mal menor? Vota en conciencia y si no te gusta la opción vota a otro. Y digo más, puede que el voto en blanco sea inútil, pero expresa tu punto de vista de que no sabes qué hacer, que quieres que cambie aunque sea a algo que no te guste, pero evita precisamente eso, que tengas que votar con la nariz tapada.

    ResponderEliminar